Age Verification

WARNING!

You will see nude photos. Please be discreet.

Do you verify that you are 18 years of age or older?

The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.

Watch Mujeres traviesas en Kfar Sava Hot ♨ Movies

Browse personals. Playing card sex games. 3d Bikini Clock Screensaver. Free puerto rican porn movies. 3gp porn computer downloads free. Girls in tight sexy jeans. Hottie Creamy. Felix Jones. Watch Mujeres traviesas en Kfar Sava XXX Movies Print Send Add Share. Front Cover Front Matter Dedicado a la memoria del profesor Title Page Prefacio E. Weinfeld: Aspectos de la moderna Sefarim: Shem y Yafet Bialik: poemas J. Click poemas S. Tschernichowski: Shaatnez Z. Schneour: Aun entonces Z. Schneour: La naranja inmort Schneour: El lector de Steinberg: Reb Anshel Oro D. Frischmann: Y los tres Berdyczewski: Servicio Watch SEX Videos Nikki Benz New Video.

Japanese bukkake wrestling. Tras del albo roto fuera, hay una nueva rebatia de los sitios. Algunos Mujeres traviesas en Kfar Sava encuentran lugar enseguida; otros andan de un lado para otro, bus cando intilmente. Una mujer gruesa y locuaz se ve arrojada hacia adelante, empujando cestas y "bolsas delante Mujeres traviesas en Kfar Sava ella. Tropieza con ellas y cae de cabeza, y yaciendo all, parece un ganso comprado en el mer cado la vspera de Pascua, cuando ya lo han llevado a casa y le han quitado la atadura de las patas, de https://article-8.puzzle-games.website/tag-22-05-2020.php modo, que cae al suelo con la cola y las alas abiertas, mirando hacia arriba con terror y jadeando.

Ahora aparece otra mujer a la entrada, llevando bien agarrados su ropa de cama y viejos vestidos y chillando a un nio para que marche deprisa tras de ella. Esa es la mujer que el Seor ha querido designarme como compaera de viaje, junto con su marido y sus numerosos retoos; es en su compartimiento donde me sentar, encajado con la mxima inco modidad, entre Mujeres traviesas en Kfar Sava de artculos del hogar y de ropa de cama, que Mujeres traviesas en Kfar Sava alzan a cada lado.

Todo este asunto del viaje en tren es nuevo para m. Nunca en mi vida lo haba experimentado, y me sorprende todo lo que veo. Mi sitio es tan estrecho que no me puedo mover ni puedo hacer otra cosa que estarme all sentado como enjaulado y sudando. Antes, cuando viajaba en diligencia por todos los pases de la judera, no me importaba estar rodeado de los bultos de mis propios libros, y no hay que decir que era especialmente agradable sudar.

Esto lo sabe todo el que se ha encontrado en camino en el mes de Tamuz, cuando nuestro bendito Seor arroja tan insufrible calor al medioda, que ningn pjaro vuela, ningn buey muge a su compaero en el establo, el bosque est inmvil y hasta las hojas de los rboles cesan Mujeres traviesas en Kfar Sava susurrar; entonces, cuando el mundo est quieto y mudo, se echa uno hacia atrs en el asiento del coche y goza Mujeres traviesas en Kfar Sava, como yo lo he hecho, del sudor ms oportuno de todos.

Pero ahora es otra cosa; el sudor no trae ningn alivio, y la estrechez no hace ms que minar mis energas. Comienzo a pensar que por mis pecados, mi carcter interior judo se ha transformado en cierto modo, de tal manera que ya no soy capaz continue reading apreciar esos mismos privilegios M E N D E L E 21 del linaje de Abraham. Pero el trato que los funcionarios del ferrocarril dan a los pasajeros, y los pasajeros unos a otros, junto con las experien cias por las que acabo de pasar, se unen para persuadirme de que el cambio no est en mi propia disposicin, sino en ese extrao modo de viajar.

Porque un viaje en coche en otro tiempo era completamente distinto de los viajes de hoy en tren. Entonces era uno dueo, de s mismo y source para escoger.

Incluso aunque los pasajeros llenaran el vehculo, dos frente a dos y otro ms para alternar, de modo que las piernas estuvieran apretadas como arenques en barril, bueno, pues siem pre podan bajar y dar un paseo, nada se lo impeda, y Mujeres traviesas en Kfar Sava el mun do a sus pies. Ciertamente, el hecho mismo de que podan escoger, mitigaba su incomodidad, de modo que sus aflicciones se convertan en penas de amor. Pero en el tren, no hay sentimiento de independen cia. Es uno como un prisionero, sin un momento de respiro de la vil cautividad.

Y por eso es, naturalmente, por lo que el sudor es tan des agradable, porque un sudor impuesto es completamente distinto de la transpiracin majestuosa de un hombre libre. Considrese, por otra parte, que source pasajeros en un coche estn colocados aparte del popula cho comn; forman como una pequea colonia, Mujeres traviesas en Kfar Sava propia entidad cor porativa. El tiempo pasa para ellos, maana y tarde, un da Hay mundo suficiente y tiempo para me ditar sobre todas las cosas y para satisfacer cualquier deseo en el curso de sus viajes.

El cielo es como una tienda sobre sus cabezas, la tierra extiende su munificencia ante ellos, contemplan el espectculo de la crea cin de Dios, gozan de su variedad, s, y a veces el coche vuelca, pero tampoco es Mujeres traviesas en Kfar Sava tan malo, porque la tierra, como tierra madre, simple mente recibe a sus hijos en su regazo.

En cambio, el tren es como una ciudad entera en movimiento, con sus multitudes y su estruendo, su po blacin dividida en clases y sectas, que llevan consigo sus odios y envi dias, sus querellas y rivalidades y sus pequeas componendas. Tales pa sajeros pueden atravesar el mundo entero sin una mirada a la grandeza de la naturaleza, a la belleza de las montaas y llanuras y a toda la obra de Dios El revisor toc su Mujeres traviesas en Kfar Sava y march por el corredor.

Nuestra gente no tena un momento de reposo. Empezaron a fijarse los unos en los otros y a hacerse preguntas sobre la profesin de cada uno y sus ocupa ciones, y de dnde venan y a dnde iban, como es justo y natural entre las gentes.

  • Vixen comic book porn
  • Fuck homemade video wife
  • Vices huntsville al
  • Rachel starr and rachel roxxx foursome fuck
  • Hot brunette girlfriend anal fucks

Los desconocidos fraternizaban y se llamaban entre s por el nombre, como si hubieran sido amigos desde la infancia. Y as, Ja- 22 M E N D E L E yim abri los tesoros de su mochila y sac una botella de vino, bebi y la pas a Shmuel, mientras que Shmuel cort un trozo de su pan para Jayim, ofrecindoselo con un poco de pepino y cebolla que sac de su saco, y as comieron juntos.

En el mismo espritu, Shmuel desliz una su ma de dinero a Anshel, con la peticin de que tuviera la amabilidad de entregarla a un pariente que tena sus negocios en la ciudad donde iba a estar algn tiempo Anshel; y Reubn di documentos y facturas a Shimn Mujeres traviesas en Kfar Sava Lev, el comerciante en comestibles, y la conducta de todos se convirti en un mercado de regateadores.

Nosotros los israelitas nos preocupamos por los problemas de cmo ganarnos la vida; no es pues extrao que los aires del pequeo comercio se desencandenaran poderosa mente. Mi propio instinto de los negocios se despert tambin, y me encontr pensando en vender algunos libros. Pero me vi obligado a aban donar ese proyecto, porque mis pertenencias quedaron sumergidas en una Mujeres traviesas en Kfar Sava ola de pertenencias de otros, y hubiera sido imposible salvarlas a no ser con un tremendo esfuerzo, y en verdad, apretado como estaba, eso estaba por encima de mis fuerzas.

Y as segu sentado y ocioso, en el borde del asiento, contemplando sin cansarme a los pasajeros que iban en mi compartimiento. Una mujer poco atractiva, de nariz puntia guda estaba frente a m, reclinada en una gran almohada, de la que escapaban constantemente plumas, que volaban por el mundo. Sus ojos eran tmidos, sus labios secos y apretados y todo su rostro estaba arru gado como una manzana asada.

Desde que haba llegado, no haba te nido un momento de reposo a causa de los nios, que la mareaban cons tantemente con sus preguntas y con su charloteo. Los tres click here es tuvieron todo el tiempo cambindose de asiento y molestndola, movin dose de un lado a otro. En su regazo, un beb se estaba adormeciendo tras de haber Mujeres traviesas en Kfar Sava algn tiempo llorando; roncaba al dormir y tena Mujeres traviesas en Kfar Sava una lgrima en la mejilla, que pareca desprovista por completo de sangre.

Y junto a m, estaba sentado el marido, hombre alto y en juto, algo cargado de espaldas, con el cuello delgado, larga nariz Mujeres traviesas en Kfar Sava barba rala.

El infortunio le asomaba a los ojos y sus labios insinuaban una sonrisa amarga. A su derecha estaba sentada su hija mayor, en una especie de triste xtasis, con dos nias menores apoyadas en ella. Pequ en mi corazn, debo confesarlo, porque me molest tener aquellos compaeros desde el comienzo del viaje. Su presencia me dis gustaba y maldije en silencio mi mala suerte, que me haba colocado en el mismo compartimiento con gentes tan extraas y molestas.

Sus ropas, su aspecto y hasta su expresin descolorida atestiguaban su extrema pobreza y suscitaron en m la compasin.

Los suspiros inter mitentes de click to see more madre me conmovieron, y todava ms los intentos exce sivamente humildes del padre y de los hijos de evitar molestarme. Pero lo que me conmovi ms profundamente fue el suspiro del beb, que haba quedado dormido a fuerza de debilidad, tras de proclamar sus desdichas en el regazo de su madre. Todo eso me llev a disear en mi imaginacin un cuadro bastante sombro de la vida de aquella pobre familia, y mi imaginacin me lanz a otras especulaciones sobre las muchas familias de nuestro pueblo que se encuentran en la misma situacin y que soportan en silencio su pobreza y su desgracia.

Estaba hundido en esas reflexiones, cuando uno de los nios comenz a supli car a su madre que le diera algo para comer. Mujeres traviesas en Kfar Sava calmarlo, ella le contest: Ves, Ynkele?

Vaya, Mujeres traviesas en Kfar Sava, aadi su padre iniciando una sonrisa, Bis marck estableci reglas contra el comer. Est su hijo, entonces, enfermo? Est perfectamente sano en sus rganos y en sus miembros.

Entonces, quin es ese Bismarck, que establece reglas para im pedir que un muchacho sano coma? Me senta dispuesto a entablar acalorada polmica con aquel hombre. No sabe usted quin es Bismarck? Pues qu hay en que no lo sepa? Ser seguramente algn doctor, y en Kisalon, mi ciudad natal, le dir a usted que hay cientos de doc tores y sangradores listos de su clase.

Tenemos el dicho de que nadie que siga las rdenes del doctor vivir hasta el fin del ao. Mir riendo a aquel hombre y a sus hijas y ellos respondieron sonriendo condescendientemente.

Tomando eso como signo de aproba cin, y de que me animaban a seguir hablando, re de nuevo, satisfecho de m mismo, y estaba a punto de mostrar mayores profundidades de Mujeres traviesas en Kfar Sava bidura y discernimiento, en una serie de ancdotas sobre los mdicos de mi ciudad, cuando el revisor entr en nuestro compartimiento, acom paado de otros empleados del ferrocarril, y la conversacin ces.

De Mujeres traviesas en Kfar Sava, un individuo extrao apareci saliendo de debajo del sitio frente al mo. Era calvo y estaba vestido en estilo gentil y extranjero, con pantalones harapientos y una capa polaca, sujeta con corchetes de cobre en el pecho y que le llegaba cerca de las rodillas.

Su rostro era blanco como la cal, sus mejillas estaban hundidas y su bigote formaba mechones cuyos extremos colgaban como colas de la gartija de los lados de la boca. Al ponerse de pie, eruct, bostez y se estir, como quien se acaba de despertar. Todos mis compaeros, viejos y jvenes, le saludaron del modo ms amistoso, y por su parte, l los mir. En cuanto a m, estaba asombrado y no poda explicarme qu relacin haba entre aquel polaco y la pobre familia que viajaba con migo, tan juda hasta el ltimo detalle.

Me vinieron a la mente muchas conjeturas, de las que la ms probable pareca ser que aquel extrao era el Bismarck de quien mis vecinos me haban hablado.

Pero ensegui da me di cuenta de que estaba equivocado, porque la mujer le llam entonces por su nombre, y le habl en una mezcla de polaco e idish: Por qu ests de pie, Pai Przecsczwinczicki? Sintate en el lugar de nuestro Itsik, e Itsik ir a sentarse con su padre. Por favor, no os molestis por m, querida Jaya, respondi el hombre con el apellido de diecisiete letras. Puedo poner a Itsik en mis rodillas; porque segn veo, Reb Mosh tiene ya demasiados nios apre tados con l en un lugar. Hablaba en la misma extraa mezcla de polaco e idish.

Has dormido bien bajo el banco, Pai Yafet? En cuanto a m, despus de la prxima parada ser mi turno para tumbarme bajo el equipaje. Mir de reojo a Reb Mosh, sin poder comprender la situacin; pero Mujeres traviesas en Kfar Sava pareci leer mis pensamientos, y volvindose hacia m, me dijo: Este hombre que Mujeres traviesas en Kfar Sava ante usted es puro polaco, y naci en un pueblo de Mujeres traviesas en Kfar Sava.

Porque Mujeres traviesas en Kfar Sava verdadero nombre, Przecsczwinczicki, es un trabalen guas. Y adems, el nombre Yafet le va perfectamente, y hoy da, lo mere ce bien. Temo que su explicacin me confunda todava ms. Es usted como esos antiguos exegetas, que retorcan los textos para hacerlos ms miste riosos para el hombre ordinario. Cunteme su historia, por favor, pero que sea un relato con secuencia, y no cortado en trozos y recortes. Mi oficio es el de sastre, y lo que hace el sastre es coser unas con otras las piezas de tela con su aguja.

Pero cuando tiene que manejar palabras, contra las costuras de la narracin, pone en ella digresiones, como remiendos, y descompone su relato en retazos. De todos modos, voy a tratar, si soy capaz de ello, de hacer lo que me pi de. Pero he olvidado mis buenas maneras. Dir primero, Mujeres traviesas en Kfar Sava acuerdo con las leyes de la cortesa, shalom alijem, querido seor, puedo tener el gusto de conocer su nombre? Reb Mosh me salud, al modo de nuestro pueblo, levantndose un poco del asiento, y yo le devolv el saludo haciendo lo posible por mo verme del mismo modoy le inform de mi nombre y profesin.

II Mosh el sastre era por naturaleza uno de esos pobres felices de los que hay muchos entre nosotros. La pobreza parece ser incapaz de abatir su espritu, y la cadena de aflicciones que trae consigo no les hace mur murar, como gentes melanclicas, sobre las cosas del mundo.

Tienen fija en sus mentes la idea de que les ha tocado en suerte su desolacin y que su suerte inexorable es pasar los aos en la escasez y las privacio nes; por consiguiente, no les corresponde desear, ni siquiera figurar en su imaginacin, aquellos placeres de la vida que fueron creados para sus superiores ms afortunados.

Inclinan sus cabezas sumisamente ante las tempestades, y cuando refieren sus males, sazonan el relato con un loque de humorismo y parecen tomarlos ellos mismos a risa. Doy por supuesto, comenz Reb Mosh, que no proyecta usted entablar negociaciones matrimoniales, y as, no hay necesidad de que describa mi linaje hasta el Padre Abraham, ni de que relate toda mi historia desde el da en que nac.

Baste decir que mi historia es corriente, y repite las experiencias de nuestra raza. Y as, pasar por alto muchas cosas que hay que dar por supuestas, y evitar los adornos excesivos. Siendo joven, emigr Mujeres traviesas en Kfar Sava Prusia, donde durante muchos aos, me sostuve con mi esposa, que tambin es lituana, junto con nuestros hijos, con el trabajo en mi oficio.

Durante todo ese tiempo, yo y mi familia fuimos judos; yo manejaba la aguja y comimos nuestro pan sin temor. Verdad es que el ttulo de judo no me aport grandes hon- nores, ni ru elev al rango de los Prncipes y Pares. Pero Mujeres traviesas en Kfar Sava se consi deraba precisamente como un crimen, ni me impidi ganar mi vida de manera.

Qu es eso? Quiere usted decir que ya no es usted judo? No soy ya judo, porque ya no quedan judos, respondi el sastre sonriendo. Parece como si no supiera usted en qu tiempo est viviendo. Cmo no lo voy a saber? Mire, aqu est mi calendario, que he hecho imprimir a iniciativa ma y a mis Mujeres traviesas en Kfar Sava. Hoy es mircoles, esta semana, el pasaje de la Ley es sobre Cor, es el ao cinco mil seiscientos cuarenta, segn el clculo completo.

Cont el nmero de aos y de das desde la creacin del mundo en alta voz y de un golpe. Y sacando uno de los pequeos calendarios que llevo en el bolsillo sobre el pecho, lo pu se frente a Reb Mosh, insinuando as que poda venderle un ejemplar.

Pero los alemanes piensan de otro modo, dijo tranquilamente Reb Mosh. Los alemanes, que han hecho milagros en la ciencia, han retra sado el reloj mil generaciones, de tal modo que hoy estamos viviendo en el tiempo del diluvio.

Hoy llaman al judo Shem y al gentil Yafel. Con el regreso de Shem y Yafet, las costumbres de Mujeres traviesas en Kfar Sava lejanas han regre sado tambin, y la Tierra est llena de violencia. Los no semitas son hostiles a los semitas; descubren ofensas imaginarias, y en particular, sabe usted?

Porque en eso los semitas se com portan como los dems seres humanos, y esa conducta se considera que equivale a la traicin y al robo. Otros encuentran mal que los hijos de Shem reproduzcan su especie, si me perdona la frase, como los dems hombres.

Al principio, se rean de esos reaccionarios sus vecinos y los tenan por locos, pero cuanto ms locos se volvan, ms secuaces encon traban, hasta que esa chifladura arraig en las mentes tanto del pueblo como de los gobernantes, y pareca ser la actitud justa y adecuada.

A medida que se extendi esa animosidad, nos ocurrieron diariamente mu chas desdichas, hasta que su gran Conde Bismarck se alz y decret la expulsin de todos los hijos de Shem que no fueran de nacionalidad ale mana. Y as, miles de gentes infortunadas se vieron privadas de su modo de vivir y se convirtieron en una chusma indefensa.

Ha venido usted de Prusia? Hace nueve meses Mujeres traviesas en Kfar Sava salimos de Prusia, como hace nueve meses que naci este hijo de nuestra ancianidad, replic sealando el beb dormido en el regazo de su madre.

Cuando vino la polica a expulsar nos, mi esposa Jaya estaba en cama para dar a luz a nuestro Liserke, que est ah. Nos informaron de que se nos ordenaba que abandonramos el pas inmediatamente. Les dije que mi esposa estaba de parto y 'es ped que nos concedieran tres meses de estancia, mientras se recobraba y lle ver porno en roku el verano. Continue reading la polica me di pruebas visibles, usando del brazo fuerte de la ley, sin hablar de sus puos, de que la urgencia de arrojar a los judos al otro lado de la frontera era tan grande, que tena preferencia sobre el cuidado de la vida humana, y que ni siquiera estar desnudo y descalzo bajo la lluvia, estar peligrosamente enfermo o Mujeres traviesas en Kfar Sava punto de morir exceptuaba de cumplir ese decreto.

Cuando vi que rechazaban mi peticin y que tenan la ley en su favor, tom mi bastn, me ech la mochila a la espalda, y nos fuimos, en un da fro en que caa nieve. Y as, prosigui, Reb Mosh, el sastre, y su familia fueron viajan do de ciudad en ciudad a travs de todas las tierras del Destierro. Nues tras ropas se gastaron, nos quedamos sin ningn dinero; no haba un centavo en nuestros bolsillos, excepto lo que nos vena por Mujeres traviesas en Kfar Sava de nuestro propio pueblo.

Pero desgraciadamente, nuestros judos pobres, que andan en busca de pan, son demasiado numerosos. Vienen de todos los puntos de la brjula, de Prusia y de Yemen, de Persia y de Marruecos, y se agolpan a las puertas de los caritativos, de tal modo que no hay limosnas bastantes para todos, y los pobres locales deben tener preferen cia Mujeres traviesas en Kfar Sava los forasteros. As, vagamos largo tiempo, yo y los que de m dependen, agotndonos en busca de un lugar donde descansar, pero sin encontrar ninguno.

Y ahora, he venido de Galitzia. Profundamente conmovido por ese relato, me estuve all sentado, mirando al suelo, y no pude encontrar palabras que responder. Perc mientras suspiraba para m mismo, pensando en el destino de nuestra 28 M E Source D E L E gente sin hogar, el nio Liserke despert de su sueo y elev la voz en agudo lamento. Para m, su llanto formaba una endecha sobre los infortunios que haba trado consigo desde el vientre Mujeres traviesas en Kfar Sava su madre, sobre la pobreza que haba precedido a su nacimiento y sobre el mundo del que haba sido desterrado antes de que sus ojos lo hubieran contemplado.

Sus gritos se elevaban en un crescendo de acusacin, dirigida contra este mundo que haba amargado su vida desde la hora en que vi la primera luz, y que le haba privado Mujeres traviesas en Kfar Sava del justo perodo de reposo en el cuerpo de su madre, que es un derecho natural de todas las criaturas.

Tambin su padre trat, a su manera irnica, de consolar al nio. Mtete el dedo en la boca y continue reading, dijo. No es propio de judos quejarse, querido Liserke, ni dejar oir sus voces, incluso aunque sus vientres estn vacos y les duela la carne, por que si lo hacen, viene un gran oso y los mete en su saco. Para qu has tenido un alma infeliz como yo, con tantas desdichas como horas en mi vida, con tantas puertas a las que llamar en nuestro destierro como pelos hay en mi cabeza?

As se contestaban uno a otro Reb Mosh y el nio Liserke, mientras la madre suspiraba y las hijas se entristecan y yo meditaba amargamente; hasta que el polaco se levant y tom el nio en sus brazos. Lo acarici, lo columpi, y al fin Liserke se tranquiliz. Con curiosidad creciente, me volv a Reb Mosh: Dgame, por favor, quin es ese polaco y qu relacin tienen el uno con el otro. Es un viejo discpulo mo; no en la sastrera, porque es de oficio zapatero remendn, sino en el arte de er judo. Tenga un poco de pa ciencia, aadi observando mi sorpresa, y se lo explicar todo.

El remendn judo y yo vivimos muchos aos en la misma ciudad de Prusia. Cada read more de nosotros ejerca su oficio, y vivamos en paz uno con otro. En los das de fiesta, solamos beber juntos en la taberna, v pedirnos mutuamente consejo sobre nuestros problemas y los de nues tros compaeros de trabajo. Verdad es que solamos tener nuestras desavenencias de cuando en cuando, como le ocurre a todo el mundo, y disputbamos especialmente sobre asuntos de religin.

El defenda su propia fe y yo la ma, y cada uno de nosotros citaba un captulo o versculo en favor de sus opiniones. El no me permita decir una palabra contra los puercos, que naturalmente, encuentro abominables, sino que actuaba como abogado del diablo, alabando a esos animales y dicindome cun buenos eran para comer, mientras que yo, por mi parte, escupa con asco y le replicaba que eran tan feos, tan nauseabundas bestias, que na die poda hacerlos mejores, ni siquiera el cuchillo del carnicero.

As era como solamos comportarnos el uno hacia el otro, pero siempre acabba mos la discusin diciendo: Bueno, vamos a dejarlo, y nos separbamos amigos. El me dijo una vez que pensaba que el modo judo de guisar pescado y de hacer pudings era mejor que el de ellos, y que pensaba tambin que nuestras muchachas judas eran ms lindas y ms atractivas que las de su propio pueblo.

Y me dijo learn more here mucho nfasis que Mujeres traviesas en Kfar Sava lo que a l se refera, no vea nada malo en que se diera a los judos una parte pequea del otro mundo. A lo que respond, con la misma generosidad, que no pondra ningn obstculo a que los gentiles comieran puerco, si queran, y que estaba dispuesto, por mi article source, a reservar un rincn del paraso inferior para los buenos goyim.

En realidad, y puesto que estba mos ambos inclinados a las concesiones, yo llegu a decir que les dejara tener tambin todo este mundo, slo con la condicin de que nos reservaran una pequea parte de l. As, nos mantuvimos en buenos trminos y brindamos por nuestra amistad, l llenando su vaso y santigundose sobre el corazn, yo llenando el mo y diciendo la bendicin para la cerve za, y bebiendo los dos el vaso de un trago.

As era en aquellos das. Muchas de sus melodas eran canciones sin palabras nign. Cuntase del gran jefe jasdico Rab Zlmen de Liadi que un da pronunci un sermn ante sus fieles. Not entre los asistentes a un viejo que le miraba y que evidentemente no captaba el sentido del discurso.

Cuando el culto hubo terminado, el rab se acerc al viejo y le pregunt: Cierto que no entendiste mi sermn? As es respondi el hombre, -Entonces la jaita es ma replic el rab con modestia, pues no habl con suficiente claridad. Pero ahora te cantar un nign melodaporque el canto penetra a donde las palabras no llegan.

Al decir esto, el rab cerr los ojos y comenz a cantar una melo da sin palabras en que verta toda su fe y su anhelo de lo divino. Ahora entend tu sermn. En ocasiones posteriores, el Rab de Liadi interrumpi a veces su discurso para ponerse a cantar una de sus bellas, msticas melodas. Hubo sin embargo, una excepcin: la alegra del sbado.

Los viernes en la noche el banquete sabtico se amenizaba con las zemirot, cancio nes de mesa que ayudaban a crear un ambiente festivo, La creacin musical no se limit al ambiente jasdico de Europa Oriental. Sigui en el ambiente popular de los sefardes del Sur de Europa y Norte Mujeres traviesas en Kfar Sava Africa.

Cuenta Larrea Palacn Romances de Tetun que en las canciones sefardes del Norte de Africa, que conservan mejor que las peninsulares el carcter check this out del cantar del siglo XV, se notan sin embargo, in fluencias del ambiente o bien extraas, como por ejemplo de las cancio nes de tropas espaolas estacionadas en Marruecos, de las de Amrica del Sur, tradas por emigrantes judos que luego regresaron a su pas natal, de los presidios espaoles de Norfrica y, sobre todo, de los reco gidos en los caminos, pues el oficio de arriero era uno de los tpicos de Mujeres traviesas en Kfar Sava judos marroques.

Las canciones tienen carcter muy diverso, segn el motivo con que se interpretan. Algunas son propias de festividades, otras se cantan con motivo de bodas, de duelos, canciones de cuna, de juego, etc. Ciertos cantares tenan carcter mgico. Crease, por ejemplo, que algunos que se ejecutaban ante nios enfermos tenan la virtud de curar el sarampin, la viruela u otras enfermedades. Haba canciones que, entre los sefardes, cantaban todas las mujeres presentes en una boda, mientras que otras las cantaba nicamente la novia durante todo el tiempo que duraba su tocado la mashta.

Solamente entre las canciones de boda hay una ri Mujeres traviesas en Kfar Sava variedad de las que alaban la belleza o fortuna de la novia, check this out presan tristeza por dejar la casa paterna, alegra por la prxima dicha, alabanzas de la fecundidad, alabanza de la novia o del novio, morales castigo de la adltera etc. Menos conocidas son las canciones de burla, que a veces se dirigen contra el enemigo perseguidor.

En tiempos recientes se han hecho colec ciones a veces muy amplias de cantares del trabajo, cantos revolucionarios o los que ensalzan hechos heroicos de obreros o soldados. En todos esos cantos se nota una marcada influencia externa. Las canciones populares judas, particularmente en dish, se cantan siempre en clave menor, y eso les presta cierta melancola tpica. Check this out cancin popular tiene una tremenda carga emotiva.

Los viajeros que han tomado contacto con la vida juda en Rusia los pobres restos que quedan de ella cuentan que es el ltimo baluarte del judaismo en aquel pas y que los Mujeres traviesas en Kfar Sava asisten a los recitales con lgrimas en los ojos.

Video Xxxxvde Watch Porn Videos Balivood Porn. Bar-Yosef: La casa nueva Y. Mossinsohn: Cenizas B. Tamrnuz: Una carrera de Shamir: El camino de Jerusa Bergstein: El horra M. Carmel: La ciudadela M. Notes General Note: v. Renacimiento hebreo; selecciones de la moderna literatura hebrea -- v. Literatura idish -- v. Cartas y documentos -- v. Statement of Responsibility: Director: Eduardo Weinfeld. This item may or may not be protected by copyright in the country where it was produced. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by applicable law, including any applicable international copyright treaty or fair use or fair dealing statutes, which dLOC partners have explicitly supported and endorsed. Any reuse of this item in excess of applicable copyright exceptions may require permission. S8 W4 lcc. Dedicado a la memoria del profesor Simantov Babani, pionero del renacimiento de la lengua hebrea. Hecho el depsito que marca la Ley. Como literatura antigua es la que mejor se conoce universalmente, a travs de la Biblia. Pero el hebreo dej de hablarse como idioma del pueblo hace unos dos mil aos y no se ha vuelto a utili zar como tal sino en las ltimas dcadas. Con razn se habla de un renacimiento hebreo. El que una lengua muerta renazca es un fenmeno totalmente inslito en la historia de la cultura universal. Nunca se ha dejado de usar el idioma hebreo para fines litrgicos y como idioma erudito, al estilo del latn entre los cristianos. Aun cuando el tema tratado estaba muy lejos del terreno de la religin, era costumbre, todava hace unas cuantas dcadas, que las publicaciones hebreas se cla sificaran en las bibliotecas no judas entre las teolgicas o rabnicas. Era contrario a toda lgica conceptuar los modernos escritos hebreos como productos literarios de una nacin contempornea, mientras no exista ninguna que utilizara el hebreo como su idioma. Pero en la historia del pueblo judo han ocurrido muchas cosas contrarias a toda lgica. Y una de ellas es el florecimiento extraordinario del hebreo, con anterioridad a que renaciera como idioma vivo. Los poetas ms grandes, los escritores ms importantes del moderno hebreo, no aprendieron esa lengua de sus madres, sino en las escuelas talmdicas. En el presente tomo tenemos una seleccin de poemas, cuentos cortos y extractos de libros, reunidos con la mira de ofrecer un pequeo panorama de esa literatura. Por motivos tcnicos de ndole varia y espe cialmente por la escasez de competentes traductores del hebreo al caste llano, no hemos podido incluir a buen nmero de autores que bien merecen estar representados en una coleccin de esta clase. Esperamos lograr nuestro objeto a pesar de ello, si llegamos a des pertar el inters del lector de habla espaola por esta literatura renacida o, si se quiere, recin nacida. Es ella bastante vasta para que un pequeo libro como el presente no permita presentarla en un fiel reflejo. Trataremos de subsanar sin embargo, otra deficiencia: la ausencia del puente entre la literatura bblica y la actual. En otros tomos de esta coleccin se publicarn trozos de la literatura medieval particularmente en el tomo dedicado a la cultura sefard y en el Ideario Hebreo. En esos tomos encontraremos, adems, piezas de forjadores del hebreo moderno como lo fueron Ajad Ham, A. Gordon y otros. Y para merecer el ttulo de Tesoros del Judaismo que hemos dado a esta coleccin, hemos preparado extractos de la literatura idish, de la internacional creada por autores judos, de memorias y documentos huma nos, cartas de inters cultural e histrico y otros materiales apropiados para reflejar los pensamientos, los sentimientos y los problemas del pueblo judo en la poca moderna. Queremos expresar nuestros agradecimientos a los numerosos amigos que en una forma u otra han cooperado con nosotros y que nos han ayudado a realizar la presente obra. Particularmente, en relacin con el presente tomo, damos las gracias ms expresivas al seor Jos Mara Mills Vallicrosa, catedrtico de la Universidad de Barcelona y miembro de la Real Academia de Buenas Letras, por sus traducciones de las poesas que se publican en este libro. Damos las gracias, adems, al seor Lie. Ramn Palazn, traductor de varios extractos de prosa en este y en otros tomos de esta coleccin, y a las seoras Regina B. Los Editores. Han pasado, pues, unos doscientos aos, desde que la literatura hebrea dej de ser esencialmente religiosa, para ocupar lugar en el panorama de las be llas letras. Doscientos aos no constituyen un perodo extenso para abarcar una fase en la creacin espiritual de una nacin. Pero han pasado tantas cosas en estos dos ltimos siglos que la subdivisin se impone. Colocar en un plano de comunidad a la produccin mstica, casi medieval, de Luzzatto con las obras de Frischmann o las de Abraham Schlonsky, es artificioso, cuando menos. Hay un abismo entre la vida juda que se refleja en la literatura hebrea de Italia, Alemania y Holanda, en la segunda mitad del siglo XVIII, o aun en la de Austria, Polonia y Rusia antes de , y la que consideramos propiamente dicho como moderna. Para ofrecer un cuadro cabal de la transformacin que sufri la vida juda en los dos ltimos siglos, tendramos que estudiar las fuerzas econ micas y sociales que la movieron, los tremendos efectos de guerras, revolu ciones y persecuciones, el impacto de la asimilacin, del sionismo y de mil factores ms. La destruccin de moldes sociales antiguos y el afn de encontrar otros nuevos en ese lapso no tiene paralelo en la larga historia del pueblo judo. Esa lucha gigantesca, que se trasluce con claridad en el espejo de la literatura hebrea, no ha terminado an. El sionismo convertido en movimiento de masas, en fenmeno nacio nal, establece una cesura muy clara en la literatura. El cultivo del hebreo, a fines del siglo XVIII, obedeci al deseo de establecer un puente entre el ghetto y la vida circundante. El hebreo era el idioma literario de los judos instruidos, ms o menos como lo haba sido el latn para la gran mayora de los europeos durante la Edad Media. El grupo de Moiss Mendelssohn, abanderado con la revista Ha-measej, no logr despertar suficiente inters por el hebreo en Alemania, pero sirvi de ejemplo en el este europeo y di gran impulso a un movimiento cultural llamado Haskal Esclarecimiento. Los maskilim esperaban curar todos los males inherentes a la situacin econmica, poltica y cultural juda por medio de la ilustracin y de la adquisicin de conocimientos y modales no judos. El hebreo era sin embargo, el puente indispensable para propagar sus ideas. La Haskal fue criticada por su filosofa superficial, por su desdn de los autctonos valores culturales, por sus tendencias asimilatorias y por sus evidentes fracasos en varios terrenos. Con todo eso, su influencia no fue del todo nociva, puesto que foment los estudios hebraicos y generales, y constituye la transicin hacia el renacimiento nacional judo. Las nove las de Abraham Mapu, las obras de Abraham Ber Lebensohn, Jud Leib Gordon y sobre todo Peretz Smolenskin despertaron el romntico nacio nalismo judo y contribuyeron a crear una atmsfera nueva entre las masas judas. Mosh Leib Lilienblum no solo atac las viejas supersticio nes populares y la educacin basada en el estudio exclusivo del Talmud, sino que fue uno de los primeros impulsores de la colonizacin palestina. A fines del siglo XIX qued evidente que el antisemitismo y la malsana situacin de las muchedumbres judas en Europa oriental no se curaban con la ilustracin. Los ensayos de Ajad Haam seudnimo de Asher Ginzberg determinaron con claridad la necesidad de un renaci miento espiritual del pueblo judo y de un centro cultural en Israel. Esos ensayos, publicados bajo el ttulo colectivo Al perashat derajim En la encrucijada , ejercieron tremenda influencia en los crculos intelectuales judos de Rusia y Polonia. No se trataba en ese entonces de una moda literaria, porque las ideas del sionismo cultural penetraban poco a poco en la nacin. Aarn David Gordon, discpulo de Ajad Haam, elev en sus escritos el trabajo manual, las labores agrcolas, a la categora de un ideal tico. Influenciadas por Rousseau, Tolstoi y Tagore, sus ideas dejaron huella profunda en el movimiento obrero sionista, hasta el da de hoy. Para la mayora de los jefes espirituales de la nacin, incluyendo a sus poetas y escritores hebreos, la emigracin a Israel era sencillamente impracticable, e incluso la colonizacin en pequea escala de valor dudoso. Grandes escritores como Mndele o Yitzjok Leib Pretz incluso abandonaron el hebreo por el idish, y aun el hebrasta David Frischmann se prometa poco del sionismo poltico. Simon Halkin, en su libro Modern Hebrew Literature, opina que no fue la esperanza la que inspir a nuestros grandes escritores, sino ms bien el dolor y la desesperacin. Jayim Najmn Bialik, el poeta nacional, cuyo primer poema publicado Al pjaro est orientado hacia Israel, parece una excepcin, pese al hecho que pocas de sus obras apoyen abiertamente al sionismo oficial de su tiempo. El lleg a la cumbre de su genio en los poemas que describan y lloraban una vida juda destinada a desaparecer, pero tambin en otros que eran gritos de rebelda y que tuvieron efectos ms duraderos en pro del sionismo que los ms patticos cantos de amor por Sin. Bialik emigr a Israel en No cabe duda que la mayora del pueblo no se senta orientada hacia Palestina en su fiempo. Todos los escritores que utilizaban el hebreo y aun el idish tenan profundo amor por el judaismo. Pero sus opiniones variaban desde el socialismo o liberalismo ms universalista hasta la religiosidad ms cerrada. Cada uno de ellos buscaba con toda sinceridad el mejor cami no, pero ese camino no era el mismo para todos. Un escritor del talento de Mija Yosef Berdyczewski, superior por todos conceptos a los bardos oficiales de los Jovev Sin, combata lo que entonces era el sionismo. Jayim Najmn Bialik, cuyas manos tuvo el honor de estrechar el autor de estas lneas, no pertenece pues, en rigor, a nuestra poca, como no pertenecen a ella Tschernichowski ni otros autores hebreos notables. Bia lik fue la culminacin de un perodo anlerior, tan alejado de nuestro sentir a estas horas, despus de Hitler y despus de la conquista de la independencia de Israel, que apenas si lo comprendemos correctamente. Es probable que varios de nuestros propios contemporneos se cla sifiquen en un futuro no lejano en ese perodo que podramos llamar del renacimiento nacional, que di vida al hebreo como idioma, pero cuyos literatos aun no lo han usado como su idioma materno. Solo la enorme riqueza de esa cultura pudo haber hecho florecer creaciones literarias geniales en un idioma de eruditos. Lo que en cualquier otra literatura es algo excepcional y extico v. La excepcin son aquellos poetas y escritores jvenes cuyo idioma materno s es el hebreo. Pero aparte de esa divisin externa, y muy pronunciada ya, si se comparan libros modernos con los de la poca de Bialik, hay otra, pro ducida por los acontecimientos de las ltimas dcadas. En la vida de un hombre, una hora puede ser ms significativa que meses enteros. As sucede en la vida de la nacin. Pocos son los perodos en nuestra histo ria en que se han producido cambios tan profundos en todos los terre nos como en los ltimos cincuenta aos. Para ilustrarlo citaremos unos pocos ejemplos. Los pogroms en Rusia y la fracasada revolucin de produjeron una crisis en la vida juda de Europa oriental. El nico alivio en medio del desaliento general era la emigracin a Amrica. En la literatura hebrea, la situacin se refleja en la tristeza y depresin generales. La primera guerra mundial termin con acontecimientos portento sos. Rusia, antiguamente el centro de la actividad literaria hebrea, fue presa de la revolucin, de la guerra civil y de un nuevo orden social: el de los bolcheviques. En los primeros aos se toleraron esfuerzos por reanudar la produccin literaria hebrea, siempre que fuese de temtica comunista; pero a los pocos aos de gobierno sovitico, el hebreo fue prohibido. Para no quedar estrangulada, la obra literaria hebrea se desplaz, a Polonia, y en grado menor a Alemania y otros pases. Simultneamente con el cercenamiento de la vida juda en Rusia, surgi una nueva gran esperanza: el renacimiento de Israel. Por medio de la Declaracin Baljour, el gobierno de la Gran Bretaa reconoci el derecho del pueblo judo a establecer su hogar nacional en Palestina. Ese reconocimiento fu adoptado por la Sociedad de Naciones y la mayora de las potencias del mundo, dando gran impulso al sionismo poltico y al surgimiento de un nuevo centro judo en Israel. La transferencia a Israel de buena parte de la actividad literaria juda haba de tener consecuencias incalculables. Expresiones antiguas adquieren significados totalmente nuevos. Se crean nuevos trminos, nuevos giros, nuevas combinaciones de ideas que dan frescura y lozana a obras que van surgiendo con plenitud asombrosa. Una tremenda impaciencia se apodera de la nueva generacin he brea. Las esperanzas que hace pocas dcadas parecan situadas en un futuro nebuloso, de repente parecen al alcance de la mano. En esa atmsfera se busca con afn lo nuevo. Mientras que los titanes de la moderna literatura hebrea Bialik, Tschernichowski, Schneour, Y. Cohen Fijman, etc. Detrs de las caractersticas externas, muy cambiadas ya, se oper una evolucin espiritual incomparable. Sin haba sido una esperanza ms o menos celestial, ms o menos religiosa. En la realidad, todos los caminos haban estado cerrados. Las migraciones, el camino hacia el occidente, trajeron alivio a las oprimidas masas judas, pero al mismo tiempo contribuyeron a destruir el ghetto, los antiguos ideales de vida, sin reemplazarlos con otros mejores. Un cuento de Mordejai Zeev Faier- berg, Adonde? El hroe se vuelve loco, porque despus de haber abandonado el ghetto y despus de haber palpado la hostilidad del occidente, no encuentra el camino. Desde luego, el ideal de Israel existe, y el propio Ajad Haam, el escritor hebreo ms influyente de su generacin, lo defiende como base indispensable para el resurgimiento espiritual judo; pero es un ideal fuera, del alcance de las muchedumbres. El tpico joven judo que aparece en las pginas de los libros de aquella poca no es el jalutz sino el des arraigado. Bialik y Tschernichovski cantan muy pocos poemas a Israel, al jalutz o al movimiento sionista. Ellos lloran la gloria del judaismo que se estaba desmoronando ante sus ojos, el sufrimiento de sus contemporneos, el abandono de la shejin, de la presencia divina. Sus hroes, figuras de la historia juda y no del presente o del porvenir, cantan los perennes va lores del judaismo, ms bien que sus esperanzas polticas y sociales. Escribe: Estamos despedazados. Un extremo abandona la Casa de Israel y se va a un mundo ajeno, ofrecindole la fuerza creadora de su alma y de su espritu y dndole sus mejores ener gas; otro extremo, el de los religiosos, an habita en sus callejuelas obs curas, observando y manteniendo lo que se le ha ordenado. Los esclare cidos, los del camino medio tienen doble cara: semioccidentales en su vida y pensamiento, judios en la sinagoga. Las fuerzas vitales se hallan dispersas, y la nacin cae en ruinas. Sin embargo, en los aos de la primera postguerra aparece un nuevo tipo de hombre que haba de realizar los ideales que los escritores hebreos de pocas anteriores apenas si osaban soar: el jalutz. Despus del desaliento de los primeros colonos en tierra del Israel, procedentes en su mayora de los Jovev Sin Amantes de Sin y reclutados en Rusia, surge una nueva oleada, ms fuerte esta vez, de inmigracin a Israel: la segunda Ali. Los jvenes que la componen hombres y mujeres, haban de crear la primera generacin de jalutzim. Su mira no es simple mente establecerse en Israel y fundar colonias, sino redimir la tierra con su propio trabajo. Ellos adoptan el hebreo como medio indispensable para recrear el espritu nacional. Aparte del nacionalismo, hubo otros factores espirituales y sociales que contribuyeron a imprimir su huella en esa generacin. Al gestarse la nueva vida en Israel, los motivos tradicionales queda ron relegados a segundo plano. Cierto, los relatos de guerra de Shofman, de Avigdor Elameiri y otros, son actuales an, lo mismo que esbozos de los horrores de los pogroms ucranianos en la poesa de Zalrnn Schneour y de Lamdn o en las primeras obras de Jayim Hazaz, pero hay un verdadero afn por familiarizarse con el panorama israel, con sus habitantes ju dos y no judos, con su clima, y sobre todo con sus problemas, con las emociones y los conflictos de la nueva generacin. Las primeras tentati vas son, desde luego, algo artificiosas. La escenografa es extica, vista con los ojos del extrao que se asombra de los das radiantes, de las no ches obscuras y tibias, del viento del desierto. Pero en las obras de los escritores jvenes, como Mosh Shamir, Yigal Mossinson, Yizhar Smilans- ky y Natn Shojam, el decorado israel es natural, y lo importante es el elemento humano, desligado ya radicalmente de sus orgenes europeos. A pesar de ello, no existe en la moderna literatura hebrea un rom pimiento parecido al que constituye el surgimiento del jalutz en el pano rama de la tradicional vida juda. La brbara destruccin del judaismo bajo el imperio nazi produjo la reac cin de un frentico esfuerzo por conservar la memoria de una vida juda que se fue para siempre. La tradicin hebrea no se ha roto nunca en la literatura. Al lado de autores tan definitivamente arraigados en el pas de su origen como S. Agnon, encontramos en casi todas las grandes obras creadas en tierra de Israel reminiscencias del pasado. Yacov Jurguin describe aconteci mientos y figuras en los centros judos europeos de la Edad Media. David Shimonowitz estudia las andanzas y los pensamientos de cabalistas y iasidim. Kabak pinta en su extensa novela Historia de una Familia, la crnica de una familia juda en el curso de un siglo. Yitzjak Shenberg es uno de los que esbozan los sufrimientos de la pesadilla hitleriana en su Siete que partieron. Es significativa la aparicin de gran nmero de li bros de memorias en los ltimos aos, otro indicio ms de ese esfuerzo por conservar el recuerdo de lo destruido. Esa preocupacin con el pueblo judo en su conjunto y como con tinuidad histrica, eleva la literatura hebrea por encima de lo provincial y de lo local. Aun en los antiguos centros, pecaba en realidad poco por ese lado, puesto que estuvo influenciada, primero por el romanticismo alemn y luego por el realismo ruso, y expuesta a todas las grandes co rrientes de la literatura universal. Tampoco podemos tratar nicamente de Israel, al estudiar la lite ratura hebrea anterior a la segunda Guerra Mundial. Muchas de las gran des figuras literarias de Israel son en realidad productos de centros ale jados. Aun en los Estados Unidos surgi una produccin literaria hebrea nada despreciable, puesto que incluye obras de Rubn Brainin, I. Berkowitz, Hilel Bavli, Simn Ginzburg, entre otros. En un poema pico de Benjamn Najum Silkiner Frente a la Tienda de Timuru, el indio americano hace su entrada en la literatura hebra. En ese camino un tanto extico le siguieron E. Lisitzky e Israel Ephros como tambin Eisik Silbershlag con sus motivos negros. En general, la gran mayora de los escritores hebreos de Israel son nativos de Europa. En una antologa de la prosa hebrea publicada en Jerusaln en , solamente dos autores son nativos del pas. Los escritores hebreos transplantados al suelo de Israel hicieron es fuerzos, claro est, por compenetrarse con la tierra de su eleccin. Pero sera injusto decir cjue la miraban con ojos de colono o de inmigrante, a pesar de que hoy nadie escribira con el ingenuo romanticismo de un Mosh Smilansky en sus cuentos rabes. Yacov Fijman, eximio lrico, re vela amor y entendimiento en sus versos. David Shimonovitz, en cambio, refleja en su obra potica las dificultades de penetrar en el alma del nue vo pas. Yehud Kami, el cantor por excelencia de Jerusaln, la ciudad eterna, tiene una posicin menos difcil, puesto que su lrica entronca en las ms viejas sinidas. El amor por Sin es hasta tal punto tradicional en toda la literatura hebrea que sus manifestaciones en Israel no parecen novedad. Lo son, sin embargo, debido a que el sentimiento idealizado, si se quiere plat nico, de pocas pasadas est reemplazado con impresiones vivas, inmedia tas. La percepción de un olé jadash de 21 años. Volver a la raíz. Tradicional acto cívico y ofrenda floral en homenaje al Libertador General Bernarndo O'higgins Riquelme. La chica danesa: Una prehistoria de los nuevos géneros. Notas recientes. November 12, June 27, Notes General Note: v. Renacimiento hebreo; selecciones de la moderna literatura hebrea -- v. Literatura idish -- v. Cartas y documentos -- v. Statement of Responsibility: Director: Eduardo Weinfeld. This item may or may not be protected by copyright in the country where it was produced. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by applicable law, including any applicable international copyright treaty or fair use or fair dealing statutes, which dLOC partners have explicitly supported and endorsed. Any reuse of this item in excess of applicable copyright exceptions may require permission. S8 W4 lcc. Hecho el depsito que marca la ley. Aunque hemos presentado breves muestras del Midrash, del Zhar y de otras obras en los tomos de esta coleccin publicados anteriormente, lo que ofrecemos aqu tiene carcter ms folklrico o se relaciona ms nti mamente con las creencias populares. El lector interesado en un estudio ms concienzudo de nuestro fol klore deber recurrir a los especialistas; a las obras de Max Grunwald fundador de los Anuarios de Folklore Judo , M. Rappoport, An-ski, I. Encontrar, adems, material de primera mano en obras de nuestros es critores, en colecciones de cantos populares, chistes, proverbios y leyen das. Los que leen el hebreo pueden aprovechar la maravillosa coleccin de leyendas que publicaron Bialik y Rawnitzky bajo el ttulo Sfer Agad, las numerosas ediciones de cuentos jasdicos y otros libros. Nos hemos sentido tentados de reproducir algunas canciones popula res con notas, y tonadas de baile. Pero decidimos que con semejante mez colanza restaramos el espacio demasiado reducido que tenemos para lo netamente narrativo. Como toda antologa, sta se basa en publicaciones anteriores. Repe timos nuestros agradecimientos por las autorizaciones de reproduccin en aquellos casos en que el material utilizado no sea del dominio pblico. Los editores. Con objeto de ganar la confianza de los aldeanos, el prncipe se visti de campesino, hablaba como campesino y se dispuso a visitar la aldea de incgnito. Crea que slo as podra obtener la confianza de los nativos y averiguar dnde estaba el tesoro. El alma del pueblo judo es un tesoro semejante, que no se revela sino a los que conocen el idioma nativo y que estn dispuestos a estudiarla formando parte de ella. Sabemos que hay un folklore objetivo, cientfico, que estudia y compara todas las expresiones del espritu del pueblo, las diseca, las analiza y las clasifica. Pero el folklore no slo es el estudio de las leyendas, canciones, costumbres, chistes, refranes, etc. Podramos hacer un estudio tcnico del maravilloso folklore judo, pero tambin podemos sumergirnos en l, gozar de su infinita variedad, de su fantasa, de su buen sentido, de su elevacin o de su humorismo. De hecho no hay camino ms directo al corazn de un pueblo que el conocimiento de su folklore. Es la clave de su personalidad y es, al mismo tiempo, su reflejo, con todas sus virtudes y todos sus defectos, con su genio y sus deficiencias. En las ltimas dcadas se ha producido una rotura en el folklore tra dicional judo. En muy pocos hogares judos es costumbre relatar nuestras antiguas leyendas o siquiera contar las diabluras de Froyim Greidinger o de Hershl Ostropolier. Junto con las observancias rituales, el folklore ju do parece hundirse en el olvido ante nuestros propios ojos. Sin embargo, quiz no debamos ser tan pesimistas. Mientras exista el pueblo judo, exis tir su folklore. Porque el folklore no es algo que se improvisa ni algo que se pueda dejar, mientras subsista un mnimo de conciencia nacional. En la actualidad se estn creando nuevos elementos del folklore. El contacto entre grupos tnicos muy variados, la difusin de la msica popular por radio y televisin y otros factores ms, tienden a nivelar y a aniquilar las costum bres locales. No obstante, el carcter humano se impone a la larga y mol dea aun los elementos al parecer universales en su propia imagen. Un folklore nuevo se va formando cuando se cantan canciones de trabajo nue vas, cantos de amor diferentes, cuando se impone la celebracin de festi vidades nuevas, cuando se cuentan nuevos chistes y se habla de nuevos hroes. Hay temas eternos en la vida de una nacin, y esos temas recurren en tonos distintos y sin embargo tan parecidos a los viejos. Aparte de eso, encontramos un gran caudal de material folklrico en las obras de nues tros grandes escritores, sin mencionar a la infinidad de menores cuyas ideas propias, originales, forman una gota minscula ya veces ni eso en todo un mar de palabras. Gran parte de nuestras costumbres y tradiciones religiosas, rituales, se clasifican actualmente como folklore. No queremos extender hasta ese punto nuestra definicin de la palabra. No entraremos en conflicto con los seiscientos trece preceptos que enumera el Shuljn Aruj cdigo ri tual rabnico , aunque se pronostique su abolicin en el futuro Nidd 61 b ; pero s nos jijaremos en lo que se relaciona con la vida religiosa, con las festividades y con las antiguas creencias judas, pues de otro modo no podramos entender las nuevas. Aunque descartemos toda creencia reli giosa, no podramos comprender, pongamos por caso al pueblo mexicano, sin ver la procedencia catlica o indgena de gran parte de sus costumbres y de su folklore. El pasado remoto El folklore de una nacin tiene relaciones muy estrechas con los or genes de sus creencias religiosas. Estas, a su vez, dependen de sus condiciones econmicas y sociales. Poco sabemos de los orgenes del pue blo judo. Pero puede tomarse por seguro que Israel apareci en medio de civilizaciones antiguas y maduras que deban haber impresionado honda mente a la nueva nacin que se estaba formando en Canan. Por otra parte, los que venan de Egipto fueron acompaados por una multitud mixta y extraa Exodo XIII, 38 , sin contar con las constantes invasiones, las alianzas y los remanentes de la poblacin cananea autctona. Todos estos elementos tenan sus costumbres, sus creencias y sus supersticiones. Los profetas y los sacerdotes tuvieron que luchar durante muchos siglos para extirparlas y reemplazarlas por otras. La influencia de las religiones regionales se nota sobre todo en los nombres propios. Labn, Sara, Milk, Traj y otros son derivados nio. Baal, dios regional cananeo, adquiere el significado de Seor y de sinnimo de Dios para los hebreos , de manera que encontramos nom bres como Yerubbaal, Ishbaal o combinaciones de Baal con Yahve como Yobaal o Baal-Yah. Incluso el Monte Sina tendra relacin con el culto lunar de Sin. Por otra parte, el culto solar egipcio deba de ser conocido por todas partes. En efecto, cuando los profetas denuncian la idolatra, mencionan siempre juntos el culto a la luna y las constelaciones con el del sol. Sansn Shimshn , es un nombre derivado de la palabra sh- mesh sol. La fuerza del sol radica en sus rayos, como la de Sansn en su cabellera. La historia del diluvio, la del nacimiento de Moiss y mu chas otras se encuentran en forma similar hasta entre los indios america nos. En tales casos no es probable que la leyenda haya pasado de un continente a otro, sino ms bien que pueblos muy alejados uno de otro hayan inventado un relato similar para representar ciertos hechos recu rrentes en la historia humana. La influencia folklrica inversa fue mucho ms importante. La Bi blia, la gran creacin del genio nacional judo, ha sido y es el libro ms influyente, ms importante, en toda la historia de la civilizacin. Sera cuento de no acabar si nos dispusisemos a buscar elementos bblicos en el folklore de las naciones. Nietzsche, en su Crepsculo de los dolos describe con gran clarivi dencia y hostilidad cmo la moral juda lleg a imponerse en el mun do a travs del cristianismo, Prodjose una inversin de los valores que regan antes del surgimiento del profetismo hebreo. Los pueblos adoraban a las divinizaciones de los instintos y de las fuerzas de la naturaleza. El Dios de los hebreos peda todo lo contrario: la subyugacin de los instintos, el rechazo de la guerra y de la violencia, el imperio de la justicia y del bien. La expresin Adonai Tsebaot el Seor de las Huestes se inter pretaba en el sentido de huestes celestiales o constelaciones. Tanto la Tor como los rabinos rechazaban oficialmente toda clase de magia y las prcticas supersticiosas, pero no pudieron eliminarlas nun ca del todo. En el Talmud encontramos pginas tras pginas de la ms pura demonologa y alusiones a relaciones entre el hombre y el mundo de los espritus. Para el judo comn y corriente era indispensable en contrar entes mediadores entre su persona insignificante y Dios, todopo deroso, pero tan lejano que no le era permitido ni siquiera pronunciar su nombre. Las fuerzas ocultas y hostiles de la naturaleza estaban en acecho constante. Aparte de eso, hay en la Biblia referencias claras a los ngeles, que no admiten duda alguna. Job introduce el personaje de Satans. Los es critos apocalpticos y seudoepigrjicos estn llenos de esas referencias y nos muestran que la creencia en seres intermediarios entre Dios y el hom bre, como tambin demonios, eran corrientes entre los judos desde la antigedad. Los ngeles no siempre aparecen como amigos del hombre. Leyen das rabnicas nos cuentan cmo se han opuesto a la creacin del hom bre, que discutan con Dios a propsito de la entrega de la Tor y, fi nalmente, que son protectores de Las diversas naciones del mundo y, en tonces, hostiles unos a otros, La lucha entre los dioses nacionales pasa a ser una lucha entre los ngeles. En tal situacin era conveniente recurrir a la ayuda de los ngeles y de espritus favorables y tratar de desbaratar la influencia de los esp ritus hostiles. Con el tiempo llega a haber no slo un ngel guardin para cada nacin con el arcngel Miguel, protector de Israel, al frente , sino un ngel guardin para cada persona y un abogado defensor y otro acusador ante el trono celestial. El nombre de los espritus adquiere enorme importancia puesto que mediante el secreto del nombre se adquiere poder sobre el espritu. Des de luego, el nombre ms poderoso es el inefable nombre de Dios mismo. Pero tambin el de los demonios es importante, y el amuleto adquiere gran circulacin entre el pueblo. Muchos judos teman utilizar el nom bre de Dios muy solicitado entre los paganos y lo substituan con los nombres de los ngeles y con creaciones nuevas de nombres. Rab Jud el Prncipe mand al rey Artabano de Parta una mezuz, asegurndole que le guardara mientras estaba durmiendo. Los talismanes de todas clases abundaban y tenan aceptacin en crculos ra- bnicos. Libros mgicos, atribuidos al rey Salomn, circulaban en gran pro fusin, y los judos eran los proveedores ms ubicuos de hierbas medici nales ms o menos mgicas, filtros de amor, piedras curativas, etc. Las mujeres eran particularmente propicias a la magia, y el Talmud dice que la mayora de las mujeres son brujas. La historia refiere numero sos casos de magos judos consultados por griegos y romanos. Rab Si mn ben Shtaj orden la ejecucin de ochenta mujeres dedicadas a la brujera en Ashkeln. Festividades Las fiestas relacionadas con el cambio de las estaciones, con los trabajos agrcolas, etc. El judaismo adopt muchas ca oneas, pero las transform, imprimindoles un significado distinto, his trico, ligado con sus conceptos religiosos. Psaj se convierte en la festividad del xodo. Shavuot, que toda va en la Biblia conserva su antiguo nombre de la fiesta de las primicias, es ahora matn Tor otorgamiento de la Ley y, por lo tanto, de la fundacin de la religin. Sukot es la fiesta de los tabernculos y de la migracin a travs del desierto. De los dos aos nuevos babilonios, los judos dieron preferencia al que cae en otoo, y no al ms lgico de la primavera en que se renueva la naturaleza, para celebrar la creacin del mundo por Dios y el da de Su juicio. Tambin Januk y Purim, que hoy conocemos como puramente histricos, tienen un origen pagano re lacionado con cultos antiguos. La transformacin ms notable y sensa cional ocurri con el sbado, transformado de un da preado de ame nazas y gobernado por Saturno, en el da santo y religioso por exce lencia. Lo mismo sucedi con otras costumbres importantes. La circunci sin, practicada entre las naciones de la antigedad como rito de puber tad, aproximadamente a los trece aos, se convierte en seal de Abra ham y distincin juda especial, desde la infancia. Tales costumbres reli giosas traspasan el marco del folklore. Y no es que se hayan puesto al servicio de la religin juda sola mente las antiguas festividades y las costumbres seculares del pas, ms o menos como la Iglesia catlica estableci la prctica de edificar sus edi ficios en lugares donde antes se alzaban los templos paganos, sino que el judaismo se adue incluso de ideas religiosas muy importantes corrien tes entre sus vecinos de la antigedad. El o Elohim era una deidad sem tica. XIV, Cierta forma de monotesmo o de monolatra exista en Egipto bajo el faran Ijnatn o Akhenaton, , y aun los griegos de pocas posteriores ado raban un dios supremo tes hypsistos. Los mismos judos, particular mente en pases donde dominaba el helenismo, se esforzaban por encon trar parecidos entre Dios y las supremas divinidades paganas. Efectivamente, el nombre no es lo decisivo. Pero igual que el con cepto judo de la divinidad era profundamente diferente de Jpiter, Zeus o Amn, tambin las festividades judas no guardan parecido con las paganas y an con las cristianas o mahometanas. Si hay un elemento que aparece como fundamental en la plasmacin de las costumbres tpicas de los judos, ese ser el de las festividades, comenzando con el bello da de reposo que es el sbado. No cabe comparar el sbado con el domingo en cuanto a da festivo. El sbado, en la tradicin juda, no se dedica a pa satiempos sino a la meditacin y a la alegra tranquila en el seno de la familia. Difcilmente se hallar una ceremonia ms bella que el kabalat shabat saludo del sbado en la vspera , introducido por los msticos cabalistas en el siglo XVI, ni una ms conmovedora que la havdal, que simboliza la transicin entre lo sagrado y lo profano, entre la luz y la obscuridad, entre el ideal de Israel y los de las naciones, Otras fiestas, como Psaj o Yom Kipur, son lo que probablemente ms hondamente se ha grabado en las almas de nios judos, all donde el progreso no ha acabado con todo vestigio de ellos. Con las festividades se relacionan tambin gran parte de las costum bres folklricas, una cocina especial, cantos, juegos, leyendas y cere monias. Pero ninguno de ellos lo ha hecho satisfactoria mente. Nietzsche, observador perspicaz, aleg que el monotesmo judo era una estratagema genial para asegurar la supervivencia de la nacin. Por qu no han recurrido otras naciones a la misma estratagema? Con el judaismo germin una idea nueva en el mundo, un nue vo concepto de la vida. El por qu es tan misterioso como el nacimien to de toda idea nueva, genial. En el mundo antiguo esta idea nueva era ante todo el dios dinmico. Mientras que las supremas divinidades paga nas haban llenado su papel al crear al mundo, el Dios de Moiss guar daba relacin con el ser humano y segua guiando los destinos de la nacin. De esttico y eterno se convirti en dinmico e histrico. Ea rigidez del ser cede lugar a la accin. Esta situacin cambia todos los conceptos. La Creacin o la teogo nia, tan importante en las mitologas antiguas, apenas es un bosquejo de trasfondo en la Biblia, que pinta con majestuoso detalle el xodo de Egip to. La tica individual y nacional se impone con una fuerza y vehemencia que ahoga la cacofona de mil ideas y costumbres heredadas. Dios vigila cada acto del hombre y cada uno tiene que relacionarse con El y con el nuevo concepto de la vida. El mundo exterior se ver, de ahora en ade lante, solamente en funcin de este concepto nuevo. Podramos agregar, como elemento secundario, que la palabra re emplaza al smbolo esttico y al gesto ritual. Dios crea el mundo pronun ciando palabras, Similarmente, en la leyenda juda, Adn se convierte en ser supremo en la tierra dando nombres a los animales y a todo lo que le rodea. Esa importancia de la palabra resalta sobre todo en el nombre de Dios, secreto y sacrosanto. Ese nombre encierra tremendo significado y poder. Los gestos rituales y los objetos llegan a ser secundarios. Cierto que encontramos nombres tabuados incluso entre los pueblos primitivos; pero aqu el tab cambia de carcter como haba cambiado el carcter nacional al calor de las ideas profticas. Despus de la terminacin de la Biblia, el pueblo judo tuvo hroes militares, reyes, hombres destacados en todos los campos de la actividad humana. Sin embargo, la leyenda apenas si se ocupa de ellos. El pueblo cambi totalmente de carcter, desech a los jefes vidos de poder y de importancia, para glorificar al sabio, al humilde, al santo desconocido de los que siempre hay treinta y seis en el mundo, segn la creencia popular. En la actualidad y en dcadas pasadas se ha pro ducido una tremenda reaccin contra este punto de vista propio del ghe tto. La lucha econmica que es al mismo tiempo una lucha por el po der y por la importancia personal, dej en la sombra los tradicionales ideales judos. Lo que el pueblo glorificaba antiguamente es algo que prcticamente ha desaparecido. La sed de honores, el afn de figurar, aunque sea en una minscula e insignificante sociedad, ha reemplazado el ideal antiguo. Y aqu llegamos posiblemente a la mdula del asunto a la dife rencia entre el punto de vista judo y el pagano; no diremos el cristia no, pues el cristianismo no es, en ese sentido, sino la continuacin del judaismo cuyos valores ticos ha adoptado y proclamado como suyos. En la sociedad antigua y en lo que la moderna tiene de pagano la lucha por el poder y por la importancia personal es lo ms significativo. Y es natural que as sea, puesto que nuestra sociedad se ha formado a base de lucha, primero por los comestibles silvestres y la caza, luego por los terrenos cultivables y finalmente por el dominio de un pueblo o de una casta sobre otra. Como los fanticos del deporte hacen un dolo de su as, as todo grupo humano ha idealizado como hroes a sus guerreros y a los jefes que lo encabezaban y lo llevaban a la victoria. En muchos ca sos, el jefe, el rey se convirti en dios. En el judaismo, todo esto es al revs. Rechzase la violencia, y en lugar de la lucha aparece como ideal de la nacin el sabio y el profeta en lo personal; y el bien, la justicia, la cooperacin humana en cuanto a principio. El profetismo hebreo ha trazado, por primera vez en la his toria, un cuadro ideal en el cual hacer el bien es la meta de toda civili zacin.. No se necesita racionalizar ese ideal. Lo contrario aparece como una insensatez, un absurdo, una actitud antinatural. Es el mal el que ne cesita de excusa y de explicacin. La vida carece de sentido si no se anhela el bien, centrado en la divinidad. Este punto de vista ha pasado de los profetas a los rabes. La mo ral del Midrash subraya la integridad tica del hombre, su dependencia de Dios, la obligacin juda de ser diferente por llevar en s la chispa divina. No siente ninguna inclinacin hacia el combate fsico ni hacia los juegos deportivos que son su sucedneo. Su pensamien to est centrado en un mundo totalmente diferente. Elementos bblicos del folklore La Biblia misma es un conjunto de folklore leyendas, prover bios, cantos y de creaciones artsticas altamente originales, en las que se reflejan personalidades y caracteres bien definidos. Este conjunto literario ha formado al pueblo en una medida mayor de lo que el pueblo form la Biblia. Uno de los aspectos ms extraos de la historia cultural de los judos es la profunda influencia que ejerci esta obra sobre su formacin. No encuentro paralelo a esta situacin en ninguna otra na cin del mundo. En nuestro folklore, las figuras y los ideales bblicos predominan en forma aplastante. Las leyendas populares repiten mil veces referencias a la hospitalidad de Abraham, la humildad de Moiss, la castidad e in tegridad de Jos, la piedad de David, la sabidura de Salomn, la fuerza de Sansn, la fidelidad de Sal, la belleza de Sara, la abnegacin de Ester, la villana de Amn, etc. Cierto que aparecen algunos demonios, como Lilit, Satans, etc. Pero lo que ms importa no son esas figuras alrededor de las cuales la imaginacin popular ha tejido innumerables fantasas, sino la in terpretacin que se ha dado a los textos por medio de ilustraciones po pulares, convirtindolo as en una creacin altamente original. En mu chos casos el texto sagrado no era ms que pretexto para que el pueblo, o sea el autor annimo, dejara rienda libre a su imaginacin. Moiss, el gran legislador y la figura ms admirada y querida por el pueblo Mosh Rabbenu Moiss, nuestro maestro es objeto de le yendas que pretenden explicar la evidente injusticia de que no se le per mitiera entrar en la Tierra Prometida y de que su sepultura est des conocida. El profeta Elias, figura ms ubicua an que la de Moiss, adquiere una coloracin supranatural, pues es medio ngel y medio hombre. Igual que Moiss, no muere de muerte natural sino que asciende al cielo, vivo. Ayuda a los pobres y proteje y aconseja al pueblo en tiempos difciles. No es extrao pues que se le prepare un silln especial en la ceremonia de la circuncisin el silln del profeta Elias y que en la noche del sder se le deje una copa especial, de la que toma, invisible, algunas gotas. La figura de Elias tiene especial papel en la fantasmagora cabals tica y, ms tarde, en la jasdica. Elias anda por el mundo haciendo cons tantemente obras de caridad. No se le reconoce sino cuando ya se fue. Es el judo errante de la concepcin juda, muy distinta de la antisemi ta y cristiana. Muy interesante es asimismo la figura de David, personificacin de la gloria nacional, y la de su hijo Salomn, el ms sabio y justo de los hombres. Pero aun esas figuras excelsas no escapan a la crtica. Leyen das antiguas nos muestran cmo hasta una rana sobrepasa a David en piedad y, con cierta irona, se nos ensea que difcilmente puede ser sabio un hombre que adquiere mil mujeres y que se jacta de tener millares de caballos y de carros de guerra, Salomn se queda sin domi nio, y el demonio Ashmodai hasta le quita su anillo mgico, fuente de su podero. El Midrash, exposicin legendaria de la Biblia, es un conjunto de obras ms o menos populares, del que se nos ha conservado gran nmero de colecciones. Algunos libros midrshicos son tan recientes que datan posiblemente de la poca de las primeras Cruzadas. Son la fuente prin cipal de la literatura homiltica posterior, como la que encontramos en la gran coleccin sefard de Meara loez en ladino y en obras medievales hebreas e idish. En la Edad Media Aparte de los temas bblicos, surgieron en la Edad Media motivos folklricos de diversa ndole, como los que se relacionan con las Diez Tribus perdidas y con hroes y santos de edades postbblicas. La le yenda de las Diez Tribus tiene inters ms que folklrico. Despus de que Sargn II de Asiria hubo aniquilado el reino de Israel y desterrado a sus habitantes, estos desaparecieron, probablemente asimilados a otras naciones. Pero el pueblo nunca se content con esta explicacin sencilla, y las leyendas acerca de las Diez Tribus surgan y se difundan con mu chas variantes, desde el legendario ro Sambatyn hasta la identificacin de las Tribus con los indios americanos. Todo un ciclo de cuentos se centra alrededor de Alejandro Magno Alexander Mukdon , uno de los reyes que mayor impresin han deja do en el pueblo judo. Alejandro invadi Palestina en a. Sin embargo, era para ellos el prototipo del gran conquistador y del gran rey pagano. Una de las grandes ambiciones de Alejandro era la difusin de la cultura helnica. En la leyenda juda aparece como un hombre bien intencionado, pero desprovisto de sabidura verdadera. Sus rasgos estn tomados sin duda en parte de Plutarco, y Calstenes mismo pudo haber proporcionado motivos para satirizar las desmesuradas ambi ciones y pretensiones del macedonio. Relativamente pocas leyendas o canciones se han dedicado a los macabeos, los heroicos libertadores del yugo greco-sirio, y a Bar Kojb, jefe en la sangrienta guerra contra Roma. Tal parece que el pueblo hu biese querido echar al olvido esas terribles tragedias nacionales y repu diar a sus hroes militares. Gracias por tu interés en nuestra revista. Quisiera saber el nombre de todas las personas que tengan el apellido Cuetochambo. Andrés, maicoljoven hotmail. Mis felicitaciones por la revista. DIEZ años para cumplir un sueño cuyo futuro y desarrollo puede ser tan sencillo como simplemente limpiar el piso de las oficinas, me parece exagerado. A Piedra Libre un pequeño reclamo, no me parece que todas las causas minoritarias sean loables o valientes, de hecho la de Ofer, a mi parecer, dista mucho de ambas. Mi aprecio, Raquel Holder, Raanana. Raquel, gracias ante todo por las amables y entusiastas palabras que nos regalas a Piedra Libre, y nos emocionas que nos leas desde el principio. Ya le hemos hecho llegar a Ofer tu mensaje. La nota LA BATALLA POR SER SOLDADO, es en parte conmovedora y en parte algo que podría llamar, golpear una puerta que nunca se va abrir, yo que pasé por revisación médica a los 43 años y a los 44 me enviaron a tironut y después hasta los 50 año a año, un mes de mi vida dado a las fuerzas armadas haciendo miluim, cuidando y llevando presos, supe lo que es vestir el uniforme del ejército y llevando todo el día conmigo el M16, los cargadores, las balas de goma, el casco y el chaleco a prueba de balas. Ofer Cohen va a tener que conformarse con la decisión de que no lo aceptan en las fuerzas armadas, haga lo que haga e intente lo que intente, el NO ya lo tiene, otra opción no le queda. El viaje desde Argentina a otro país era de ida solamente, no habría retorno. Yo sé muy bien lo que piensan en Argentina con respecto a los que vivimos en Israel. Pero si estamos aquí es porque la decisión que tomamos fue terminante. Un abrazo desde Nazareth Illit, Samuel Lijovitzky. Y antes de finalizar, reitero al Sr Director de Piedra Libre, mis felicitaciones por la excelente labor periodística que lleva a cabo vuestra revista. Le saluda cordialmente, Mario Ablin, oleijerusalem yahoo. Tengo 70 años y vivo en Israel con mi esposa. Juntos recibimos una pensión del gobierno de Israel. En realidad, estoy desorientado y por eso recurro a ustedes para que me ayuden con este dilema. Ambas son de un importe similar y la verdad es que necesito ambas. Desde ya agradezco su buena voluntad. Rolando, en nuestro sitio de Internet, www. Para ello les daría un amplio poder legal para retirar fondos. Muchísimas gracias por su ayuda. Abraham, nosotros no tenemos el conocimiento preciso para responderte. Muchas gracias de antemano y saludos. Carlos Gómez Guemes, jocarquia hotmail. Con no pocos problemas por resolver, y no menos motivos para festejar Jana Beris. Nos concentraremos en tres aspectos puntuales que a nuestro criterio, son un certificado de honor para Israel: Gente que ha buscado en sus fronteras sea refugio que la proteja de guerras en sus tierras natales, en Africa, o mejores oportunidades económicas, ha logrado abrirse camino e iniciar una nueva vida de dignidad y con esperanza de futuro, en Israel. Otros han sido detenidos hasta que se resuelva su situación. Y llegan habiendo oído de otros, sus connacionales y correligionarios, que vale la pena. Hay muchos casos complejos y duros, especialmente de niños y jóvenes Pero también conocemos personalmente a jóvenes que llegaron a Israel provenientes de infiernos sobre la Tierra y son hoy ciudadanos israelíes o al menos residentes autorizados, estudian, trabajan…y que sienten que Israel y su sociedad les salvaron la vida. No idealizamos a Israel. El resorte humanitario. Resorte, decimos, porque esa es la imagen que nos viene a la cabeza cuando hay una tragedia en alguna parte del mundo, un desastre natural cuya envergadura es difícil de captar. Israel salta, realmente, como un resorte, siendo siempre de los primeros en ofrecer ayuda. A juzgar por su presencia en sitios donde la necesidad apremia, podría parecer a veces que es una gran potencia mundial. Pero lo que cuenta, por cierto, es que no es de la boca para afuera. Llegaban médicos de grandes potencias, como Estados Unidos y Rusia, para sumarse a su esfuerzo y trabajar hombro a hombro con los israelíes Mientras otros insultan, demonizan, amenazan, Israel se defiende, sin dejar de crear, sin dejar de comportarse como un digno hijo de la civilización occidental. Sin educar al odio ni a la muerte, sino erigiendo cada día, con sus acciones y sus palabras, un pedestal a la vida. No, no lo idealizamos. En la política oficial y en la sociedad. Pero tenemos clarísimo que otros, que se llenan la boca de condenas desequilibradas y basadas en la mentira, no aportan a la humanidad ni una ínfima parte de lo que aporta Israel. Hay pues, muchos motivos para celebrar. Con su presencia, los sabras, han generado sin saberlo una pequeña revolución en el turismo local. Colaborar en la solución de inconvenientes que pueden sufrir los visitantes. Frente a dificultades administrativas, pérdidas de documentación, contravenciones, enfermedades o accidentes que requieren atención médica e incluso internación o evacuación frente a hechos graves, nuestra comunidad trabaja en forma activa para colaborar en la medida de sus posibilidades. La existencia del consulado honorario en Cipoletti contribuye muchísimo a aumentar la fluidez de comunicación no sólo con la Embajada en Buenos Aires sino también con organismos centrales, lo que permite resolver en horas problemas que antes podían llevar días, o incluso quedaban sin resolver. Este no es un punto menor, ya que los judíos encuentran una organización a la cual acercarse para recibir apoyo, infor-. Nuestra comunidad no es multitudinaria. Abrimos un departamento de inversiones, seguros de vida, gerencial, de pensión, de salud, con personal especializado y actualizado a las leyes. Todos los tratamientos dentales en el centro de Tel Aviv Arreglos de caries Tratamientos de encías Tratamientos de conductos. Estuve en Montevideo, Caracas y Cuba, donde tuve una conversación histórica con Fidel Castro en Durante su cadencia como Rabino Principal de Israel entre y viajó por muchas partes del mundo en visitas protocolares, y Suramérica no. Yo tenía una tía que se escapó con toda su familia a Cuba. Después ellos se fueron a Estados Unidos y sobrevivieron la guerra. En una visita que hice a Venezuela, ellos me preguntaron que quería a cambio de la charla que ofrecí, y yo les pedí si podían arreglarme una visita a Cuba porque me interesaba mucho saber cómo era la situación de los judíos que antes de la guerra pudieron encontrar asilo en. Su peculiar manera de interpretar el mundo a pesar de sus vivencias pasadas, también se proyecta a nuestra cultura latina, y sobre eso, tiene mucho qué decir. Si claro, no he estado mucho, dos veces en Argentina en visitas oficiales como Rabino oficial de Israel, específicamente en Córdoba y Buenos. Me organizaron una avioneta privada, y pidieron permiso a Castro a través del embajador. Ellos me organizaron una avioneta privada, y pidieron permiso a Castro a través del embajador cubano en Venezuela. En , un informe del Ministro de Salud palestino [10] hizo algunas referencias a las infecciones, bajo "enfermedades transmisibles". En , un artista palestino llamado Khaled Jarrar pintó una bandera del arco iris en una sección de un muro de Cisjordania. Jarrar dijo que pintó la bandera del arco iris para recordar a la gente que aunque el matrimonio gay fue legalizado en los Estados Unidos, los palestinos todavía viven en la ocupación. Jarrar criticó la pintura, afirmando que "refleja la ausencia de tolerancia y libertades en la sociedad palestina". De Wikipedia, la enciclopedia libre. Historical reflections. Política y Sociedad..

En nuestros das uno de los aspectos ms interesantes de la cancin popular juda es el canto jalutziano de los pioneros que construyeron Israel y las canciones israeles. Las ms interesantes arraigan del cantar jasdico, caracterizado por su honda y rapsdica alegra o por su triste za peculiar.

Esas canciones son a menudo rtmicas, apropiadas para la marcha o para el acompaamiento del trabajo, o bien canciones de baile, como la meloda del horra. Entre las canciones ms sentidas de los tiempos modernos y que se estn convirtiendo en populares por su amplia difusin hay varias de Hersh Glik El canto de los guerrilleros y de Gebirtig Es brent. Lengua y espritu populares La psicologa de un pueblo se refleja en su lenguaje. En los idiomas usados por los judos, desde el Mujeres traviesas en Kfar Sava hasta los dialectos modernos, hay Mujeres traviesas en Kfar Sava de referencias religiosas, pero escasez de trminos tcnicos relativos a la naturaleza y al combate.

Dicen que el rabe tiene mil expresiones para designar su espada.

Las que tiene el judo son pocas y a veces prestadas. La diferencia no radica nicamente en el vocabulario, sino en sus giros, sus alusiones, su tremenda riqueza en referencias li terarias e intelectuales y su atmsfera de intimidad y de afeccin.

Lo ms caracterstico del habla popular judo es sin duda su cons tante referencia a hebrasmos y a Mujeres traviesas en Kfar Sava creencias religiosas. En las can ciones sefardes encontramos multitud de expresiones y giros hebreos.

Please click for source fueron tambin los que han plasmado el dish, del judeo-alemn. Pero las races etimolgicas del lenguaje tienen considerablemente me nos importancia que el espritu que se expresa en l.

Este se refleja en los cuentos, las leyendas, las canciones y los chistes. Quiz sea el chiste el que mejor nos ilustra lo especficamente judo. Desconoce casi totalmente la risa franca y alegre, producto de la se guridad y del bienestar. El judo del ghetto no se rea cuando uno resbalaba sobre la cscara de una fruta Mujeres traviesas en Kfar Sava se caa al sentarse sobre una silla desvencijada.

Lo risible era ms bien la expresin, la forma en que se encaraban situaciones que muchas veces nada tenan de c mico. El judo es el que ms frecuentemente Mujeres traviesas en Kfar Sava re de s mismo.

Tesoros del judaísmo

Un tipo frecuente de chiste es el que tambin Zangwill utiliz en una de sus novelas: Dice un jasid a otro: Sabes que nuestro tzdik habla con Dios cada da? Cmo Mujeres traviesas en Kfar Sava sabes? El mismo me lo dijo. Y si te dijo una mentira? Hay chistes o giros verbales humorsticos casi intraducibies y casi ininteligibles para un no judo.

Mujeres traviesas en Kfar Sava

Como se ha dicho, un chiste judo es uno que un goi no entiende y que un judo ya ha odo antes. El chiste judo casi nunca es colorado ni grosero.

Porno ca Watch Porn Videos Naked pokemon. El País. Periódico Diagonal. Espacios de nombres Artículo Discusión. Vistas Leer Editar Ver historial. Wikimedia Commons. Palestina en Oriente Medio. S, en verdad, pequ grandemente con esos pensamientos, e incluso entonces tuve miedo de ellos, porque no eran ms que insinuacin del mal, blasfemia y reto al cielo. Pero todos mis esfuerzos para reprimirlos eran intiles, porque brotaban espontneamente, contra mi voluntad cons ciente. Una vez caminaba yo por una de las calles de nuestra ciudad muy abatido, porque las desdichas se iban acumulando, y por falta de clientes, iba perdiendo mis medios de vida, cuando de pronto vi a mi antiguo compaero que vena hacia m. Llevaba la cabeza levantada, el bigote altivamente atusado y tena en el rostro un aire desdeoso. Empujado por algn impulso, como si el demonio me incitara a ello, le detuve y humildemente le salud, como si nada hubiera ocurrido. Pai Przecsczwinczicki, dije en tono de splica. Qu de malo encuentras en m, para que te hayas vuelto para mi un extrao? Qu criatura es esta? Me di M E N D E L E 31 cuenta por esa corta rplica del odio que alimentaba en su corazn, hasta el punto de que apartara sus ojos de su semejante y se negara a reconocer a un amigo. Sin embargo, hice un nuevo intento. No me reconoces, a tu buen amigo y compaero? Te pregunto de nuevo, qu dao te he hecho? En qu he pecado? A quin he robado yo? Y a quin he oprimido? No sabes muy bien que no poseo nada, que no tengo dinero, y que si registraras mi casa desde el suelo hasta el techo, no encontraras ms que ropas de cama gastadas, una mesa y dos o tres sillas cojas, que se sostienen an en pie por milagro? T debes saber mejor que nadie cun pobremente vivo; cmo las papas que cocina mi esposa Jaya, Dios la bendiga, son el nico plato que se ve en mi mesa, y que es eso todo lo que he obtenido con mi trabajo. Tengo acaso que decirte que soy un trabajador, y que trabajo en mi oficio da y noche? Lo s muy bien, dijo desdeosamente. Es vuestro trabajo el que nos quita el trabajo. Y as, todo vuestro trabajo es para perder a los dems. Mi oficio y el tuyo son distintos, dije para justificarme. Yo trabajo con la aguja y t con la lezna, y nadie ha perdido tampoco nada a causa de m, porque soy, gracias a Dios, un sastre de primera clase; t mismo me has hecho toda clase de elogios respecto de los pantalones que te he hecho. Lo principal es que no cargo los precios como otros en mi oficio. Vamos, dije sonriendo amistosamente, no hagas ms tonteras. Ven a mi casa, comeremos de nuevo papas y cebolla frita, y mi esposa Jaya sabe hacerlas. Veo que tus pantalones estn rotos; te han servido unos tres aos Y los zapatos que llevo estn gastados y necesitan que los remienden. No ves cmo nos necesitamos uno al otro? Si nos ayudra mos mutuamente, yo arreglara tus pantalones y t remendaras mis zapatos, y ambos saldramos ganando. Como aquel cuyas objeciones se han contestado, mi compaero se qued callado y desorientado. Pude ver en su rostro que estaba pensando interiormente lo que deba hacer, y pensando que era aquel el buen momento para convencerle, continu: De veras, Pai No eres tan simple como pareces, y en el fondo, estoy seguro de que piensas otra cosa de lo que dices en alta voz. Has estado haciendo tonteras demasiado tiempo, hermano. T no comeras mi puerco, verdad? Entonces, puedes guardarte tu maldito pescado, replic, ardiendo en ira. Entonces, es sobre el puerco sobre lo que quieres querellarte? Bien, slo dir que no puedo comprenderte, porque ests actuando como un luntico. Dime la verdad, Pai, te sientes completamente bien de cuerpo y de espritu? La nica respuesta de mi compaero a esa pregunta fue amenazar me con el puo, y en un instante, haba desaparecido. Despus de eso, no volv a verle. Pero por lo que o, fue uno de los alborotadores en la ciudad de Stettin, de los que quemaron all la sina goga, y particip en esa hazaa. III Mientras Reb Mosh me estaba haciendo ese relato, su hija mayor suspiraba de cuando en cuando y temblaba convulsivamente. De pronto, se puso plida; se levant del asiento y sali a la puerta del comparti miento en busca de aire. Su madre la sigui, con lgrimas en los ojos, mientras que el rostro del padre se nublaba y l permaneca en silencio. Sintiendo, tras de un momento, que era necesaria alguna explicacin, se inclin y me habl en voz baja. Parece ser que su hija mayor, llamada Breindl, estaba prometida con un joven que era aprendiz de carpintero en la ciudad prusiana donde residan. Ese joven la amaba tiernamente, y ella corresponda a su amor de todo corazn. Por consiguiente. Reb Mosh, como padre, haba prometido una dote de doscientos marcos de plata, que pagara en moneda, antes de la boda, a su futuro yerno Zelig. El joven tendra as los medios necesarios para abrir un taller, equipado con los tiles de su oficio; y la fecha de la boda se fij provisionalmente para el momento en que su aprendizaje terminara y obtuviera su califica cin en un diploma de su patrn. Los enamorados esperaban con ansiedad la llegada del da de la boda, y slo les separaban tres meses de su felici dad, cuando se promulg el decreto de destierro. De acuerdo con esa dis posicin, Reb Mosh y los miembros de su hogar salieron al exilio, y los enamorados se separaron. Siento de tal modo lo de mi hija, que dara la vida por su felicidad. El mundo entero se ha vuelto sombro para ella. As, comprend entonces por qu la muchacha suspiraba y temblaba mientras Reb Mosh relataba sus experiencias; y yo mismo tena ganas de llorar, lleno de compasin. El tren se detuvo en una pequea estacin en la ruta. El polaco sac los jarros que estaban bajo el asiento y corri a sacar agua con la bomba. Regres rpidamente y pas la jarra a la redonda, primero a Breindl, luego a Liserke y luego al resto de los nios, de modo que pudieran refrescarse. Sent fuerte impulso de darle las gracias por ello, y as, estaba an ms deseoso de explicacin de todo el enigma. Cmo haba llegado aquel hombre a ligarse a Reb Mosh y a su familia, tras de lo que haba ocurrido entre ellos? Casi en cuanto el tren comenz a andar de nuevo, el sastre hizo un gesto como ahuyentando las aflicciones de su mente, y continu su relato, en su acostumbrado tono irnico. Una vez, en Galitzia, andaba yo vagando en la noche por una calle de una pequea ciudad, cuando vi una taberna, un lugar descuidado y mal iluminado, por una lmpara cuya luz no llegaba a los rincones de la habitacin. Cuando entr, ech una ojeada a las siluetas de las personas que estaban en un rincn oscuro, y o las voces de un hombre y de una mujer que lanzaban maldiciones e insultos. La persona a la que estaban insultando yaca en el suelo, pidiendo piedad y gritando. El hambre y la sed me han empujado a ello, y por eso he comido vuestro pan y bebido vuestro vino, aunque no llevaba un solo centavo en el bolsillo. Pero sus enemigos siguieron insultndole y amenazando con desgarrar sus vestidos por la espalda y quitarle la gorra por va de compensacin. Me di cuenta de que la cruel pareja estaba formada por el tabernero y su esposa, y de que toda su rabia vena de que aquel hombre no tena dinero para pagar la comida. Acostumbrado, como judo, a todas las formas de pobreza y hambre, sent simpata por aquel pobre diablo y me adelant a socorrerle. Inst a los dueos de la taberna a que mostraran piedad, dicindoles pa labras justas y citando la Biblia, que declara que quien comete un delito por falta de pan ha obrado impulsado por la desgracia y debe tratrsele con benignidad. Cuando vi que eso no produca ningn resultado, pagu de mi bolsillo el precio de la comida, y as se callaron y se retiraron. A quin cree usted que reconoc en aquel pobre diablo? Como hacemos los sastres, mir primero a sus ropas y las vi rotas y harapientas. Sus zapatos estaban gastados, la gorra que llevaba en la cabeza estaba grasienta como un trapo y apenas mejoraba su aspecto. En cuanto a su cuerpo, estaba enjuto y reducido a la piel y los huesos y su rostro tena el sello lvido y antinatural del hambre. Por unos mo mentos, permanecimos callados. Al fin, movido por la compasin hacia mi antiguo compaero en su miseria, recobr la palabra. Qu ha sido de t, Przecwinczicki, le pregunt. Cmo has lle gado a semejante estado? Baj la cabeza, y lentamente vino la respuesta, en voz baja y suave: Han dictado los mismos decretos para nosotros los polacos que para vosotros los judos. Y as, ahora tengo que andar vagando como t y mendigar el pan. Verdaderamente, lo siento, dije afirmando con la cabeza. Cmo puedes sentirlo? Por qu no ma nifiestas lo mucho que me odias? Sobre todo t, despus que te trat como a un perro y te molest sin razn? El destierro expa los pecados, cit. Dios no recordar las iniquida des pasadas. Pero yo no puedo olvidar las mas. Porque ahora es mi sino el mismo que el tuyo, he aprendido las mentiras que los bien alimentados cuentan sobre el hambre, y el ciudadano de un pas sobre los extranjeros, y el fuerte sobre el dbil. Buena leccin ha sido para m lo que ha ocurrido aqu en esta taberna. Si solamente los tontos satisfechos pudieran tener la misma experiencia, aprenderan a tener un poco de juicio, y en tonces habra menos disturbios en el mundo. Bueno, puedes perdonarme, si quieres, pero yo me siento an ms avergonzado de m mismo. De todos modos, ests perdonado, le dije. No hablemos ms de ello, porque no eres el nico que has obrado mal, hermano; muchos han pecado como t, en todas las generaciones. Y ahora, vamos a sentarnos juntos y a brindar por nuestra vieja amistad. Pasamos all una hermosa noche y desahogamos nuestros corazones. Era como solamos hacer en los viejos tiempos en Prusia. Recordamos M E N D E L E 35 aquellos das, en que vivamos en paz y ejercamos nuestros oficios; y luego nos contamos mutuamente todos los malos ratos que habamos pasado desde que nos arrojaron del pas. Le di a conocer las preocupa ciones que tena en la mente, y l me refiri las suyas; porque haba andado vagando largo tiempo y no poda ganar su vida entre los extraos. No haba trabajo, y nadie le tendi una mano para ayudarle, porque la competencia en todos los oficios era entonces tal que nadie poda pensar ms que en s mismo. Y as, aquel antiguo zapatero remendn haba gastado sus pequeos ahorros en sus viajes y vendido sus pocas pertenen cias para comprar alimentos, y ya no le quedaba nada ms que las ropas que llevaba puestas. Haca tres das que haba gastado sus ltimos centa vos y su situacin era desesperada. Le anim con un vaso tras otro, porque est escrito: el trabajador merece de su salario, o como yo le el texto: aqul que sufre merece un trago. Y la bebida le encendi de tal modo que me abraz cariosamente y olvidamos todo lo relativo a la vieja querella y nos sentimos felices de estar juntos, hasta que por fin, el tabernero vino a decirnos que haba pasado haca tiempo la hora de irnos a dormir. Era una noche clara y hermosa, y la luna llena brillaba en toda su belleza. El mercado estaba desierto, toda la ciudad dorma, y caminamos en silencio, cada uno sumergido en sus pensamientos. No se oa nada ms que el ruido de nuestros pasos y algn ladrido de perros a lo lejos. Cuando llegamos al cruce de caminos, y era hora de separarme de mi amigo, le tom la mano y me di cuenta de que temblaba y estaba fro como el hielo. Mi alojamiento est en lo alto de esa cuesta, le dije. Por dnde vas? A donde me lleve mi destino, respondi con un suspiro. Pero no tienes dnde alojarte esta noche? Parece que no. Est escrito que los pjaros tienen su nido y los zo rros su agujero, pero yo no tengo dnde posar la cabeza. No hay entre vosotros gentes ricas? Nadie ayuda a los pobres? Nuestra idea de la caridad es diferente, y tambin nuestras gentes ricas son diferentes. Podr uno ser pobre y extranjero, pero si est sano de cuerpo, nadie se apiada de l. Las casas de los ricos no estn abiertas a cuantos llegan, y hay en ellas porteros para que los pobres no entren en los patios. Escucha, dije a mi amigo. Su pueblo escogido. Es slo nuestra, porque ninguna otra nacin ni raza en el mundo tiene fuerzas para aceptarla y soportar su peso. Y puesto que a ti, amigo mo, parece haberte tocado una parte de ese don, no tienes ms salvacin que el judaismo. Quieres decir que tengo que hacerme judo? El Dios de los hebreos no tiene prisa por adquirir ms almas. Est satisfecho con los judos que ya tiene. En realidad, tiene suficiente carga con Sus propios pobres judos. Tiene que cuidar de ellos y sustentarlos con milagros cada da y cada hora. No, no estoy tratando de convertirte. Sigue siendo cristiano, como siempre lo has sido, y con- serva tu religin a tu propio modo; pero hay algo que debes hacer. Tienes que llegar a dominar el arte judo de vivir, y tienes que mantenerte as, si quieres conservarte y soportar el yugo del destierro. Al principio, ser duro para ti, pero con el tiempo, aprenders por medio del sufrimiento, porque el dolor engendra la resistencia. La manija del sitio de su conveniencia como dónde ir! Tras su muerte, en , fue dirigido por Luis. Preocupbase para que no les faltase agua y los protega de todo pe ligro. Al verlo, Dios dijo: David sabr cuidar mi pueblo. La aventura ms terrible de David no fueron sus encuentros con osos y leones, sino con el gigantesco reem cuyos cuernos llegan a una altura de cien varas. El animal estaba dormido, y David, creyendo que era una colina, subi por l. De repente el reem despert, se levant, y David qued parado junto a sus cuernos, a gran altura. En su an gustia, David hizo voto de construir un templo a Dios, tan alto como los cuernos del reem, o sea de cien varas de alto, si lograba salvarse. Dios mand entonces un len. El rey de las bestias inspir temor hasta al reem, que se postr al suelo, de modo que David pudo bajar. En ese momento apareci un venado, y el len sali a perseguirlo. David se salv del reem a la vez que del len. Goliat, el gigantesco filisteo, desafi cons tantemente a los guerreros israelitas. David acept ese desafo. Apenas se acerc al filisteo, cuando ste se dio cuenta de que el joven estaba dotado de una fuerza mgica. La mirada de David fue suficiente para fijar a Goliat en el suelo, impotente para moverse. Tan perturbado que d Goliat por su parlisis momentnea que empez a hablar tonteras y a amenazar a David con que arrojara su carne al ganado del cam po, como si los animales domsticos comieran carne humana. Se conoce que el hombre est loco, se dijo David, y su suerte est sellada. Tan seguro estaba de su victoria que replic: Yo echar tu cadver a los pjaros. Cuando Goliat oy la palabra pjaros, alz la vista para ver si haba algunos volando. Ese movimiento de la cabeza desplaz su casco ligeramente, y al instante la piedra lanzada por David le dio en la frente. David y el dolo David subi al Monte de los Olivos y dijo a sus servidores: Traedme un dolo. Los servidores salieron en busca de un dolo y se encontraron con Jushai Arquita, el amigo de David. Este les pregunt: Adonde vais? Ellos respondieron: David, nuestro rey, nos orden que le trajramos un dolo. Muy asombrado, Jushai fue a David y le pregunt: Dime, oh rey, por qu ordenaste que tus servidores te traigan un dolo? Deseo prosternarme ante l. Pero David le habl: No te entristezcas, amigo mo. Ya sabes que mi fama en el mundo es grande y tengo el renombre de ser el hombre ms virtuoso, ms bueno y ms justiciero. Decid pues postrarme delan te de un dolo, para difamarme a m mismo. El pueblo dir ahora que s hay prueba de que Dios gobierna al mundo y que El castiga an al rey David por sus pecados. El huevo prestado Salomn hizo prueba de gran sabidura an bajo el gobierno de David, su padre. Un da el rey ofreci un banquete a sus prncipes y oficiales, al que tambin asisti un joven recin llegado a la capital. Los manjares eran exquisitos, y el joven apenas si se dio cuenta de que haba acabado con todo lo que se le haba servido, mientras que los dems comensales estaban conversando y tenan sus platos a medio llenos. Avergonzado por sus modales poco corteses, el joven se diri gi a su vecino pidindole un huevo para colocar en su plato, que prometa devolver cuando lo pidiese su vecino. Con una sonrisa maliciosa el vecino puso un huevo en el plato del joven y le dijo: Pero recuerda lo que prometiste. No tengas cuidado; no me comer el huevo. Te lo devolver en cuanto me lo pidas. Sin embargo, el vecino no pidi el huevo y la comida lleg a su fin. Pasaron unos aos, y el joven se encontr en la calle con su veci no de mesa. Aqul lo salud efusivamente y le dijo: Ha llegado el tiempo de que me devuelvas el huevo que te prest. El joven contest que fueran a ver al juez, en vista de que su ex compaero insista seriamente en tan exagerado pago. El juez, despus de or la queja, dictamin que el joven deba efectivamente una gran cantidad de gallinas. Entristecido por no poder cumplir la orden del juez, el joven vagaba por las calles, cuando se encontr con el prn cipe Salomn. Por qu andas tan deprimido? El joven le contest lo que le haba sucedido. Cuando alguien te pregunte lo que haces, di que ests sembrando habas cocidas; puesto que un sabio juez del rey dictamin que de un huevo cocido salen mi les de pollos, t estaras seguro de que las habas cocidas producirn una magnfica cosecha. As lo hizo el joven, y el asunto se coment entre grandes carca jadas entre los oficiales y soldados. El rey no tard en enterarse y mand llamar al joven. Cuando supo lo que haba ocurrido, le envi nuevamente ante el juez quien esta vez fall que slo deba un huevo cocido. David sospech que el joven haba hablado con Salomn, y que ste haba tenido la idea de defender en esta forma los intereses del joven. Las bodas de Salomn El rey Salomn tom por esposa a la hija del faran de Egipto. Fue entonces cuando el arcngel Gabriel coloc un palo en el mar. Po co a poco se junt tierra alrededor del palo, hasta constituir tierra firme y all se edificaron las primeras casas de Roma. La celebracin de la boda con la princesa egipcia tuvo lugar el mismo da que la consagracin del Templo. El pueblo celebr con mayor alegra la boda que la dedicacin del Templo, de acuerdo con el pro verbio: Todos halagan a un rey. En la noche nupcial, la princesa orden que sus servidores tocasen mil instrumentos musicales diferentes, que ella haba trado de la corte egipcia; y conforme los tocaban, se mencion en voz alta el nombre del dolo al que estaba consagrado el instrumento. Tambin mand colocar por encima del lecho una cubierta adornada con perlas y dia mantes que relucan como estrellas en el cielo. Cuando quiera que Salomn quera levantarse, vio esas estrellas y pensaba que an era de noche, de modo que sigui durmiendo. El pueblo estaba entristecido, porque no se poda ofrecer el holo causto diario en el Templo, pues las llaves del santuario estaban en po der de Salomn, que las haba puesto debajo de su almohada. Nadie se atreva a despertar al rey, hasta que se avis a Betsab, la madre de Salomn. No seas como los que beben vino y viven en medio del vicio. Al ver aquello, Dios decidi la destruccin de la ciudad de Je- rusaln, pues se confirmaba el dicho del profeta: Para ira ma ha sido esta ciudad desde el da en que fue construida hasta hoy Jeremas XXXII, Sabidura de Salomn Tres hombres se presentaron ante el rey Salomn para que los juzgase. Haban viajado juntos. Al aproximarse el sbado, decidieron descansar y enterraron su dinero en un lugar escondido, pues no est permitido llevar dinero el da sbado. Despus del da festivo fueron al escondite y encontraron que alguien se haba llevado el dinero. Pero quin haba sido? Nadie ms que ellos saba del secreto. El rey les dijo: Resolver vuestro problema, pero como sois gente entendida que ha viajado mucho, quiero que deis vuestra opinin sobre un caso que me someti el rey de Roma. En el reino de Roma vivan un joven y una muchacha que juraron no contraer matrimonio con otro, a menos de obtener para ello su mutuo permiso. La muchacha se comprometi algn tiempo ms tarde con un hombre que ella amaba, pero se neg a contraer matrimonio, a menos que obtuviese el permiso de su amigo. Fue a verlo y llev mucho oro consigo para sobornarlo. Pero su antiguo amigo no quiso aceptar los regalos. Dominando su propia inclinacin por la muchacha, dese mu cha felicidad a la joven y a su prometido, y les dio el permiso re querido. Al volver a su hogar, la feliz pareja fue asaltada por un bandido que estaba dispuesto a robar a la joven y el dinero. Ella le suplic- que se quedara con el dinero, pero que la dejara seguir en paz, con tndole que el compaero de su juventud haba dominado su pasin por ella. Con ms razn le deca debes t temer a Dios y do minarte, que eres un hombre de edad. Sus palabras tuvieron efecto, y el bandido la dej ir, dejndole incluso su dinero. Ahora bien dijo Salomn se me pregunta cul de los tres ha actuado con mayor nobleza: la muchacha, su compaero o el bandido. Vosotros qu pensis? El primero de los tres viajeros contest al rey: Yo alabo a la muchacha que supo guardar lealmente el pacto contrado. El tercero observ: Fue ms noble el bandido, puesto que sola mente se le pidi que dejara ir a la mujer y pudo haberse quedado con el dinero. La ltima respuesta convenci a Salomn que ste era el ladrn. Su admiracin por la actitud del bandido indicaba su propia ansia de dinero. Al examinarlo detenidamente, el rey logr que confesara su culpa y dijera dnde haba escondido el dinero robado. Cada de Salomn El rey Salomn entenda el lenguaje de los animales y tena poder sobre todos los demonios. Y sin embargo, a los ojos de Dios era un pecador que mereca un castigo ejemplar, pues haba violado tres mandamientos de la Tor: tena mil esposas, muchos caballos y gran nmero de tesoros de oro y plata. El rey judo no debe acumular nin guna de estas cosas. Y as es como el Eterno lo castig: Un da Salomn tom prisionero a Ashmodai, rey de todos los demonios. Le mand poner cadenas. Cuando lo fue a ver, Ashmodai dijo al rey: Tengo un gran secreto a confiarte, pero no lo puedo hacer a menos que me prestes por un momento tu anillo mgico. Salomn le dio entonces el anillo en que se hallaba inscrito el nombre inefable de Dios. Apenas lo tuvo en la mano, el demonio lo arroj hasta el mar, donde un pez se lo trag. Y con eso el rey perdi su poder sobre los demonios. Ashmodai se levant y arroj al rey a una distancia de cuatrocientas millas de Jerusaln, en medio del de sierto. El rey estaba en un paraje deshabitado. El sol ardiente le que maba. Comprendi que haba cado vctima de Ashmodai. Decidi buscar a gente que le pudiera dirigir a su capital y a su palacio. Despus de andar mucho rato por el desierto, lleg a un oasis donde encontr a unos pastores con su ganado. Ellos le dieron agua y alguna comida. Despus de comer Salomn pregunt: A qu distancia se halla Jerusaln? Jams hemos odo el nombre de esa ciudad. Salomn reflexion: Son pastores jvenes e ignorantes. Hacia el atardecer se encontr con un hom bre viejo que andaba apoyado en un bastn. Es la primera vez que oigo estos nom bres respondi el viejo. Salomn se entristeci al oir esto. Sigui su camino hasta llegar a una aldea. Para entonces tena muy mal aspecto y su ropa estaba maltratada. Se dio cuenta de que los transentes le miraban con compasin. Finalmente encontr una casa donde viva un judo y su esposa, y les dijo: Amigos mos, no os fijis en mi apariencia. Aunque estoy des calzo y cubierto de harapos, soy el rey Salomn, hijo de David. Me su cedi una desgracia y he sido arrojado a un pas lejano y a la miseria. Dadme alimento, porque tengo hambre. El judo le mir compasivamente y dijo: Pobre loco, te daremos de comer. Pero has de saber que el gran rey Salomn est en Jerusaln. El rey comi, entristecido, y fue hasta la gran ciudad de aquella comarca. All se present ante un judo rico y le dijo: Te suplico me des alimento, vestido y zapatos. Cuando regrese a mi capital, Jerusaln, te pagar cien veces lo que me des. Quin eres? Soy Salomn, hijo de David, rey en Jerusaln. El rico se ech a rer y le pregunt: Si realmente eres Salomn, el ms sabio de los hombres, cmo es posible que ests vagando como pordiosero en un pas extrao? Es ese el fruto de tu sabidura? Salomn le explic entonces todo lo que haba ocurrido, y el rico le llev a su casa y cont la historia de Salomn a su mujer y le dio alimentos y vestidos. Pero la mujer del rico agarr de repente un palo y comenz a pegarle a Salomn. Qu te sucede, mujer? Por qu me pe gas? No te enojes le dijo el rey y escchame. Muchos hombres se diran: la mujer con que me cas es mala; la divorciar y tratar de encontrar otra mejor. Quiz tenga yo la fortuna de encontrar una virtuosa, de la que Salomn dice que hay una entre mil. Pero puesto que escrib que no hay ni una. El profeta Elias Elias haba sido un ngel aun antes de la Creacin. Si Te parece bien, bajar a la Tierra y ser til a los hijos de los hombres. Dios cambi entonces su nombre y le dio permiso para morar entre los hombres, con objeto de convertirlos a la fe verdadera y a ensearles a adorar al Eterno. Cumplida su misin, tuvo que volver al Cielo y fue el espritu guardin de los hijos predilectos de Dios. Su nombre de ngel es Sandalphon, uno de los ms poderosos de la gnea hueste. Llev una caja de joyas valiosas como regalo al emperador. Pero en el camino, ladrones abrieron la caja y substituye ron vil arena en lugar de las joyas, sin que el rab se diera cuenta de ello. Cuando ste lleg a Roma y entreg el obsequio, los oficiales del emperador creyeron que se trataba de una burla, y Rab Najum fue condenado a morir. El rab nunca perdi confianza en Dios y dijo, como lo haca siem pre: Esto tambin es para bien. Con su ayuda se toma la fortaleza ms pode rosa. Los romanos estaban precisamente empeados en un largo sitio de una gran fortaleza y decidieron hacer uso de la arena. Echaron un puado de ella contra los muros y emprendieron el ataque. Lo que no haban podido lograr en meses, les result fcil aquella vez y en segui da se apoderaron de la fortaleza. Rab Najum fue liberado y regres a su tierra con muchos obse quios y honores. Elias y el pobre Un pobre hombre estaba rezando con toda su alma implorando la ayuda de Dios, pues no tena ni un pedazo de pan que darle a sus hambrientos hijos. No tena parientes ni amigos y suplicaba a Dios que tomara su vida si no le poda ayudar en otra forma. Apenas haba terminado de rezar, cuando el profeta Elias se ha llaba delante de l. Le pregunt por el motivo de su tristeza. Cuando el pobre le hubo contado todo, Elias le dijo: Tmame y vndeme como esclavo. Con eso tendrs bastante para tus necesidades. El pobre se neg a ello, pero tanto insisti Elias, que el pobre lo vendi finalmente por ochenta denarios. Esa suma fue el ncleo de una fortuna respetable que el pobre logr amasar posteriormente. Elias fue vendido como esclavo a un prncipe que se alegr mu cho de saber que el disfrazado profeta era un arquitecto, pues hace tiempo que proyectaba la construccin de un palacio. Al discutir la construccin, le prometi a su nuevo esclavo la libertad si la construc cin llegase a terminarse antes de seis meses. Esa misma noche Elias or, e instantneamente el palacio proyectado se alz del suelo, per fecto en todos los detalles. El prncipe qued asombradsimo al ver su palacio en el sitio sealado y busc en vano al arquitecto esclavo para premiarlo, pues ste haba desaparecido. Comprendi entonces que las haba tenido que ver con un ngel. Este llev a Elias al palacio del rey, donde un sacerdote le pregunt: -Eres un erudito? El profeta respondi: Conozco un poco. Nota publicada en PL web - Agosto Y en una de sus dimensiones, también los vínculos amorosos. El contrapunto que existía entre el desvío artístico y el sexual, el surrealismo o el dadaísmo y el disolvente universo freudiano, solían organizar aquellas tensiones. Hace casi cuatro décadas, "Una giornata Particulare" de Ettore Scola, con Marcelo Mastroiani y Sofía Loren, ilustraba la diferencia sexual y su relación con el fascismo, a través del vínculo de un homosexual y una de las "madres vientres" glorificadas por Mussolini. El personaje de la historia real de "La chica danesa" fue el pintor paisajista Eynar Wegener, el primero que intentó transformar anatómicamente su identidad. En el film adquiere relevancia su esposa Gerda, talentosa pintora de retratos de vanguardia. Es tu oportunidad de reencontrarte con ellos. Para hacerlo envíanos un email con tu pedido a piedralibre gmail. Soy Fanny Daniszewski y me encanta leer su revista. Quiero con estas líneas saludarlos y saludar a todos los que se encuentran en Israel y pasaron por Macabi. Soy socia vitalicia y fui 43 años cajera de dicha Institución. Como en el mes de mayo si Dí-s quiere estaré en Tel Aviv me gustaría poder comunicarme con él. Quisiera tener noticias de él. Soy Bernardo Strass y mi email es bernardostrass hotmail. Les agradezco mucho. Les escribo desde Buenos Aires, Argentina. Deseo puedan reenviarle a Efraim este correo, para que él me escriba. Es muy importante para mí hacer contacto con él. Agradeceré vuestro envío o teléfono de contacto para que sepa mejor y me reconozca. Soy la hija de Lidia Golombek. Patricia Schister, pvschister yahoo. Su marido se llamaba Yankel Nudelman. Mi teléfono es Si te interesa unirte, escríbenos al email kajira0 gmail. Busco gente para un proyecto Busco voluntarios para poder iniciar un proyecto para ayudar a madres solteras, adultos mayores, discapacitados, familias pobres. Para encontrarse y pasarla bien Estoy formando un grupo de encuentros de gente de 45 a 65 años en Jerusalem, una vez por semana para compartir amistad, charlas, salidas, etc. Me llamo Sergio Novik y soy el coordinador. Quién esté interesado en ser parte del grupo, por favor comunicarse al teléfono o por email sergionovik yahoo. Mi amigo tenía una panadería justo enfrente, en esa época. Busqué en la guía nacional, y no figura nadie de ese nombre. Cualquier dato relacionado con este tema, por favor escribirme a mi email: dianaalic gmail. Desde ya muy agradecida. Aprovecho para enviarles un cordial saludo. Vivió hasta hace 10 años en Netanya calle Wolfson 9, Neve Itamar. Y a Cynthia Romina Rajmanovich. Me llamo Adolfo Lasebnik. Soy argentino y vivo en Tel Aviv hace 10 años. Busco a una amiga de Buenos Aires que se llama Sarita Baseas. Perdí el contacto con ella hace 35 años, era una amiga de la barra. Vivía en Avellaneda, en la Av. Mitre donde tenía una juguetería. Si alguien tiene alguna información de ella me puede escribir al mail: marianolas hotmail. En Jerusalem estamos tratando de reorganizar la estructura de la Olei y buscando nuevos voluntarios. Los que teníamos antes, se han puesto muy mayores y en su mayoría se han retirado. Escribo desde Argentina y me gustaría saber el e-mail y celular de mi primo Gualberto Popik; quien también es argentino. Se radicó en Israel en los años sesenta y cambió de nombre y apellido, ahora se llama Eli Peer, domicilio: Kibutz Ashdot Yaacov Ichud Onemek Haiarden, teléfono Cordial saludo. Soy argentina, viuda y deseo conocer a un buen compañero entre 54 y 62 años, que viva en el centro del país, para una relación seria, que esté totalmente resuelto en todos los aspectos de la vida. Me llamo Yunior, tengo 36 años y busco una compañera para formar un matrimonio, que tenga entre 25 y 42 años. Que sea de Cuba, de Argentina o de otro país de Suramérica. Soy liberal, sin perjuicios, soy muy cariñoso, trabajo como técnico en electricidad. Soy alto, mido 1,83, peso 75 kg. Me gusta leer, ir a la playa, a un camping, practicar boxeo y conocer lugares de interés histórico cultural. Teléfono Saludos desde Cuba. Durante miles de años ha dictado tendencias, crecimientos y fortalecimientos de países, sociedades, comunidades. De repente, empezaron a llegar de forma continua a nuestro país cantantes del primer orden del mundo latino a hacer sus presentaciones. Al contrario. Ahora incluso..

Fustiga la estu pidez, pero sobre todo, se re del propio infortunio, de la habitual mala suerte del judo, particularmente en Check this out y Rusia, parodia la Mujeres traviesas en Kfar Sava timoniosidad de los rabinos jasdicos y la credulidad de sus adeptos.

Aun los nuevos chistes de Israel se burlan de las deficiencias de todo gnero. Son casi incomprensibles fuera de su contexto espiritual y social los chistes y retrucanos Mujeres traviesas en Kfar Sava se refieren a los estudios talmdicos.

Sirva como ejemplo el estudiante del Talmud que le dice al otro en el can Mujeres traviesas en Kfar Sava propio de la argumentacin legalista talmdica: Si me es permitido sacar dinero de mi propio bolsillo, del que ningn otro tiene derecho a sacarlo, con mayor razn aqu se emplea el a fortiori arameo tendr derecho a sacar dinero de su bolsillo, del que hasta l mismo tiene derecho a sacarlo.

Es esta una parodia de la lgica talmdica. Encontramos este tipo de judaizacin tambin en otros campos, ver bigracia al tratar de animales. Son pocos los animales que el judo comn y corriente conoce. Casi siempre vive en una aldea o en una ciudad, puesto que requiere Mujeres traviesas en Kfar Sava vida comunal para observar su religin.

Las constantes bendiciones y rezos provocaron una modalidad ex presiva, Mujeres traviesas en Kfar Sava todo en dish, de la maldicin que en ocasiones llega a ser muy imaginativa. Tambin es posible que sea una influencia orien tal, pues el rabe maldice hasta Mujeres traviesas en Kfar Sava abuelo Mujeres traviesas en Kfar Sava tu camello. En dish era casi siempre del dominio de la mujer, que en esa forma daba expresin a su descontento.

Maurice Samuel, en su precioso libro The World of Sholem Alei- chem nos ofrece la siguiente descripcin de la maldicin dish: La apro ximacin ms cercana a la maldicin Mujeres traviesas en Kfar Sava, por su ingenuidad, variedad, volumen, complicacin y perfeccin se halla en el anatema de la Iglesia medieval. Pero hay una diferencia: la maldicin eclesistica te congela la sangre, mientras que la maldicin dish provoca la risa. Es risible, por que al revs de la Iglesia, no cree ni pretende creer en su propio poder malfico.

Mientras mayor su exuberancia, mayor su pomposidad irreal. Es el reductio ad absurdum de la maldicin. Por otra parte, encontramos maldiciones que provocan cuando menos una sonrisa, debi do a su exageracin, como cuando Tvie, clebre personaje de Shlem Aleijem, le desea a un casamentero que todo un cuartel se desplome so bre l.

El desplome de una casa, por modesta que fuera, sera suficiente para aniquilar al casamentero Efran, pero un cuartel le presta grandeza a la maldicin. El lujo de los detalles anula lo terrible de la tal maldicin. El judo viva en Mujeres traviesas en Kfar Sava religin hasta el extremo de que no tomaba un vaso de agua ni haca sus necesidades, sin pronunciar las frmulas religiosas respectivas. Todo su pensamiento, toda su vida diaria estaban ntimamente relacionados con su mundo religioso.

La mujer no tena obligacin de cumplir con los seiscientos trece preceptos tradicio nales, pero tambin ella just click for source constantemente mritos. Semejante vida estaba tan dedicada al judaismo que no dejaba lugar a otros intereses y no los toleraba. Ejemplo notable de este servicio femenino al Mujeres traviesas en Kfar Sava del judaismo es la historia de Beruri, esposa de Rab Meir, que participa a su esposo la muerte de sus dos hijos en la forma de la parbola del tesoro que le Mujeres traviesas en Kfar Sava a guardar y que cierto da haba que devolver.

Beruri estaba tan convencida que deba devolver sus tesoros a Dios, cuando ste los peda, que incluso se sinti con mayor fuerza de alma que su propio esposo. El amor romntico estaba supeditado, aunque no totalmente elimi nado. Lilit, demonio femenino malfico, era la personificacin del amor apasionado y culpable. Los jvenes judos quedaban comprometidos en matrimonio por eleccin de los padres, los que tomaban en cuenta ante todo el abolengo. Lo que ms contaba era la erudicin, el renombre y prestigio rabnico de la familia.

Solamente en la poca moderna se substituy el prestigio del dinero, hasta que todo el sistema de los com promisos por conducto de padres y casamenteros cay casi enteramente en desuso.

La felicidad de las jvenes parejas estaba mejor asegurada antao de lo que ocurre actualmente, no slo por la sumisin de ambos cnyuges a las costumbres, sino porque la eleccin de los padres ase guraba una armona mayor de la que se obtiene por el amor a primera vista. La religin juda ha estado restringiendo constantemente la fa cilidad del divorcio en sus comienzos muy grande para el hombrepero no porque los lazos familiares fueran dbiles en la tradicional familia juda ocurra todo lo contrariosino para dar mayor proteccin a la mujer.

Un matrimonio no se haca a la ligera. Cierto que las uniones esta ban hechas en el cielo, pero aqu abajo haba que ayudar un poco a las fuerzas celestiales, y el shdjen casamentero era a menudo el electo por la- Providencia para realizar esa labor, y cobraba un mdico porcentaje de la dote.

Los que denigran nuestras viejas costumbres afirman que todo lo que interesaba a los padres de los futuros novios era el dinero. En la buena sociedad del ghetto el abolengo contaba ms que la fortuna, aunque sta tampoco se despreciaba. En el hombre era esen cial su erudicin rabnica, el buen nombre y prestigio de los padres y de toda la familia. Tambin para la mujer existan esas condiciones, con excepcin de la erudicin. En lugar de esta, el hombre apreciaba que fuera buena cocinera. Probablemente no hay pueblo tan patriota y leal a sus costumbres como el judo, cuando se trata de la cocina.

Hay muchos judos que son negros hombres desnudos de imágenes gordos judos culinarios y cuya pertenencia al pueblo elegido se manifiesta exclusivamente por su aficin a las borrecas o al baklab tan apreciado por los nios cuando es sefard, por el cholent, el borsht, los guefilte fish y otros manjares que hacen que les llegue el agua a la boca.

Un lkshn kugl es un argumento de unin mucho ms poderoso que sermones y discursos. Pensndolo bien, los folkloristas probablemente han pasado por alto esta manifestacin interesantsima y poderosa de las costumbres popu lares, y es tiempo que se le ponga remedio.

Y ser difcil agregar una muestra en cada libro de folklore, como se agregan mapas ilustrativos en ciertos libros de viajes. Supersticiones Si eliminamos algunos ritos de origen religioso que han dado lugar a supersticiones, casi todas las creencias supersticiosas de los judos in cluso las de colorido religioso, provienen de fuentes ajenas.

Las que aun se practican en ciertos lugares se relacionan principalmente con mo mentos peligrosos o difciles de la vida, tales como el nacimiento, enfer medades y muerte. Amuletos, oraciones y a veces ciertas hierbas ruda se colocan en la cama de una parturienta, para protegerla contra los de monios y el mal de ojo. Para salvar a un enfermo grave se sacrifica Mujeres traviesas en Kfar Sava gallo o una Mujeres traviesas en Kfar Sava kapar con la idea de desviar al ngel de la muerte.

La mezuz, rollo con algunas frases bblicas, est considerada a ve ces como proteccin, y muchos soldados judos Mujeres traviesas en Kfar Sava la llevan suspendida del cuello. Las supersticiones florecen en agrupaciones judas atrasadas, principalmente en los pases del Prximo Oriente, Norte de Africa y, antes de la segunda guerra mundial, en Polonia, Rusia y co marcas aledaas.

En Polonia se acostumbraba a medir las tumbas con un hilo y pedir la intercesin del muerto. El jasidismo produjo una nueva floracin de supersticiones y creencias en milagros, pues crease a muchos rabes jasdicos dotados de poderes sobrenaturales. En algunos casos discutan con Dios y go here reprendan.

Hay varios cuentos jasdicos, segn los cuales tal o cual rab hubiese tenido el poder de obligar a Mujeres traviesas en Kfar Sava a actuar en cierta forma. La costumbre de caminar en crculo alrededor del dosel nupcial es de orden mgico: un crculo mgico para impedir el acercamiento de demonios; la de echar un pedazo de masa al fuego alusin dizque al holocausto del Templo es de origen pagano, lo Mujeres traviesas en Kfar Sava que la forma de trenza de la jle de origen germano y que proviene de la costumbre de las mujeres de ofrendar sus trenzas.

La ceremonia juda ms nota ble de origen pagano es sin duda el bar mitzv o confirmacin, rito de pubertad universal que adquiri coloracin religiosa importante en tiem pos modernos.

En las leyendas judas encontramos un sinnmero de creencias su persticiosas, que no gozan de aprecio en crculos cultos o mejor dicho, no gozaban, puesto que tanto las creencias como las leyendas son cosas del pasado pero que han originado bellas creaciones artsticas ilustrativas. Sirva de ejemplo Mujeres traviesas en Kfar Sava de los ms bellos cuentos del gran escritor dish Y.

Peretz, No codiciars.

Citas mujeres judias ver putas

Ese cuento est basado en la creencia de la transmigracin de las almas guilgul y la reincarnacin. Esta no es ar tculo de fe ni mucho menos, ni es objeto de click the following article rabnicos, pero s un concepto familiar en el ghetto de Europa Oriental. Los cuentos de Pretz y de algunos otros escritores dish abundan en este tipo de elementos que re flejan la creencia en ngeles, demonios, tentaciones de Satans, acusado res y defensores celestes, contabilidad de actos buenos y malos en el Cielo, etc.

Para el Mujeres traviesas en Kfar Sava judo del ghetto y a veces para el erudito rabnico no caba duda alguna de que se podan realizar milagros mediante el manejo esotrico del nombre de Dios, como por ejemplo en el relato de Rab Jos de la Reina, ni tena nada de extrao que un tzdik como Rab Levi Yitsjok de Mujeres traviesas en Kfar Sava se enfrentara a Dios y le llamara a cuen tas por las Mujeres traviesas en Kfar Sava miserias que tiene que sufrir Su pueblo.

Este folklore refleja el eterno optimismo del pueblo que espera pacientemente y anhela el advenimiento de un mundo mejor. Desgraciadamente, la segunda guerra mundial y, aun antes, el nazis mo han destruido el pueblo creador de ese tesoro.

Con deportaciones y ejecuciones, hambre y terror, bombas e incendios exterminaron los cen tros judos de Polonia, Ucrania, Rumania, Hungra, Salnica y tantos otros lugares donde existan comunidades judas florecientes. En esta forma casi han asesinado tambin al folklore judo.

Rihanna Pornz Watch Porn Videos Wive Fucking. January 28, January 21, No vengas. November 16, Mar Muerto. October 28, October 24, Durante su cadencia como Rabino Principal de Israel entre y viajó por muchas partes del mundo en visitas protocolares, y Suramérica no. Yo tenía una tía que se escapó con toda su familia a Cuba. Después ellos se fueron a Estados Unidos y sobrevivieron la guerra. En una visita que hice a Venezuela, ellos me preguntaron que quería a cambio de la charla que ofrecí, y yo les pedí si podían arreglarme una visita a Cuba porque me interesaba mucho saber cómo era la situación de los judíos que antes de la guerra pudieron encontrar asilo en. Su peculiar manera de interpretar el mundo a pesar de sus vivencias pasadas, también se proyecta a nuestra cultura latina, y sobre eso, tiene mucho qué decir. Si claro, no he estado mucho, dos veces en Argentina en visitas oficiales como Rabino oficial de Israel, específicamente en Córdoba y Buenos. Me organizaron una avioneta privada, y pidieron permiso a Castro a través del embajador. Ellos me organizaron una avioneta privada, y pidieron permiso a Castro a través del embajador cubano en Venezuela. Ese fue el primer encuentro que tuve con un judío durante mi visita, nunca lo olvidaré. Es un problema que venimos arrastrando desde la época de nuestros patriarcas, donde todos tuvieron de alguna u otra forma que tomar decisiones y escapar de su tierra y son testigos de una forma de antisemitismo. Muchos han creído que tenían la solución, y hasta hoy, no se ha encontrado. El antisemitismo es una enfermedad del alma que afecta de forma internacional, y no se puede explicar de manera lógica, no hay una fórmula para esto. En Polonia decían que odiaban a los judíos por ser diferentes, por el idioma que hablaban, por la ropa que vestían, no soportaban al extraño. Es increíble como esa teoría decae, en Alemania vieron que esa no era la razón del antisemitismo. Eso es lo que somos en los países europeos y sudamericanos, a nadie le gusta el individuo diferente en su propio territorio. Ese es todo el problema. Entiendan que no hay nada qué comprender porque no hay lógica. Para mí no hay nada mejor que ser un pueblo fuerte y unido en Israel. Solamente con el permiso del gobierno. Una vez hice algo así, cuando el ahora ex presidente de Egipto Hosni Mubarak me invitó a una reunión con él, le pedí permiso al entonces canciller de Israel Ariel Sharón, el cual me autorizó esa visita, e incluso me solicitó que le solicitara nuevamente a Mubarak la liberación de Azam Azam. Esa misma noche que volví, recuerdo que me llamó Sharón a preguntar sobre los detalles de la entrevista. Por ejemplo, la familia Pollack de Chile, que vinieron e invirtieron en la empresa Polgat en Kiriat Gat, le han dado a miles de familia sustento y trabajo durante varias décadas. Y pensar que ese aporte fue el de una sola familia. Hay oportunidad de construir en Israel lindas casas y vivir en buenos barrios. Por ejemplo Modiín, que con menos de 15 años, esta ciudad a 20 minutos de Tel Aviv y 20 minutos de Jerusalem, con tren, escuelas, sinagogas, centros comerciales, mucha juventud, y crece sin parar, es un ejemplo de lugares de alto nivel que los latinos pueden asentarse. Yo estoy dispuesto a aprender español e invitar a los latinos a que vengan a desarrollar ciudades así. De hecho, yo mismo participé en la inauguración de la ciudad y la puesta de la primera piedra. Yo sé que a muchos venezolanos especialmente, les gusta mucho la zona de Shoham. Todo gira en torno a ella. En Israel esto claramente es distinto. Para poder identificarse con el pueblo judío, cada uno puede seguir haciendo su vida normal, respete lo que respete, lo puede hacer igual sin la necesidad de acudir a la sinago-. El antisemitismo es una enfermedad del alma que afecta de forma internacional, y no se puede explicar de manera lógica. Israel Meir Lau nació en en Piotrkow, Polonia. En octubre de , su padre Moshe Jaim Lau, el rabino de la ciudad, y su hermano mayor de 13 años, Shmuel, fueron deportados al campo de exterminio de Treblinka, donde fueron asesinados. Israel Meir, de 5 años, su madre Jaya y su hermano Neftali, se las arreglaron para escapar de la deportación. Temiendo correr el mismo riesgo que su esposo y su hijo ya asesinados, Jaya le pidió a Neftali que cuidara y protegiera a su hermano menor. En Jaya fue enviada al campo de Ravensbruck, donde fue asesinada. Pero Israel Meir y Neftali fueron enviados al campo de trabajos forzados de Czenstochowa y en al campo de concentración de Buchenwald, donde fueron liberados el mismo año. Al terminar la guerra los hermanos viajaron en un barco con niños huérfanos hacia Israel y continuaron con su educación religiosa y comenzaron una nueva vida en el país. La parte religiosa se concentraba solamente en las ciudades santas: Jerusalem, Hebrón, Tiberias y Tzfat, y hoy lo vemos en todo el país. Primero que todo hay que aclarar que existe un gran estigma sobre Tel Aviv. Yo como Rabino principal de la ciudad, doy personalmente certificados de kashrut a diferentes restaurantes de la ciudad. Los dueños de los lugares, aunque no sean gente religiosa, saben que si quieren mantener su negocio, deben estar dispuestos a cerrar su local en Shabat y festividades, para poder tener el certificado. Comprenden que si no lo hacen, el resto del año su. Son los judíos los que mantienen esas sinagogas funcionando. Hay gente en Tel Aviv que quiere y vive el Shabat Me duele mucho ese estigma, se pierde mucho la verdad. Yo vivo en Tel Aviv, en Kikar Hamedina, y cuando salgo en Shabat, se respira el descanso, se puede cruzar la calle sin miedo, no hay un solo ruido. Hay gente en Tel Aviv que quiere y vive el Shabat. Nadie escribe de eso tampoco. Yo soy el Rabino de una ciudad judía, una de las primeras de Israel, y claro que me duele cuando generalizan la situación. Mi objetivo es que el pueblo de Israel sea creyente y siga el legado de nuestros patriarcas y que vayan por el camino que nos enseñaron las generaciones anteriores. Colaboraron con la nota Paul Chamah y León Amiras. Una oportunidad que si no se aprovecha, se pierde. Batiendo record histórico, 3. El turismo judío a Israel, lamentablemente, no abunda. Como judío, estos datos me alteran. Tal vez es esta la razón que me impulsa a seguir dedicando mi vida a la educación judeo-sionista. MASA es un proyecto creado por el Estado de Israel y la Agencia Judía precisamente con el propósito de acercar Israel a jóvenes judíos de entre 18 y 30 años. Millones de dólares son invertidos año a año en becas para jóvenes en programas que tienen de 5 a 10 meses de duración. Recuerdo lo maravillado que estaba promocionando programas subvencionados para visitar Israel. Yo quería que vengan todos, que nadie se lo pierda. Hoy, varios años después, sigo sin entender cómo alguien puede perderse esta oportunidad. Son de esas cosas que se dan sólo una vez en la vida y si no se aprovechan, se pierden. Mi visión es la de un pueblo judío comprometido con nuestras tradiciones y con la Tierra de nuestros antepasados. Pocos son los perodos en nuestra histo ria en que se han producido cambios tan profundos en todos los terre nos como en los ltimos cincuenta aos. Para ilustrarlo citaremos unos pocos ejemplos. Los pogroms en Rusia y la fracasada revolucin de produjeron una crisis en la vida juda de Europa oriental. El nico alivio en medio del desaliento general era la emigracin a Amrica. En la literatura hebrea, la situacin se refleja en la tristeza y depresin generales. La primera guerra mundial termin con acontecimientos portento sos. Rusia, antiguamente el centro de la actividad literaria hebrea, fue presa de la revolucin, de la guerra civil y de un nuevo orden social: el de los bolcheviques. En los primeros aos se toleraron esfuerzos por reanudar la produccin literaria hebrea, siempre que fuese de temtica comunista; pero a los pocos aos de gobierno sovitico, el hebreo fue prohibido. Para no quedar estrangulada, la obra literaria hebrea se desplaz, a Polonia, y en grado menor a Alemania y otros pases. Simultneamente con el cercenamiento de la vida juda en Rusia, surgi una nueva gran esperanza: el renacimiento de Israel. Por medio de la Declaracin Baljour, el gobierno de la Gran Bretaa reconoci el derecho del pueblo judo a establecer su hogar nacional en Palestina. Ese reconocimiento fu adoptado por la Sociedad de Naciones y la mayora de las potencias del mundo, dando gran impulso al sionismo poltico y al surgimiento de un nuevo centro judo en Israel. La transferencia a Israel de buena parte de la actividad literaria juda haba de tener consecuencias incalculables. Expresiones antiguas adquieren significados totalmente nuevos. Se crean nuevos trminos, nuevos giros, nuevas combinaciones de ideas que dan frescura y lozana a obras que van surgiendo con plenitud asombrosa. Una tremenda impaciencia se apodera de la nueva generacin he brea. Las esperanzas que hace pocas dcadas parecan situadas en un futuro nebuloso, de repente parecen al alcance de la mano. En esa atmsfera se busca con afn lo nuevo. Mientras que los titanes de la moderna literatura hebrea Bialik, Tschernichowski, Schneour, Y. Cohen Fijman, etc. Detrs de las caractersticas externas, muy cambiadas ya, se oper una evolucin espiritual incomparable. Sin haba sido una esperanza ms o menos celestial, ms o menos religiosa. En la realidad, todos los caminos haban estado cerrados. Las migraciones, el camino hacia el occidente, trajeron alivio a las oprimidas masas judas, pero al mismo tiempo contribuyeron a destruir el ghetto, los antiguos ideales de vida, sin reemplazarlos con otros mejores. Un cuento de Mordejai Zeev Faier- berg, Adonde? El hroe se vuelve loco, porque despus de haber abandonado el ghetto y despus de haber palpado la hostilidad del occidente, no encuentra el camino. Desde luego, el ideal de Israel existe, y el propio Ajad Haam, el escritor hebreo ms influyente de su generacin, lo defiende como base indispensable para el resurgimiento espiritual judo; pero es un ideal fuera, del alcance de las muchedumbres. El tpico joven judo que aparece en las pginas de los libros de aquella poca no es el jalutz sino el des arraigado. Bialik y Tschernichovski cantan muy pocos poemas a Israel, al jalutz o al movimiento sionista. Ellos lloran la gloria del judaismo que se estaba desmoronando ante sus ojos, el sufrimiento de sus contemporneos, el abandono de la shejin, de la presencia divina. Sus hroes, figuras de la historia juda y no del presente o del porvenir, cantan los perennes va lores del judaismo, ms bien que sus esperanzas polticas y sociales. Escribe: Estamos despedazados. Un extremo abandona la Casa de Israel y se va a un mundo ajeno, ofrecindole la fuerza creadora de su alma y de su espritu y dndole sus mejores ener gas; otro extremo, el de los religiosos, an habita en sus callejuelas obs curas, observando y manteniendo lo que se le ha ordenado. Los esclare cidos, los del camino medio tienen doble cara: semioccidentales en su vida y pensamiento, judios en la sinagoga. Las fuerzas vitales se hallan dispersas, y la nacin cae en ruinas. Sin embargo, en los aos de la primera postguerra aparece un nuevo tipo de hombre que haba de realizar los ideales que los escritores hebreos de pocas anteriores apenas si osaban soar: el jalutz. Despus del desaliento de los primeros colonos en tierra del Israel, procedentes en su mayora de los Jovev Sin Amantes de Sin y reclutados en Rusia, surge una nueva oleada, ms fuerte esta vez, de inmigracin a Israel: la segunda Ali. Los jvenes que la componen hombres y mujeres, haban de crear la primera generacin de jalutzim. Su mira no es simple mente establecerse en Israel y fundar colonias, sino redimir la tierra con su propio trabajo. Ellos adoptan el hebreo como medio indispensable para recrear el espritu nacional. Aparte del nacionalismo, hubo otros factores espirituales y sociales que contribuyeron a imprimir su huella en esa generacin. Al gestarse la nueva vida en Israel, los motivos tradicionales queda ron relegados a segundo plano. Cierto, los relatos de guerra de Shofman, de Avigdor Elameiri y otros, son actuales an, lo mismo que esbozos de los horrores de los pogroms ucranianos en la poesa de Zalrnn Schneour y de Lamdn o en las primeras obras de Jayim Hazaz, pero hay un verdadero afn por familiarizarse con el panorama israel, con sus habitantes ju dos y no judos, con su clima, y sobre todo con sus problemas, con las emociones y los conflictos de la nueva generacin. Las primeras tentati vas son, desde luego, algo artificiosas. La escenografa es extica, vista con los ojos del extrao que se asombra de los das radiantes, de las no ches obscuras y tibias, del viento del desierto. Pero en las obras de los escritores jvenes, como Mosh Shamir, Yigal Mossinson, Yizhar Smilans- ky y Natn Shojam, el decorado israel es natural, y lo importante es el elemento humano, desligado ya radicalmente de sus orgenes europeos. A pesar de ello, no existe en la moderna literatura hebrea un rom pimiento parecido al que constituye el surgimiento del jalutz en el pano rama de la tradicional vida juda. La brbara destruccin del judaismo bajo el imperio nazi produjo la reac cin de un frentico esfuerzo por conservar la memoria de una vida juda que se fue para siempre. La tradicin hebrea no se ha roto nunca en la literatura. Al lado de autores tan definitivamente arraigados en el pas de su origen como S. Agnon, encontramos en casi todas las grandes obras creadas en tierra de Israel reminiscencias del pasado. Yacov Jurguin describe aconteci mientos y figuras en los centros judos europeos de la Edad Media. David Shimonowitz estudia las andanzas y los pensamientos de cabalistas y iasidim. Kabak pinta en su extensa novela Historia de una Familia, la crnica de una familia juda en el curso de un siglo. Yitzjak Shenberg es uno de los que esbozan los sufrimientos de la pesadilla hitleriana en su Siete que partieron. Es significativa la aparicin de gran nmero de li bros de memorias en los ltimos aos, otro indicio ms de ese esfuerzo por conservar el recuerdo de lo destruido. Esa preocupacin con el pueblo judo en su conjunto y como con tinuidad histrica, eleva la literatura hebrea por encima de lo provincial y de lo local. Aun en los antiguos centros, pecaba en realidad poco por ese lado, puesto que estuvo influenciada, primero por el romanticismo alemn y luego por el realismo ruso, y expuesta a todas las grandes co rrientes de la literatura universal. Tampoco podemos tratar nicamente de Israel, al estudiar la lite ratura hebrea anterior a la segunda Guerra Mundial. Muchas de las gran des figuras literarias de Israel son en realidad productos de centros ale jados. Aun en los Estados Unidos surgi una produccin literaria hebrea nada despreciable, puesto que incluye obras de Rubn Brainin, I. Berkowitz, Hilel Bavli, Simn Ginzburg, entre otros. En un poema pico de Benjamn Najum Silkiner Frente a la Tienda de Timuru, el indio americano hace su entrada en la literatura hebra. En ese camino un tanto extico le siguieron E. Lisitzky e Israel Ephros como tambin Eisik Silbershlag con sus motivos negros. En general, la gran mayora de los escritores hebreos de Israel son nativos de Europa. En una antologa de la prosa hebrea publicada en Jerusaln en , solamente dos autores son nativos del pas. Los escritores hebreos transplantados al suelo de Israel hicieron es fuerzos, claro est, por compenetrarse con la tierra de su eleccin. Pero sera injusto decir cjue la miraban con ojos de colono o de inmigrante, a pesar de que hoy nadie escribira con el ingenuo romanticismo de un Mosh Smilansky en sus cuentos rabes. Yacov Fijman, eximio lrico, re vela amor y entendimiento en sus versos. David Shimonovitz, en cambio, refleja en su obra potica las dificultades de penetrar en el alma del nue vo pas. Yehud Kami, el cantor por excelencia de Jerusaln, la ciudad eterna, tiene una posicin menos difcil, puesto que su lrica entronca en las ms viejas sinidas. El amor por Sin es hasta tal punto tradicional en toda la literatura hebrea que sus manifestaciones en Israel no parecen novedad. Lo son, sin embargo, debido a que el sentimiento idealizado, si se quiere plat nico, de pocas pasadas est reemplazado con impresiones vivas, inmedia tas. Los poetas hebreos no describen una tierra de historia y de ensoa cin, sino la gleba trabajada por el jalutz, la vegetacin no siempre amiga, la lucha del hombre contra las inclemencias, no menos que la alegra de la cosecha y el encanto de la noche tropical. El cambio de tono se apre cia incluso en obras histricas y en poemas de tema bblico. Los poetas de esa generacin fueron a menudo ellos mismos jalutzim. Con el progreso constante de la urbanizacin en Israel, desaparece pau latinamente el fresco y spero viento del campo en la literatura hebrea. Hay otra caracterstica prominente en la creacin literaria hebrea de entre las dos guerras mundiales. Es el orgullo de la realizacin. Constryense colonias, carreteras, ciudades. Pantanos se transforman en frtiles campos. La vida social juda adquiere nuevas formas, preconiza das por los grandes tericos e irrealizables en cualquier otro pas del mundo. Finalmente, la solucin del llamado problema judo la crea cin de un hogar nacional- est entrando en el terreno de la realidad. El poeta se identifica con esa gesta social y nacional. En buena parte de las obras literarias se percibe un canto de victoria. Esa euforia no es general ni lo fu nunca. Los desastres de la pri mera postguerra eran demasiado recientes. Adems, el espectro del nazismo no haba de tardar en conmover la vida espiritual de Israel hasta sus cimientos. Masada, la ltima fortaleza en caer en la guerra contra la antigua Roma, es smbolo de ese ltimo baluarte del judaismo que constituye Israel a los ojos del jalutz en nuestra propia poca. Shlomo Tzmaj, Kabak, Asher Barash, Natn Bistritsky, Yehud Yaari son algunos de los autores que han dado expresin a esa tendencia en novelas y cuentos cortos. En la gama de impresiones y reflexiones literarias de la poca encontramos la sombra expectacin de la tragedia que haba de abatirse sobre el pueblo judo desde la cuarta dcada del siglo, y luego, la reac cin frente a ella. Si revisamos las obras literarias hebreas, encontramos pasajes casi profticos del horrible desastre. Tschernichowski, poeta universalista, amante de la naturaleza y de las deidades de la antigua Grecia, escribi una balada en titulada Harugu Tirmunia Los mrtires de Dortmund que relata con espantoso lujo de detalles el asesi nato de tipo nazi de un judo medieval y su familia. Y qu diremos del poema de Schneour La Edad Media se est acercando, en que descri be cmo el pueblo judo es la primera vctima de las fuerzas obscuras y del salvajismo renaciente? Fu escrito en El drama de Mati- tiahu Shoham, No te hars dioses de hierro, escrito en y anticipa y condena la glorificacin del poder que haba de enseorearse del mundo. Los lemas se repiten en Fijman, S. Shalom, Guershon Shof- man, David Shimoni y otros autores. Si los temores inspiraron a los poetas hebreos aun antes de la ca tstrofe y si vean los negros nubarrones en el horizonte, cuando todo pareca estar tranquilo, cul sera su reaccin en medio de la tormen ta? El impacto de los horrores perpetrados por los nazis sacudi a la nacin mucho antes de que se los conociera en toda su extensin y en todos sus detalles. Pero tal parece que la magnitud de la catstrofe y ia situacin de impotencia a que fu reducido el yishuv palestino bajo la ocupacin inglesa, ahondaron un sentimiento de paralizacin y de luto. En los escritos publicados du rante la segunda Guerra Mundial encontramos el dolor de la impoten cia ante el asesino, y la vergenza de sobrevivir en seguridad, mientras que las vctimas caen por millares de millares. El sol sigue brillando, mientras nuestros hermanos sufren lo indecible, y el mundo prosigue su curso sin escuchar los ltimos gritos de los mrtires. Acaso ese 16 aspectos de la moderna literatura hebrea dolor nacional se olvide muy pronto. Acaso los mismos vencedores abandonen a Israel es lo que vislumbra la poetisa Yojbed Bat-Miriam en A los que vuelven de la batalla. No cabe duda: el poeta hebreo senta la tragedia humana hasta lo ms hondo de su ser. La pequea colectividad juda de Israel absorbi la publicacin de 1, libros en los aos de guerra, muchos de ellos documentos de los campos de concentracin e informes, sin contar con lo que se estaba publicando en los peridicos y en revistas de todas clases. Y sin embargo, se Ies reprochaba a los escritores hebreos de que no reaccionaban con fuerza suficiente ante los acontecimientos. En esa turbulenta poca no se pierde la esperanza indestructible de la nacin. La redencin tendr que llegar. El pueblo sobrevivir a sus asesinos. Ese es otro de los acordes que no dejan de resonar en la poesa y en la literatura. Y no por una conviccin de que Dios vigila especialmente a Su pueblo, sino porque el escritor siente que el destino de toda la humanidad depende de ello. Los brbaros no pueden vencer, e Israel no puede desangrarse completamente. Pero el porqu de tanta sangre y tanto dolor, ese es un problema arduo, de hecho insoluble, sin recurrir a motivos religiosos. Y por qu no? A pesar del ostentoso secularismo de gran parte del movimiento sionista y de los literatos hebreos, los motivos religiosos y msticos son mucho ms frecuentes de lo que podra suponerse. Habermann public una antologa de la poesa religiosa hebrea hasta nuestros das, en que incluye gran nmero de poemas de ndole franca mente litrgica. All encontramos poemas de Bialik, de Yacov Cohen y otras glorias de la moderna literatura hebrea, sin que se incluyan otros, mucho ms numerosos y a veces mejores, que sin ser adaptables al ser vicio sinagogal, reflejan motivos msticos y religiosos. Tzv Rimri, uno de los poetas ms religiosos de la poca vuelve constantemente al tema mesinico. Las invocaciones a Dios se hallan con frecuencia en poetas no expresamente religiosos, tanto al meditar el sino de la nacin como ante ocurrencias diarias. Reminiscencias bblicas en espritu religioso abundan. Reptese, en estilo moderno, esa antigua caracterstica de la litera tura juda, de verlo todo a travs de ojos judos. Para Mndele, incluso los animales tienen caractersticas judas muy definidas. Cuando el poeta Levi ben Amitai describe sus labores de campesino, lo hace como si se tratase de un rito, porque en sus versos encuentra eco el mandamiento de plantar. Dice el Midrash, al comentar el versculo bblico. Vosotros tambin, cuando entris en el pas, os ocuparis ante todo en plantar. Podran citarse muchos ejemplos similares en las obras de casi todos los poetas hebreos. La constante preocupacin del poeta hebreo con la naturaleza est estrechamente ligada con emociones religiosas. La desorientacin, el pesimismo y el abatimiento han cedido ante el entusiasmo de la labor creadora y, de la lucha. La pequea colectividad juda de Israel ha realizado un milagro en el desierto, despus de vencer mil obstculos. Pero no es solamente el vino de la victoria que se le sube a la cabeza al poeta hebreo; l siente que la conquista de esa tierra santa para el pueblo tiene un significado ms hondo. La nacin prepara un refugio para sus perseguidos, una verdadera isla de Dios. Los que caen en los campos de batalla o abatidos por arteros rabes, son vctimas de kidush ha-shem, de la santificacin del Nombre Sagrado. Corrientes espirituales antiguas y nuevas se entremezclan para producir nuevos sonidos y nuevos silencios. La colectividad juda de Israel, rodeada de enemigos implacables, abocada a tremendas dificultades econmicas, no tiene oportunidad ni tiempo para preguntar por el sentido de la vida. Ms bien al contrario, se apodera de ella el ardor blico, el patriotismo local, el desentendi miento de lo que ocurre fuera de sus fronteras. As se explica el xito de libros de guerra como Jerusaln no cay, de Amos Ayaln, En los campos de Filisteo, , por Uri Abneri, y otras obras surgidas en medio de la tensin guerrera. Los combates posteriores, el alerta constante contra el mundo rabe o, cuando menos, su capa dominante que busca el aniquilamiento de Israel, no han podido dejar de ejercer tremendo impacto en el estado mental del pueblo y de expresarse en su literatura. Por ms que el pueblo judo est acostumbrado a vivir en medio de la aprensin y del peligro, la situacin de Israel, sola en medio de la tempestad poltica y constante mente a un paso de la guerra, es insostenible como estado normal de la nacin. Pero aun en medio de los turbulentos tiempos que Israel atraviesa en los ltimos aos, es preciso vivir por momentos en un plano ajeno a la actualidad. Desde luego, se publican libros y trabajos que no estn impregnados de los sentimientos y de las ideas que caracterizan especial mente a la literatura hebrea, y que seran normales en cualquier otro pas. En su conjunto, la moderna literatura hebrea es algo sin paralelo en las bellas letras, un retoo de rara floracin en un tronco muy antiguo. Ideales, ensueos y esperanzas le dieron su impulso, ese mismo impulso que hizo que millares de jvenes abandonaran sus bogares por! Es una autntica gesta heroica, incompara blemente ms bella que las hazaas guerreras que con tanto entusiasmo cantan las naciones. Podrn proseguir esas melodas nuevas, o tendrn que trocarse en estridentes gritos de dolor, de venganza o de victoria? E N D E L E M encele Mojer Sefarim, o sea Mndele el Lbre lo, es seudnimo de Shalom Yacov Abramowitz, escritor hebreo e idish que est considerado co mo uno de los primeros artfices del moderno es tilo en esos idiomas y el abuelo de ambas literaturas, por haber reemplazado con irona y realismo el alambicado v eru dito gnero de la melitz, en boga hasta entonces. Mndele na ci en Kopyl, Lituania, en , y muri en Odesa en La obra de Mndele trasciende de su importancia lite raria. Sus libros alcanzaron enorme popularidad v ejercieron influencia notable en la vida juda. Su fino humorismo resul t ser destructivo de numerosos abusos en la vida del ghetto y seal defectos cu ya correccin era urgente. Mndele es ms conocido como la primera gran figura de la literatura idish y es ms usual su seudnimo en la pronunciacin idish Mi- jer Sfrim. Pero sus primeras obras las escribi en hebreo, lo mismo que sus lti mas. Algunos de sus libros en idish los tradujo l mismo al hebreo. Obras principales: Mishpat shalom ; En mishpat ; Ha-avot velia-banim ; Toldot lia-tev ; Fishke el Rengo ; Mi yegua ; El pez ; Idl ; Zmrot ; Der priziv y El anillo maravilloso que presenta un magistral cuadro de la vida judia en la zona de residencia rusa, en la segunda mitad del siglo XIX; apareci en , pero en su forma completa no se public hasta en Shem y Yaet en el tren All, en apresuramiento y confusin, nuestros hermanos avanzan empujndose, con bultos de todos los tamaos y formas en las manos y sobre sus hombros; tambin las mujeres, cargadas de almohadas y cojines y nios llorando; todos empujndose unos a otros mientras se izan por la escala a los compartimientos de tercera, donde sostendrn nueva batalla por los lugares en el tren congestionado. Y yo, Mndele el Librero, cargado con mis mercancas y enseres, me lanzo varonilmente a la refriega; trepo, me encorvo y empujo para abrirme paso como uno ms del barullo. Tras del albo roto fuera, hay una nueva rebatia de los sitios. El mismo informe señaló que la inteligencia israelí le ofreció a otro hombre gay palestino entrada libre a Israel de forma continua para visitar a su novio israelí si proporcionaba "los nombres de los organizadores sic , las personas religiosas en las aldeas y los nombres de niños arrojando piedras en jeeps militares israelíes ". El informe señala que la inteligencia israelí había estado rastreando su ubicación a través de su teléfono celular. El hombre no cooperó, a pesar del temor de que los israelíes revelaran su sexualidad a su familia y comunidad, que lo rechazarían. No se informa si se divulgó algo posteriormente. Los palestinos homosexuales con frecuencia buscan refugio en Israel temiendo por sus vidas, especialmente por temor a ser asesinados por sus propias familias. El Doctor Ezzat Gouda es el médico actual que se centra en las enfermedades de transmisión sexual para el Ministerio de Salud Palestino. Los informes afirman que muy pocas personas se han infectado desde , y que las personas infectadas se enfrentan a prejuicios y escasez de medicamentos. Nietzsche, observador perspicaz, aleg que el monotesmo judo era una estratagema genial para asegurar la supervivencia de la nacin. Por qu no han recurrido otras naciones a la misma estratagema? Con el judaismo germin una idea nueva en el mundo, un nue vo concepto de la vida. El por qu es tan misterioso como el nacimien to de toda idea nueva, genial. En el mundo antiguo esta idea nueva era ante todo el dios dinmico. Mientras que las supremas divinidades paga nas haban llenado su papel al crear al mundo, el Dios de Moiss guar daba relacin con el ser humano y segua guiando los destinos de la nacin. De esttico y eterno se convirti en dinmico e histrico. Ea rigidez del ser cede lugar a la accin. Esta situacin cambia todos los conceptos. La Creacin o la teogo nia, tan importante en las mitologas antiguas, apenas es un bosquejo de trasfondo en la Biblia, que pinta con majestuoso detalle el xodo de Egip to. La tica individual y nacional se impone con una fuerza y vehemencia que ahoga la cacofona de mil ideas y costumbres heredadas. Dios vigila cada acto del hombre y cada uno tiene que relacionarse con El y con el nuevo concepto de la vida. El mundo exterior se ver, de ahora en ade lante, solamente en funcin de este concepto nuevo. Podramos agregar, como elemento secundario, que la palabra re emplaza al smbolo esttico y al gesto ritual. Dios crea el mundo pronun ciando palabras, Similarmente, en la leyenda juda, Adn se convierte en ser supremo en la tierra dando nombres a los animales y a todo lo que le rodea. Esa importancia de la palabra resalta sobre todo en el nombre de Dios, secreto y sacrosanto. Ese nombre encierra tremendo significado y poder. Los gestos rituales y los objetos llegan a ser secundarios. Cierto que encontramos nombres tabuados incluso entre los pueblos primitivos; pero aqu el tab cambia de carcter como haba cambiado el carcter nacional al calor de las ideas profticas. Despus de la terminacin de la Biblia, el pueblo judo tuvo hroes militares, reyes, hombres destacados en todos los campos de la actividad humana. Sin embargo, la leyenda apenas si se ocupa de ellos. El pueblo cambi totalmente de carcter, desech a los jefes vidos de poder y de importancia, para glorificar al sabio, al humilde, al santo desconocido de los que siempre hay treinta y seis en el mundo, segn la creencia popular. En la actualidad y en dcadas pasadas se ha pro ducido una tremenda reaccin contra este punto de vista propio del ghe tto. La lucha econmica que es al mismo tiempo una lucha por el po der y por la importancia personal, dej en la sombra los tradicionales ideales judos. Lo que el pueblo glorificaba antiguamente es algo que prcticamente ha desaparecido. La sed de honores, el afn de figurar, aunque sea en una minscula e insignificante sociedad, ha reemplazado el ideal antiguo. Y aqu llegamos posiblemente a la mdula del asunto a la dife rencia entre el punto de vista judo y el pagano; no diremos el cristia no, pues el cristianismo no es, en ese sentido, sino la continuacin del judaismo cuyos valores ticos ha adoptado y proclamado como suyos. En la sociedad antigua y en lo que la moderna tiene de pagano la lucha por el poder y por la importancia personal es lo ms significativo. Y es natural que as sea, puesto que nuestra sociedad se ha formado a base de lucha, primero por los comestibles silvestres y la caza, luego por los terrenos cultivables y finalmente por el dominio de un pueblo o de una casta sobre otra. Como los fanticos del deporte hacen un dolo de su as, as todo grupo humano ha idealizado como hroes a sus guerreros y a los jefes que lo encabezaban y lo llevaban a la victoria. En muchos ca sos, el jefe, el rey se convirti en dios. En el judaismo, todo esto es al revs. Rechzase la violencia, y en lugar de la lucha aparece como ideal de la nacin el sabio y el profeta en lo personal; y el bien, la justicia, la cooperacin humana en cuanto a principio. El profetismo hebreo ha trazado, por primera vez en la his toria, un cuadro ideal en el cual hacer el bien es la meta de toda civili zacin.. No se necesita racionalizar ese ideal. Lo contrario aparece como una insensatez, un absurdo, una actitud antinatural. Es el mal el que ne cesita de excusa y de explicacin. La vida carece de sentido si no se anhela el bien, centrado en la divinidad. Este punto de vista ha pasado de los profetas a los rabes. La mo ral del Midrash subraya la integridad tica del hombre, su dependencia de Dios, la obligacin juda de ser diferente por llevar en s la chispa divina. No siente ninguna inclinacin hacia el combate fsico ni hacia los juegos deportivos que son su sucedneo. Su pensamien to est centrado en un mundo totalmente diferente. Elementos bblicos del folklore La Biblia misma es un conjunto de folklore leyendas, prover bios, cantos y de creaciones artsticas altamente originales, en las que se reflejan personalidades y caracteres bien definidos. Este conjunto literario ha formado al pueblo en una medida mayor de lo que el pueblo form la Biblia. Uno de los aspectos ms extraos de la historia cultural de los judos es la profunda influencia que ejerci esta obra sobre su formacin. No encuentro paralelo a esta situacin en ninguna otra na cin del mundo. En nuestro folklore, las figuras y los ideales bblicos predominan en forma aplastante. Las leyendas populares repiten mil veces referencias a la hospitalidad de Abraham, la humildad de Moiss, la castidad e in tegridad de Jos, la piedad de David, la sabidura de Salomn, la fuerza de Sansn, la fidelidad de Sal, la belleza de Sara, la abnegacin de Ester, la villana de Amn, etc. Cierto que aparecen algunos demonios, como Lilit, Satans, etc. Pero lo que ms importa no son esas figuras alrededor de las cuales la imaginacin popular ha tejido innumerables fantasas, sino la in terpretacin que se ha dado a los textos por medio de ilustraciones po pulares, convirtindolo as en una creacin altamente original. En mu chos casos el texto sagrado no era ms que pretexto para que el pueblo, o sea el autor annimo, dejara rienda libre a su imaginacin. Moiss, el gran legislador y la figura ms admirada y querida por el pueblo Mosh Rabbenu Moiss, nuestro maestro es objeto de le yendas que pretenden explicar la evidente injusticia de que no se le per mitiera entrar en la Tierra Prometida y de que su sepultura est des conocida. El profeta Elias, figura ms ubicua an que la de Moiss, adquiere una coloracin supranatural, pues es medio ngel y medio hombre. Igual que Moiss, no muere de muerte natural sino que asciende al cielo, vivo. Ayuda a los pobres y proteje y aconseja al pueblo en tiempos difciles. No es extrao pues que se le prepare un silln especial en la ceremonia de la circuncisin el silln del profeta Elias y que en la noche del sder se le deje una copa especial, de la que toma, invisible, algunas gotas. La figura de Elias tiene especial papel en la fantasmagora cabals tica y, ms tarde, en la jasdica. Elias anda por el mundo haciendo cons tantemente obras de caridad. No se le reconoce sino cuando ya se fue. Es el judo errante de la concepcin juda, muy distinta de la antisemi ta y cristiana. Muy interesante es asimismo la figura de David, personificacin de la gloria nacional, y la de su hijo Salomn, el ms sabio y justo de los hombres. Pero aun esas figuras excelsas no escapan a la crtica. Leyen das antiguas nos muestran cmo hasta una rana sobrepasa a David en piedad y, con cierta irona, se nos ensea que difcilmente puede ser sabio un hombre que adquiere mil mujeres y que se jacta de tener millares de caballos y de carros de guerra, Salomn se queda sin domi nio, y el demonio Ashmodai hasta le quita su anillo mgico, fuente de su podero. El Midrash, exposicin legendaria de la Biblia, es un conjunto de obras ms o menos populares, del que se nos ha conservado gran nmero de colecciones. Algunos libros midrshicos son tan recientes que datan posiblemente de la poca de las primeras Cruzadas. Son la fuente prin cipal de la literatura homiltica posterior, como la que encontramos en la gran coleccin sefard de Meara loez en ladino y en obras medievales hebreas e idish. En la Edad Media Aparte de los temas bblicos, surgieron en la Edad Media motivos folklricos de diversa ndole, como los que se relacionan con las Diez Tribus perdidas y con hroes y santos de edades postbblicas. La le yenda de las Diez Tribus tiene inters ms que folklrico. Despus de que Sargn II de Asiria hubo aniquilado el reino de Israel y desterrado a sus habitantes, estos desaparecieron, probablemente asimilados a otras naciones. Pero el pueblo nunca se content con esta explicacin sencilla, y las leyendas acerca de las Diez Tribus surgan y se difundan con mu chas variantes, desde el legendario ro Sambatyn hasta la identificacin de las Tribus con los indios americanos. Todo un ciclo de cuentos se centra alrededor de Alejandro Magno Alexander Mukdon , uno de los reyes que mayor impresin han deja do en el pueblo judo. Alejandro invadi Palestina en a. Sin embargo, era para ellos el prototipo del gran conquistador y del gran rey pagano. Una de las grandes ambiciones de Alejandro era la difusin de la cultura helnica. En la leyenda juda aparece como un hombre bien intencionado, pero desprovisto de sabidura verdadera. Sus rasgos estn tomados sin duda en parte de Plutarco, y Calstenes mismo pudo haber proporcionado motivos para satirizar las desmesuradas ambi ciones y pretensiones del macedonio. Relativamente pocas leyendas o canciones se han dedicado a los macabeos, los heroicos libertadores del yugo greco-sirio, y a Bar Kojb, jefe en la sangrienta guerra contra Roma. Tal parece que el pueblo hu biese querido echar al olvido esas terribles tragedias nacionales y repu diar a sus hroes militares. El folklore medieval, o sea el que data despus de la terminacin del Talmud, contiene muchos elementos babilonios y persas, desde la creen cia en ngeles y demonios hasta las encantadoras fbulas de origen hin d que encontramos en las obras de Berejy Hanakdn Mishl shualim , Yosef Ibn Zabara Sfer shaashuim , etc. Pero donde ha llegado a pre sentar una creatividad extraordinaria y profunda fue en el misticismo. Este se aliment en un principio de fuentes gnsticas y de misterios pa ganos. Pero con el correr de los siglos haba de producir no solo una ciencia oculta, sino todo un sistema de vida y una filosofa eminente mente juda: la Cbala. El estudio y la interpretacin de la ley se haban convertido en ca minos trillados. Incluso el Midrash pareca haber agotado las posibilida des de ilustracin, cuando surgi la tremenda ola de los estudios caba lsticos, que abran horizontes nuevos, poticos y de gran profundidad. Tal como los marxistas en nuestros das o los del psicoanlisis, los adeptos de la Cbala vean en sus estudios una clave para un entendimiento nuevo del mundo. Los simples que tomaban la Ley al pie de la letra eran unos pobres atrasados, merecedores ms bien de compasin que de escarnio.. La Cbala llev el tradicional respeto judo de la palabra y del nom bre a sus consecuencias extremas. No le bastaba el simple nombre, sino cada letra tena su significado oculto y cada uno de los nombres de Dios era la personificacin de su poder y de sus atributos. Aparte de especulaciones filosficas, el cabalista se imaginaba poder franquear el abismo entre Dios y el hombre. Y no solo eso, sino poder emular el acto de la creacin misma. Rab Yehud de Praga insufl, segn la leyenda del Glem, vida a una estatua de barro que haba for mado. El simbolismo sexual del Cantar de los cantares dio origen a doc trinas esotricas asequibles solamente a los iniciados. Enseanzas tan abstrusas no podan dejar de favorecer a los vivi dores que se aprovechaban de los secretos para inventar amuletos y para engaar a los incautos. Las sesiones de meditacin y xtasis de los adeptos mismos, transportaban a estos, sin embargo, a un mundo de ensueo, que les pareca el verdadero mundo. La obra clsica de la Cbala es el Zhar Libro del Esplendor , redactado en su forma defi nitiva en el siglo XIII, pero que contiene ideas indudablemente ms an tiguas. Fue una especie de Biblia para los cabalistas y punto de partida de un florecimiento literario. Los grandes cabalistas, a su vez, fueron objeto de buen nmero de leyendas. Originaron ritos, oraciones, cantares y poemas, algunos de ellos de gran belleza y hondo sentimiento. El jasidismo El movimiento de la Cbala se iba agotando, cuando las grandes persecuciones en Europa no permitan ya el refugio en un mundo imagi nario. En vano pretendan los cabalistas acercar la llegada del Mesas por medio de ayunos y de xtasis. Las esperanzas fracasaron siempre, dejando tras de s el dolor y la decepcin. Si slo el cabalista poda alcanzar a ver y a conocer a Dios, entonces acaso el mundo se ha creado para ellos sola mente? El movimiento del jasidismo pietismo iniciado por Rab Israel, apodado Baal Sliem Tov, fragu una revolucin en el pensamiento ms tico y di origen al cambio ms trascendental en la vida juda. Tomando de los cabalistas su concepcin potica de la vida, y sus principios ticos, los incorpor a un sistema que prescinda de los abstrusos estudios, reemplazndolos con cantos, bailes y relatos piadosos. Insufl un espri tu nuevo a las oraciones. Aunque combatido en un principio por los ra binos, el jasidismo penetr con arrolladora fuerza en los grandes con glomerados judos del Este de Europa. Lo que ms distingui al jasidismo, de los cabalistas, fue la alegra. La religin y las costumbres no deban constituir una camisa de fuerza, sino observarse espontneamente y alegremente. El pueblo, que se debata en la mayor pobreza, no poda buscar las vas de escape del misticismo y del estudio. La mujer juda soportaba con su trabajo a veces a un marido ms o menos ocioso, dedicado a los sagrados estudios; pero a menudo el trabajo de ambos no alcanzaba para llenar los estmagos de toda la familia, ni siquiera un da a la se mana, el sbado. El jasidismo trajo al pueblo una variante maravillosa de los estu dios sagrados: la enseanza por medio de parbolas, cuentos llenos de sabidura, canciones y unos ideales al alcance del inculto o del poco culto. El rab, el tzdik, se converta en jefe espiritual de un grupo de hombres y en un verdadero dolo para ellos. Desde entonces, haba un servicio en comn, con discusiones, rezos, bailes y banquetes en comn. Producanse milagros, puesto que se haba establecido una relacin de intimidad entre el hombre y su Hacedor. Para ello era preciso que la personalidad propia se desvaneciese en el servicio divino, que formase parte de la comunidad de los jasidim. El jasidismo no ha desaparecido totalmente, y todava hay agrupa ciones jasdicas en Norteamrica y en Israel. De mayor importancia que esos pequeos grupos es, sin embargo, el impacto espiritual del jasidismo en tiempos modernos. El neo-jasidismo ha encontrado numerosos parti darios entre los escritores dish Y. Peretz, Steinberg, etc. Esa aficin data de la Antigedad, cuando el servicio musical de los levitas era uno de los rasgos esenciales del culto en el Templo. La cristiandad hered del Templo y de la sinagoga gran parte de sus motivos musicales sobre todo, el canto gregoriano. Y los judos mismos han transmitido de una generacin a otra melodas y motivos musicales antiqusimos. Cuntanos Rab Benjamn de Tudela, clebre viajero espaol del siglo XII, que en contr en Bagdad al maestro Eleazar ben Tzmaj, que era descendiente del profeta Samuel y que conoca las melodas del Templo tal como se cantaban en los tiempos antiguos. Gran parte de la msica religiosa juda tiene caractersticas de can cin popular, por su sencillez, su sinceridad y su expresividad directa de los sentimientos y anhelos del pueblo. A pesar de que la meloda es libre como el viento y pasa de un ambiente a otro con la mayor facilidad, no cabe duda de que muchos motivos musicales religiosos se han con servado en un ambiente judo, y no slo en grupos apartados y antiguos como los de los judos yemenitas, babilonios o caucsicos, sino incluso en nuestros propios medios. Muchos compositores notables se han inspirado en sus tonalidades ntimas, hondas y a veces obsesionantes. El Canto de los derviches, de Beethoven, y el Canto del guardin nocturno, de Meyerbeer, se inspiran ambos en la meloda sinagoga! Ravel, por cier to no judo, cuenta que al oir por primera vez la msica sinagoga1, sinti como si se le introdujera en un mundo musical nuevo: Qued tan embrujado por el misterioso colorido y el extico encanto de esas melo das dijo que durante semanas no las pude sacar de la cabeza. Y entonces mi imaginacin se encendi Si ese es el efecto que la msica sinagogal hace en algunos compo sitores sensitivos, no nos debe sorprender que tambin haya impresionado profundamente al pblico judo. Encontramos ciertas modalidades sina- gogales en la cancin popular. Otra influencia es el canturreo prove niente del estudio bblico y talmdico. Ese canturreo es una excelente ayuda mnemotcnica y le presta dulzura al estudio. Generalmente indican la entonacin que sube y baja. Entre las melodas sinagogales mejor conocidas cuntase el Kol nidr, del servicio de la vspera de Yom Kipur, cuyo modo tradicional trat de jijar, para el culto, Yosef Caro en el Shuljn Aruj En tiempos recientes hubo numerosas innovaciones musicales en el canto sinagogal, en parte debido a nuevas composiciones, en parte debido a cambios en las melodas antiguas y en parte a consecuencia de la adopcin de me lodas extraas. Uno de los ejemplos ms notables de adopcin es el himno de Januk, Maos tsur, cuya meloda original proviene del canto pro testante. Tambin las melodas medievales son a veces difciles de fijar en cuanto a su origen. David Ewen Jewish Music, seal que el flo recimiento de los piyutim cantos sinagogales medievales coincidi con el auge de los trovadores en Francia y de los minnesanger en Alemania y que hubo cierta influencia por esos lados. Con el jasidismo entr un espritu nuevo en el canto judo, un esp ritu hondamente emotivo, alegre y mstico. No cabe duda de que el canto jasdico es lo ms original y lo ms valioso en toda la msica folklrica juda de varios siglos para ac. Los jasidim consideraban el canto y el baile como de igual impor tanda que la oracin, y sus canciones construan para ellos una escalera hacia el trono de Dios. Insistan en la creacin constante de melodas nuevas, de acuerdo con las palabras del salmista: Te cantar un canto nuevo Muchas de sus melodas eran canciones sin palabras nign. Cuntase del gran jefe jasdico Rab Zlmen de Liadi que un da pronunci un sermn ante sus fieles. Not entre los asistentes a un viejo que le miraba y que evidentemente no captaba el sentido del discurso. Cuando el culto hubo terminado, el rab se acerc al viejo y le pregunt: Cierto que no entendiste mi sermn? As es respondi el hombre, -Entonces la jaita es ma replic el rab con modestia, pues no habl con suficiente claridad. Pero ahora te cantar un nign meloda , porque el canto penetra a donde las palabras no llegan. Al decir esto, el rab cerr los ojos y comenz a cantar una melo da sin palabras en que verta toda su fe y su anhelo de lo divino. Ahora entend tu sermn. En ocasiones posteriores, el Rab de Liadi interrumpi a veces su discurso para ponerse a cantar una de sus bellas, msticas melodas. Hubo sin embargo, una excepcin: la alegra del sbado. Los viernes en la noche el banquete sabtico se amenizaba con las zemirot, cancio nes de mesa que ayudaban a crear un ambiente festivo, La creacin musical no se limit al ambiente jasdico de Europa Oriental. Sigui en el ambiente popular de los sefardes del Sur de Europa y Norte de Africa. Cuenta Larrea Palacn Romances de Tetun que en las canciones sefardes del Norte de Africa, que conservan mejor que las peninsulares el carcter espaol del cantar del siglo XV, se notan sin embargo, in fluencias del ambiente o bien extraas, como por ejemplo de las cancio nes de tropas espaolas estacionadas en Marruecos, de las de Amrica del Sur, tradas por emigrantes judos que luego regresaron a su pas natal, de los presidios espaoles de Norfrica y, sobre todo, de los reco gidos en los caminos, pues el oficio de arriero era uno de los tpicos de los judos marroques. Las canciones tienen carcter muy diverso, segn el motivo con que se interpretan. Algunas son propias de festividades, otras se cantan con motivo de bodas, de duelos, canciones de cuna, de juego, etc. Ciertos cantares tenan carcter mgico. Crease, por ejemplo, que algunos que se ejecutaban ante nios enfermos tenan la virtud de curar el sarampin, la viruela u otras enfermedades. Haba canciones que, entre los sefardes, cantaban todas las mujeres presentes en una boda, mientras que otras las cantaba nicamente la novia durante todo el tiempo que duraba su tocado la mashta. Solamente entre las canciones de boda hay una ri qusima variedad de las que alaban la belleza o fortuna de la novia, ex presan tristeza por dejar la casa paterna, alegra por la prxima dicha, alabanzas de la fecundidad, alabanza de la novia o del novio, morales castigo de la adltera etc. Menos conocidas son las canciones de burla, que a veces se dirigen contra el enemigo perseguidor. En tiempos recientes se han hecho colec ciones a veces muy amplias de cantares del trabajo, cantos revolucionarios o los que ensalzan hechos heroicos de obreros o soldados. En todos esos cantos se nota una marcada influencia externa. Las canciones populares judas, particularmente en dish, se cantan siempre en clave menor, y eso les presta cierta melancola tpica. La cancin popular tiene una tremenda carga emotiva. Los viajeros que han tomado contacto con la vida juda en Rusia los pobres restos que quedan de ella cuentan que es el ltimo baluarte del judaismo en aquel pas y que los judos asisten a los recitales con lgrimas en los ojos. En nuestros das uno de los aspectos ms interesantes de la cancin popular juda es el canto jalutziano de los pioneros que construyeron Israel y las canciones israeles. Las ms interesantes arraigan del cantar jasdico, caracterizado por su honda y rapsdica alegra o por su triste za peculiar. Esas canciones son a menudo rtmicas, apropiadas para la marcha o para el acompaamiento del trabajo, o bien canciones de baile, como la meloda del horra. Entre las canciones ms sentidas de los tiempos modernos y que se estn convirtiendo en populares por su amplia difusin hay varias de Hersh Glik El canto de los guerrilleros y de Gebirtig Es brent. Lengua y espritu populares La psicologa de un pueblo se refleja en su lenguaje. En los idiomas usados por los judos, desde el hebreo hasta los dialectos modernos, hay abundancia de referencias religiosas, pero escasez de trminos tcnicos relativos a la naturaleza y al combate. Dicen que el rabe tiene mil expresiones para designar su espada. Las que tiene el judo son pocas y a veces prestadas. La diferencia no radica nicamente en el vocabulario, sino en sus giros, sus alusiones, su tremenda riqueza en referencias li terarias e intelectuales y su atmsfera de intimidad y de afeccin. Lo ms caracterstico del habla popular judo es sin duda su cons tante referencia a hebrasmos y a las creencias religiosas. En las can ciones sefardes encontramos multitud de expresiones y giros hebreos. Esos fueron tambin los que han plasmado el dish, del judeo-alemn. Pero las races etimolgicas del lenguaje tienen considerablemente me nos importancia que el espritu que se expresa en l. Este se refleja en los cuentos, las leyendas, las canciones y los chistes. Quiz sea el chiste el que mejor nos ilustra lo especficamente judo. Desconoce casi totalmente la risa franca y alegre, producto de la se guridad y del bienestar. El judo del ghetto no se rea cuando uno resbalaba sobre la cscara de una fruta o se caa al sentarse sobre una silla desvencijada. Lo risible era ms bien la expresin, la forma en que se encaraban situaciones que muchas veces nada tenan de c mico. El judo es el que ms frecuentemente se re de s mismo. Un tipo frecuente de chiste es el que tambin Zangwill utiliz en una de sus novelas: Dice un jasid a otro: Sabes que nuestro tzdik habla con Dios cada da? Cmo lo sabes? El mismo me lo dijo. Y si te dijo una mentira?.

Este no se puede conservar en libros ni por medio de conciertos. Es el alma de nuestras muchedumbres, y un alma no puede existir sin cuerpo. Se nos dir que el folklore estaba en plena decadencia aun antes de la terrible tragedia nacional, sencillamente porque la vida que representa ha sido cosa Mujeres traviesas en Kfar Sava pasado, an hace veinte aos. No obstante, sera equivocado decir que el folklore ha ido desapareciendo. Solamente esta ba cambiando de forma.

Mujeres traviesas en Kfar Sava

Precisamente en esa poca estaba en pleno florecimiento artstico, tanto por conducto de la literatura hebrea como por la dish. En cuanto al folklore hebreo, tenemos derecho a grandes esperanzas en Israel. En cuanto al dish, no se trataba de esperanzas sino de hechos. El idioma dish, su literatura, sus canciones, sus chistes todo esto representaba la quintaesencia del folklore judo y su potencia creativa.

La tragedia del dish la comparte, quiz en grado ms fuerte an, el ladino. Mientras algunos grupos idealistas defienden el dish con pa sin religiosa, el ladino sucumbe a ojos vistas, con todo su tesoro fol klrico.

Es lamentable que as sea. Otra prdida, probablemente irremediable, la constituye el riqusimo folklore de las comunidades judas de Persia, Afganistn, Arabia y el Norte de Africa.

En este caso el motivo no es la ola de matanzas, sino nuestro propio descuido. Algo bien poco se est haciendo febril mente en Israel entre los grupos de olim de esos pases, pero lo que Mujeres traviesas en Kfar Sava est perdiendo es probablemente ms de lo que se logra rescatar.

El dish es uno de los idiomas ms sensitivos del mundo y requiere una projundizacin tremenda para ser plenamente inteligible. Pero una vez que lo es, paga con creces los vastos e ntimos conocimientos que le exige al extrao.

Para entender de bidamente el dish no basta con traducirlo, pues faltaran en el otro idioma pongamos por caso el espaol las equivalencias, los acordes de tonos menores que resuenan al pronunciar tal o cual palabra, parti cularmente en el campo del folklore.

Si hablamos de la rebbetzin sim plemente como esposa del rabino, perdemos todo el sabor idiomtico del dish, que implica el status, el trasfondo de ghetto que hay detrs de esta palabra.

Tambin se pierde el acento. Y el acento es importantsimo en el dish. Vibra todo un mundo de significado en la palabra segn se la pronuncie con reverencia, con irona o aun simplemente para fijar un hecho. La rebbetzin no era una mujer cualquiera que casualmente era esposa de un rabino; era un tipo humano no menos que el rebbe, que tampoco es un clrigo cualquiera.

Y qu decir del shnorrer, del mendigo que no se rebajaba a solicitar limosna, sino que la exiga a veces con altanera, puesto que le haca el favor al donante de permitirle cumplir con uno de los grandes preceptos del judaismo: la caridad?

Qu palabra le corresponder en espaol o en ingls? Puede ser que el dish desaparezca y se convierta en otra de nues tras lenguas sagradas, indispensable para el conocimiento de aquel judaismo que floreci hasta la era de los Mujeres traviesas en Kfar Sava, como es indispensable el read more del arameo para el estudio del Talmud.

Si eso sucediere, sera una catstrofe para nuestro folklore y para nuestro mundo espiri tual, pues nos sera tan difcil descifrar lo que han sentido y pensado nuestros abuelos y bisabuelos como si hubiesen vivido en la China. Hasta la comprensin del hebreo bajara tremendamente, pues el hebreo mo derno ha salido en gran parte del mundo ideolgico que produjo el dish.

Hemos dicho que no creemos que el folklore Mujeres traviesas en Kfar Sava haya cesado de existir. No dejar de existir mientras viva el pueblo judo. Pero su creci miento es lento. Pasarn dcadas y quiz siglos hasta que cristalicen en folklore las tremendas vivencias que hemos experimentado en dca das pasadas, y nunca podremos recuperarnos del golpe asestado contra la rama ms floreciente de nuestro pueblo.

Y por esa razn no deberamos apurarnos a echar al olvido lo poco que hemos logrado salvar. Sin embargo, Mujeres traviesas en Kfar Sava hay sino dos fbulas en la Biblia, y ninguna de las dos trata de animales sino de plantas.

Ambos ridiculizan la megalomana de reyes. La primera, con las soberbias palabras de una planta intil. Palabras de Yotam Escuchadme, varones de Shejem, para Mujeres traviesas en Kfar Sava Dios os oiga.

Los r boles fueron a elegir Mujeres traviesas en Kfar Sava sobre s, y dijeron a la oliva: Reina sobre nosotros. Entonces Mujeres traviesas en Kfar Sava rboles hablaron a la higuera: Anda, t; reina so bre nosotros. Mas la higuera les contest: Dejar mi dulzura y mi buen fruto para ser grande sobre los rboles? Los rboles se dirigieron entonces a la vid: Ven t, pues, reina sobre nosotros. Y la vid respondi: Tengo que dejar mi mosto, que alegra a Dios y los hombres, por ir a ser grande entre los rboles?

Todos los rboles dijeron entonces al escaramujo: Ven, t, rei na sobre nosotros. El escaramujo respondi: Si me elegs por rey sobre Mujeres traviesas en Kfar Sava, de buena fe, venid y tomad refugio en mi sombra; y si no, que salga fuego del escaramujo y devore los cedros del Lbano. Pas Mujeres traviesas en Kfar Sava bestia del Lbano y aplast el car dillo.

Ciertamente has herido a Edom, y tu corazn se ha envanecido. Estte contento con tu gloria y qudate en tu casa. Para qu provocas dificultades, para que caigas t y Jud contigo? En la mayora de ios casos, tales leyendas supiementan el relato bblico o bien explican ciertas incongruencias y pasajes poco claros.

De cualquier manera, estos productos de read more imaginacin popular presen tan a menudo Mujeres traviesas en Kfar Sava cuadros y profunda comprensin humana. El sol y la luna El cielo relumbraba Mujeres traviesas en Kfar Sava el brillo Mujeres traviesas en Kfar Sava infinidad de estrellas.

Nubes de plata pasaban lentamente por el firmamento, slo la luna miraba tristemente. Deseaba que su resplandor fuera click lo tetas 2 pollas negras doble.

Cuando Dios cre el mundo, form dos grandes lumbreras Gn. Ambas go here y res plandecan, pero la luna dijo a Dios: Para qu se necesitan dos lumbreras? No bastara con una para que fuera la reina del firmamento? Cmo nos distinguirn una del otro? Tienes razn dijo Dios. Pero de ti habla la envidia y por lo tanto es mejor que disminuya tu luz, para que te reconozcan fcilmente.

Merezco castigo por haberme atrevido a dudar de Tu sabidura. Pero no es mucha severidad rebajarme Mujeres traviesas en Kfar Sava esta forma para siempre? Dios le contest: No te aflijas. Perdono tu impertinencia.

T sers la reina de la noche y por ti se fijarn los meses del ao y las festividades. T gober nars el movimiento del mar. Pero la Mujeres traviesas en Kfar Sava qued triste. La creacin del hombre El cuerpo del primer hombre era una masa inerte. Cuando Dios se dispuso a insuflarle vida, El se pregunt: En qu lugar le insuflar el alma? Por la boca? Por los ojos? No, porque mirar con codicia. Por los odos? No, puesto que escuchar la ca lumnia y la blasfemia.

Política y Sociedad. The Guardian. The Palestine Gazette. A world survey of sexual orientation laws: criminalisation, protection and recognition. Octubre Palestinian Gay Women.

Archivado el 26 de enero de Mujeres traviesas en Kfar Sava la Wayback Machine. Recetas con alcohol para Purim. Contactos con mujeres maduras en barcelona horta guinardó M - Madura horta Contactos guinardo en Barcelona Anuncios de contactos mujeres Horta guinardo en Barcelona Conocer familia madura horta, encuentros madura horta, encontrar pareja madura horta, armonía madura horta con chicos y chicas.

Hombres hacían gran tiempo permiten que data, pero riqueza este sitio de esta izquierda nos con confianza. Sin educar al odio ni a la muerte, sino erigiendo cada día, con sus acciones y sus palabras, un pedestal a la vida. No, no lo idealizamos. En la política oficial y en la sociedad. Pero tenemos clarísimo que otros, que se llenan la boca de condenas desequilibradas y basadas en la mentira, no aportan a la humanidad ni una ínfima parte de lo que aporta Israel. Hay pues, muchos motivos para celebrar.

Con su presencia, los sabras, han generado sin saberlo una pequeña revolución en el turismo local. Colaborar en la solución de inconvenientes que pueden sufrir los visitantes. Frente a dificultades administrativas, pérdidas de documentación, contravenciones, enfermedades o accidentes que requieren atención médica e incluso internación o evacuación frente a hechos graves, nuestra comunidad trabaja en forma activa para colaborar en la medida de sus posibilidades.

La existencia del consulado honorario en Cipoletti contribuye muchísimo a aumentar la fluidez de comunicación no sólo con la Embajada en Buenos Aires sino también con organismos centrales, lo que permite resolver en horas problemas que antes podían llevar días, o incluso quedaban sin resolver. Este no es un punto menor, ya que los judíos encuentran una organización a la cual acercarse para recibir apoyo, infor. Nuestra comunidad no es multitudinaria. Abrimos un departamento de Mujeres traviesas en Kfar Sava, seguros de vida, gerencial, de pensión, de salud, con personal especializado y actualizado a las leyes.

Todos los tratamientos dentales en el centro de Tel Aviv Arreglos de caries Mujeres traviesas en Kfar Sava de encías Tratamientos de conductos. Estuve en Montevideo, Caracas y Cuba, donde tuve una conversación histórica con Fidel Castro en Durante su cadencia como Rabino Principal de Israel entre y viajó por muchas partes del mundo en visitas protocolares, y Suramérica no.

Yo tenía una tía que se escapó con toda su familia a Cuba. Después ellos se fueron a Estados Unidos y sobrevivieron la guerra. En una visita que hice a Venezuela, ellos me preguntaron que quería a cambio de la charla que ofrecí, y yo les pedí si podían arreglarme una visita a Cuba porque me interesaba mucho saber cómo era la situación de los judíos que antes de la guerra pudieron encontrar asilo en.

Su peculiar manera de interpretar el mundo a pesar de sus vivencias pasadas, también se proyecta a nuestra cultura latina, y sobre eso, tiene mucho qué decir. Si claro, no he estado mucho, dos veces en Argentina en visitas oficiales como Rabino oficial de Israel, específicamente en Córdoba y Buenos. Me organizaron una avioneta privada, y pidieron permiso a Castro a través del embajador. Ellos me organizaron una avioneta privada, y pidieron permiso a Castro a través del embajador cubano en Venezuela.

Ese fue el primer encuentro que tuve con un judío durante mi visita, nunca lo olvidaré. Es un problema que venimos arrastrando desde la época de nuestros patriarcas, donde todos tuvieron de alguna u click to see more forma que tomar decisiones y escapar de su tierra y son testigos de una forma de antisemitismo. Muchos han creído que tenían la solución, y hasta hoy, no se ha encontrado.

El antisemitismo es una enfermedad Mujeres traviesas en Kfar Sava alma que afecta de forma internacional, y no se puede explicar de manera lógica, no hay una fórmula para esto. En Polonia decían que odiaban a los judíos por ser diferentes, por el idioma que hablaban, por la ropa que vestían, no soportaban al extraño. Es increíble como esa teoría decae, en Alemania vieron que esa no era la razón del antisemitismo.

Eso es lo que somos en los países europeos y sudamericanos, a nadie le gusta el individuo diferente en su propio territorio. Ese es todo el problema. Entiendan que no hay nada qué comprender porque no hay lógica. Para mí no hay nada mejor que ser un pueblo fuerte y unido en Israel. Solamente con el permiso del gobierno.

Una vez hice algo así, cuando el ahora ex presidente Mujeres traviesas en Kfar Sava Egipto Hosni Mubarak me invitó a una reunión con él, le pedí permiso al entonces canciller de Israel Ariel Sharón, el cual me autorizó esa visita, e incluso me solicitó que le solicitara nuevamente a Mubarak la liberación de Azam Azam. Esa misma noche que volví, recuerdo que me llamó Sharón a preguntar sobre los detalles de la entrevista. Por ejemplo, la familia Pollack de Chile, que click here e invirtieron en la empresa Polgat en Kiriat Gat, le han dado a miles de familia sustento y trabajo durante varias décadas.

Y pensar que ese aporte fue el de una sola familia. Hay oportunidad de construir en Israel lindas casas y vivir en buenos barrios. Por ejemplo Modiín, que con menos de 15 años, esta ciudad a 20 minutos de Tel Aviv y 20 minutos de Jerusalem, con tren, escuelas, sinagogas, centros comerciales, mucha juventud, y crece sin parar, es un ejemplo de lugares de alto nivel que los latinos pueden asentarse.

Yo estoy dispuesto a Mujeres traviesas en Kfar Sava español e invitar a los latinos a que Mujeres traviesas en Kfar Sava a desarrollar ciudades así. De hecho, yo mismo participé en la inauguración de la ciudad y la puesta de la primera Mujeres traviesas en Kfar Sava. Yo sé que a muchos venezolanos especialmente, les gusta mucho la zona de Shoham. Todo gira en torno a ella.

En Israel esto claramente es distinto. Para poder identificarse con el pueblo judío, cada uno puede seguir haciendo su vida normal, respete lo que respete, lo puede hacer igual sin la necesidad de acudir a la sinago.

El antisemitismo es una enfermedad del alma que Mujeres traviesas en Kfar Sava de forma internacional, y no se Mujeres traviesas en Kfar Sava explicar de manera Mujeres traviesas en Kfar Sava. Israel Meir Lau nació en en Piotrkow, Polonia. En octubre desu padre Moshe Jaim Lau, el rabino de la ciudad, y su hermano mayor de 13 años, Shmuel, fueron deportados al campo de Mujeres traviesas en Kfar Sava de Treblinka, donde fueron asesinados. Israel Meir, de 5 años, su madre Jaya y su hermano Neftali, se las arreglaron para escapar de la deportación.

Temiendo correr el Mujeres traviesas en Kfar Sava riesgo que su esposo y su hijo ya asesinados, Jaya le pidió a Neftali que cuidara y protegiera a su hermano menor.

En Jaya fue enviada al campo de Ravensbruck, donde fue asesinada. Pero Israel Meir y Neftali fueron enviados al campo de trabajos forzados de Czenstochowa y en al campo de concentración de Buchenwald, donde fueron liberados el mismo año. Al terminar la guerra los hermanos viajaron en un barco con niños huérfanos hacia Israel y continuaron con su educación religiosa y comenzaron una nueva vida en el país.

La parte religiosa se concentraba solamente en las ciudades santas: Jerusalem, Hebrón, Tiberias y Tzfat, y hoy lo vemos en todo el país.

Diversidad sexual en Palestina

Primero que todo hay que aclarar que existe un gran estigma sobre Tel Aviv. Yo como Rabino principal de la ciudad, doy personalmente certificados de kashrut a diferentes restaurantes de la ciudad. Los dueños de los lugares, aunque no sean gente religiosa, saben que si quieren mantener su negocio, deben estar dispuestos a cerrar su local en Shabat y festividades, para poder tener el certificado. Comprenden que si no lo hacen, el resto del Mujeres traviesas en Kfar Sava su.

Son los judíos los que mantienen esas sinagogas funcionando. Hay gente en Tel Aviv que quiere y vive el Shabat Me duele mucho ese estigma, se pierde mucho la verdad. Yo vivo en Tel Aviv, en Kikar Hamedina, y cuando salgo en Shabat, se respira el descanso, se Mujeres traviesas en Kfar Sava cruzar la calle sin miedo, no hay un solo ruido.

Hay gente en Tel Aviv que quiere y vive el Shabat. Nadie escribe de eso tampoco. Yo soy el Rabino de una ciudad judía, una de las primeras de Israel, y claro que me duele cuando generalizan la situación. Juicy spanish ass nude. Visita a algunos de esos sitios que reflejan su lado mundano y demuestran que no deja de sorprender. Adriana Cooper. Cuenta la historia que aunque el patriarca Abraham estuvo en ella hace aproximadamente 3.

A pesar de que la política y la religión no desaparecen de ella, sus centros comerciales, hoteles, restaurantes, tiendas, callecitas de piedras, parques y museos le ponen el toque divertido y material a la ciudad.

Y es que se cree que del sitio nunca se aparta la presencia divina. Esta ciudad que fue conquistada por romanos, cruzados, mamelucos, musulmanes y los hombres del imperio turco, fue unificada en después de la Guerra de los Seis Días. Desde entonces se convirtió en la capital del Estado judío aunque los palestinos no dejan de reclamarla como sede de su futuro Estado. A pesar de Mujeres traviesas en Kfar Sava destruido por los romanos en el año 70 de la era actual, los vestigios que quedaron en el llamado Kotel o Muro Occidental.

En los días de verano, la brisa de Jerusalén. El hotel es contiguo al centro comercial que lleva su mismo nombre. Muy cerca de ahí y en plena Ciudad Vieja, hay otra azotea que atrae a turistas y locales.

Desde aquí es posible ver link ciudad y sus tejados y a ella acuden muchos turistas para probar su célebre Mujeres traviesas en Kfar Sava de manzana.

Allí es posible encontrar una amplia variedad de telas traídas desde Oriente Medio, la India y otros lugares. Mujeres traviesas en Kfar Sava aquí es posible escuchar las campanadas de las. En él es posible encontrar anécdotas y datos curiosos de la ciudad. También hace referencia a situaciones o lugares relacionados con Latinoamérica como es el caso de los nombres de las calles que hacen un homenaje a personas y Mujeres traviesas en Kfar Sava de habla hispana.

Por eso es posible ver una réplica del carruaje que usó este hombre así como el molino que se construyó en los comienzos del barrio. Por Mujeres traviesas en Kfar Sava caminan los artistas que lo habitan, los escritores que se alojan en un edificio especial por invitación de la municipalidad o parejas de novios Mujeres traviesas en Kfar Sava son fotografiadas unas Mujeres traviesas en Kfar Sava antes de su boda. En las grandes ciudades, estos suelen ser learn more here sitios donde se encuentra more info amplia y fresca variedad de verduras, pescado, frutas así como exquisitos panes y pasteles.

Foto: Yonit Schiller. A veces lo logra. Se trata de un holandés activista social, inventor, diseñador industrial y político. Su participación en el movimiento holandés. Abono anual: shékels ciudadanos de Tel Aviv-Yafo: shekels ; Abono diario: 14 shékels Shabat, feriados y fiestas: 20 shékels Abono semanal: 60 shékels.

El sistema de costo en una hora: la primera media hora, gratis. El modelo de Mujeres traviesas en Kfar Sava es importado de Alemania. Constan de una batería recargable a través de una toma corriente Mujeres traviesas en Kfar Sava electricidad.

A diferencia de las motocicletas, no Mujeres traviesas en Kfar Sava permiso de conducir. Por eso son llamadas bicicletas de ciudad, para moverse entre distancias relativamente cortas. Como todo proyecto novedoso que sale a la luz, se deben implementar medidas para que el servicio funcione en condiciones óptimas, no sólo para el usuario como ser medidas de seguridad para el mismo: casco para el usuario y que las bicicletas estés diseñadas para que la posición del ciclista sea óptima y así se cree un pedaleo eficiente, sistema de iluminación de las bicicletas y ubicación para que permita su perfecta visibilidad y la calidad de los timbressino también en cuanto a infraestructura centros de mantenimiento, fomentar el uso cívico y respetuoso de la bicicleta.

Mapa mostrando las estaciones de las bicicletas de alquiler en el centro de TLV. Hillel 2, Jerusalem — Tel. Por primera vez en Israel! Sabado Me refiero a que tendemos a criticar a los otros: criticamos una actitud, un comportamiento, una forma de expresarse, de vestir. Todo lo que Mujeres traviesas en Kfar Sava lo criticamos en las persona que conocemos, pero en realidad, cada uno critica en el otro las cosas que uno mismo tiene y no le agradan. Hoy en día, la mayoría de las personas no se toman un minuto para pensar, para preguntarse sobre su vida y el hacia dónde van o bien sus propias carencias; o sea, las cosas que le gustaría tener y no tiene.

En el creer, inconscientemente, que todos tienen que pensar, actuar y ser exactamente como yo. Y cuando. Por eso, cuando critiquen al otro, tómense un segundo para preguntarse qué les puede molestar de sí mismos y en que pueden crecer. Y lo pueden hacer enviando sus cartas al email piedralibre gmail. Les cuento que soy artesano y necesito conectarme con artesanos de habla hispana para conocer como participar en las diferentes ferias en todo el país, necesito el contacto con los organizadores, condiciones de las mismas, etc.

Soy olé jadash y quiero incorporarme lo antes posible con mis trabajos. Desde ya estaré muy agradecido. Ron, ronlevy3 gmail. Mujeres traviesas en Kfar Sava, le dimos tus datos a algunos de los artesanos. Esperamos que a esta altura ya se hayan comunicado con vos. Los artículos son interesantes y profundos. Sigan así. Cariños, Rajel. Me dirijo a ustedes a fin de solicitarles información sobre las consecuencias de un Ijud Tikim si llevo los pagos en término y ya hace casi un año que.

Desde ya muchas gracias. Gracias por tu interés en nuestra revista. Quisiera saber el nombre de todas las personas que tengan el apellido Cuetochambo.

Andrés, maicoljoven hotmail. Mis felicitaciones por la revista. DIEZ años para cumplir un sueño cuyo futuro y desarrollo puede ser tan sencillo como simplemente limpiar el piso de las oficinas, me parece exagerado. A Piedra Libre un pequeño reclamo, no me parece que todas las causas minoritarias sean loables o valientes, de hecho la de Ofer, a mi parecer, dista mucho de ambas. Mi aprecio, Raquel Holder, Raanana.

Raquel, gracias ante todo por las amables y entusiastas palabras que nos regalas a Piedra Libre, y nos emocionas que nos leas desde el principio.

Ya le hemos hecho llegar a Ofer tu mensaje. La nota LA BATALLA POR SER SOLDADO, es en parte conmovedora y en parte algo que podría llamar, golpear una puerta que nunca se va abrir, yo que pasé por revisación médica a los 43 años y a los 44 me enviaron a tironut y después hasta los 50 Mujeres traviesas en Kfar Sava a año, un mes de mi vida dado a las fuerzas armadas haciendo miluim, cuidando y llevando presos, supe lo que es vestir el uniforme del ejército y llevando todo el día conmigo el M16, los cargadores, las balas de goma, el casco y el chaleco a prueba de balas.

Ofer Cohen va a tener que conformarse con la decisión de que no lo aceptan en las fuerzas armadas, haga lo que haga e intente lo que intente, el NO ya lo tiene, otra opción no le queda. El viaje desde Argentina a otro país era de ida solamente, no habría retorno.

Yo sé muy bien lo que piensan en Argentina con respecto a los que vivimos en Israel. Pero si estamos aquí es porque la decisión que tomamos fue terminante. Un abrazo desde Nazareth Illit, Samuel Lijovitzky. Y antes de finalizar, reitero al Sr Director de Piedra Libre, mis felicitaciones por la excelente labor periodística que lleva a cabo vuestra revista.

Le saluda cordialmente, Mario Ablin, oleijerusalem yahoo. Tengo 70 años y vivo en Israel con mi esposa. Juntos recibimos una pensión del gobierno de Israel. En realidad, estoy desorientado y por eso recurro a ustedes para que me ayuden con este dilema. Ambas son de un importe similar y la verdad es que necesito ambas. Desde ya agradezco su buena voluntad.

Rolando, en nuestro sitio de Internet, www. Para ello les daría un amplio poder legal para retirar fondos. Muchísimas gracias por su ayuda. Abraham, nosotros no tenemos el conocimiento preciso para responderte. Muchas gracias de antemano y saludos.

Carlos Gómez Guemes, jocarquia hotmail. Con no pocos problemas por resolver, y no menos motivos para festejar Jana Beris. Nos concentraremos en tres aspectos puntuales click a nuestro criterio, son un certificado de honor para Israel: Gente que ha buscado en sus fronteras sea refugio que la proteja de guerras en sus tierras natales, en Africa, o mejores oportunidades click to see more, ha logrado abrirse camino e iniciar una nueva vida de dignidad y con esperanza de futuro, en Israel.

Otros han sido detenidos hasta que se resuelva su situación. Y llegan habiendo oído de otros, sus connacionales y correligionarios, que vale la pena.

Hay muchos casos complejos y duros, especialmente de niños y jóvenes Pero también conocemos personalmente a jóvenes que llegaron a Israel provenientes de infiernos sobre la Tierra y son hoy ciudadanos israelíes o al menos residentes autorizados, estudian, trabajan…y que sienten que Israel y su sociedad les salvaron la vida.

Missmiafit nude Watch PORN Movies Nudewom. Leyes de Sodoma Sodoma era una de las ciudades ms perversas de Canan. All se castigaba severamente todo acto de decencia y de misericordia. Con razn que sus cinco jueces llevaban unos apodos famosos en la co marca: Katz Shker el mayor de los mentirosos , Rab Masteh Din pervertidor principal de la Ley y Kelapandar falsificador. Bastaba con que uno de sus habitantes diera acogida amable a un forastero, para que lo arrojaran a la crcel. Pero tambin estaba pro hibido que los mismos vecinos se hicieran favores unos a otros. Un da que dos muchachas bajaron a la fuente, una pobre y la otra rica, la pobre obsequi a la rica su jarra de agua y recibi en cambio de la rica una cesta de pan, ambas fueron condenadas a morir en la ho guera. A esta ciudad lleg Elizer, el siervo de Abraham. Vio que dos hombres estaban peleando hasta que uno de ellos qued gravemente herido. El agresor le exigi al herido una crecida suma de dinero, de acuerdo con la costumbre del pas. Elizer quiso ayudar al pobre herido, y acompa a los dos al juez. Este conden al herido a pagar. Cuando Elizer oy el fallo, alz una piedra y le di al juez un tremendo golpe en la cabeza, que le hizo sangrar. Le dijo: Cumple ahora tu propia ley y paga por el dao que te caus. Entrega este dine ro al que acabas de condenar. Esta ciudad mereca la destruccin. Pero si Dios la hubiese des truido de da, los habitantes habran dicho que era por ausencia de la luna, que era una de sus deidades; si la destruccin hubiese ocurri do de noche, habran dicho que era por ausencia del sol, al que tam bin adoraban. Por eso la destruccin se llev a cabo al amanecer, cuando ambos eran visibles. Ella pretendi que el nio era suyo y lo llam Moiss. Tena Moiss tres aos de edad, cuando Bitia, la hija de Faran, lo llev a un gran banquete del rey, al que asistan los prncipes y go bernadores del reino. En medio de la comida el pequeo Moiss agarr de repente la corona del rey y se la puso en la propia cabeza. Todos quedaron consternados al ver este acto del nio. Faran pregunt: Qu significa este acto del nio y qu hemos de hacer? El mago Balaam, que se hallaba en la corte, aconsej al rey que matara al nio si es que cometi el terrible acto con inteligencia. El rey mand llamar a los magos y consejeros del reino, y ellos opinaron lo siguiente: Que traigan ante el nio una piedra nix y un carbn ardien do. Si el nio extiende la mano hacia la piedra, ser prueba de su inteligencia y habr que matarlo. Pero si trata de agarrar el carbn, en tonces su acto fue inocente y se le puede dejar vivir. As se hizo. El pequeo Moiss alarg su mano hacia el nix, pero el ngel Gabriel la desvi, de modo que agarr el carbn y se lo llev a los labios, quemndose hasta la lengua. El nio se salv de la muer te, pero qued para siempre de habla lenta y difcil. Valor y espritu de justicia de Moiss A la edad de veinte aos Moiss fue a la comarca de Goshen y vio la esclavitud de sus hermanos israelitas. Pregunt el motivo por el que trataban tan duramente a los judos, y le contaron el edicto del faran y lo que haba sucedido desde su infancia. Y al decir esto, se separ de los esclavos y servidores que le acom paaban a todas partes y fue con los israelitas para ayudarles en su dura labor. El rey no se disgust por las actividades de Moiss, pues crea que este tomaba empeo en fomentar las obras pblicas. Dios mismo qued muy complacido y dijo a Moiss: -Por haber dejado todas tus dems ocupaciones y haberte unido a los hijos de Israel, a los cuales tratas como hermanos, yo tambin dejar los asuntos celestiales y terrenales y hablar contigo cara a cara. Un da Moiss se present ante Faran y le dijo: Seor mo, te pedir un favor y espero que no me lo niegues. Es un hecho comprobado que si no se le da un da de descanso semanal a un esclavo, morir exhausto. Tus esclavos hebreos perecern, a menos que les concedas un da de descanso. El rey comprendi que su ventaja estaba en conservar a sus es clavos. Hizo como Moiss le pidiera, y su edicto se public en la co marca de Goshen. As fue como se instituy el descanso sabtico que fue santificado por Dios. Cuenta Rab Yehoshua ben Lev que cuando los ngeles se percataron que el Seor del Universo estaba por entregar la Tor a un mortal, se pusieron celosos y acudieron a Dios para preguntarle: -Qu viene hacer un mortal entre nosotros? Dios respondi: Ha venido para recibir de mis manos la Tor. Entregars al hombre esta joya que Tu tuviste oculta durante generaciones y que creaste aun antes de crear al mundo? Qu es el hombre para que lo distingas as? Deja la belleza de la Tor para los cielos. Con gusto les respondera, pero temo que me consuma el aliento de sus bocas. Agrrate del Trono de la Gloria y habla. Moiss hizo as y comenz a hablar. Acaso, oh ngeles, habis estado en Egipto para servir al faran? Esto no se refiere a vosotros. Luego dice: No tendrs dioses ajenos delante de M ibid. Vivs acaso entre los idlatras para que podis servir a otros dioses? Tambin est escri to all: Acordarte has del da del reposo para santificarlo ibid. Vosotros no tenis que ejecutar labores como para tener que dedicar un da al reposo. Ms adelante est escrito: Honra a tu padre y ma dre ibid Acaso tenis padre y madre? De qu os servirn todos estos mandamientos? Cuando los ngeles oyeron esto, se tranquilizaron y se acercaron a Moiss. Cada uno le ense algo, hasta el ngel de la muerte. Debo yo morir ahora, despus de haber visto los sufrimientos de la nacin y despus de haber soportado con ellos tantas penas? T mismo has dicho en la Tor: En su da le dars su jornal Deut. XXXIV, Por qu entonces no me concedes el premio de mi trabajo y me permites ver la alegra del pueblo? Dios le contest que, por haberle desobedecido, haba resuelto cas tigarle en esta forma, pero que recibira su premio en el Mundo Ve nidero. T no le has dado ms que una orden al primer hombre y tambin Te desobedeci. Nadie puede escapar a la muerte dijo Dios. Aun Isaac que voluntariamente Me ofreci la vida como sacrificio, tuvo que morir. Pero Jacob iams subi al Cielo. No ha caminado sobre las nubes, nunca le hablaste cara a cara y no ha recibido de Tus manos la Tor. No has transgredido una vez, sino seis veces dijo Dios. Israel ha pecado infinidad de veces, y sin embargo, siempre le has concedido el perdn. Y a m no me conce ders el perdn? Hice voto respondi el Eterno que morirs antes de que Israel entre en la Tierra Prometida y que el pueblo ser perdonado y nunca perecer. Quieres que rompa mi voto? Es preferible que yo muera y miles como yo, antes de que Israel perezca. El rey de Armenia concert una alianza con los cuarenta y cinco reyes de Persia y Media y, adems, con el hroe Yafet, con objeto de atacar a los israelitas. Sabemos muy bien cmo obraste con nuestros allegados: mataste sin misericordia a jvenqs y viejos y con vertiste sus ciudades en desierto. Dentro de cuarenta y cinco das ven dremos contra ti. Cada uno de nosotros con sesenta mil soldados arma dos de espada, de arco y de flechas. Vendr con nosotros el poderoso Yafet. No digas que no te hemos prevenido. El mensajero lleg un da antes de la fiesta de Shavuot. A pesar de que Josu se sinti muy intranquilo por el mensaje, no lo divul g, para no perturbar la alegra del pueblo, hasta que no hubiese pasado la fiesta. Luego respondi: De Josu, siervo del Seor y la santa congregacin, a las naciones impas que adoran dolos y se postran delante de ellos: No habr paz con vosotros, dice nuestro Dios. Dios es el Seor de la Guerra. Obris tontamente al despertar el enojo del len. All Shobaj es un rey arameo. El Eterno est con nosotros. Los paganos se alarmaron por el tono de la carta y porque se enteraron de la ejemplar disciplina en el ejrcito de los israelitas y por la estatura gigantesca de Josu, que meda cinco varas de alto y que tena una corona en que estaba inscrito el nombre de Dios. Al cabo de siete das, Josu fue contra Armenia con doce mil guerreros. Pero la bruja, madre de Shobaj, encerr al ejrcito de Josu dentro de siete murallas. Entonces Josu mand una paloma mensajera a Nabaj, rey de Transjordania, pidiendo ayuda y la venida del sa cerdote Pinjas con sus trompetas sagradas. Pinjas lleg con las tropas de Nabaj e hizo sonar sus trompetas. Como antes en Jeric, las murallas cayeron. Las tropas de Josu y de Nabaj atacaron a los armenios y los derrotaron. La Juventud de David El que haba de ser preclaro rey de Israel pas su infancia en medio de privaciones y dificultades. Por crersele hijo de un esclavo, se le apart de sus hermanos y pas sus das cuidando los rebaos de su padre en campos solitarios, teniendo que luchar a menudo contra bestias salvajes. Fue su carrera de pastor la que le prepar para guiar, ms tarde, al pueblo. Aprendi a llevar a sus animales recin nacidos hacia el pasto tierno, dejando las praderas menos tiernas para el ganado adulto. Preocupbase para que no les faltase agua y los protega de todo pe ligro. Al verlo, Dios dijo: David sabr cuidar mi pueblo. La aventura ms terrible de David no fueron sus encuentros con osos y leones, sino con el gigantesco reem cuyos cuernos llegan a una altura de cien varas. El animal estaba dormido, y David, creyendo que era una colina, subi por l. De repente el reem despert, se levant, y David qued parado junto a sus cuernos, a gran altura. En su an gustia, David hizo voto de construir un templo a Dios, tan alto como los cuernos del reem, o sea de cien varas de alto, si lograba salvarse. Dios mand entonces un len. El rey de las bestias inspir temor hasta al reem, que se postr al suelo, de modo que David pudo bajar. En ese momento apareci un venado, y el len sali a perseguirlo. David se salv del reem a la vez que del len. Goliat, el gigantesco filisteo, desafi cons tantemente a los guerreros israelitas. David acept ese desafo. Apenas se acerc al filisteo, cuando ste se dio cuenta de que el joven estaba dotado de una fuerza mgica. La mirada de David fue suficiente para fijar a Goliat en el suelo, impotente para moverse. Tan perturbado que d Goliat por su parlisis momentnea que empez a hablar tonteras y a amenazar a David con que arrojara su carne al ganado del cam po, como si los animales domsticos comieran carne humana. Se conoce que el hombre est loco, se dijo David, y su suerte est sellada. Tan seguro estaba de su victoria que replic: Yo echar tu cadver a los pjaros. Cuando Goliat oy la palabra pjaros, alz la vista para ver si haba algunos volando. Ese movimiento de la cabeza desplaz su casco ligeramente, y al instante la piedra lanzada por David le dio en la frente. David y el dolo David subi al Monte de los Olivos y dijo a sus servidores: Traedme un dolo. Los servidores salieron en busca de un dolo y se encontraron con Jushai Arquita, el amigo de David. Este les pregunt: Adonde vais? Ellos respondieron: David, nuestro rey, nos orden que le trajramos un dolo. Muy asombrado, Jushai fue a David y le pregunt: Dime, oh rey, por qu ordenaste que tus servidores te traigan un dolo? Deseo prosternarme ante l. Pero David le habl: No te entristezcas, amigo mo. Ya sabes que mi fama en el mundo es grande y tengo el renombre de ser el hombre ms virtuoso, ms bueno y ms justiciero. Decid pues postrarme delan te de un dolo, para difamarme a m mismo. El pueblo dir ahora que s hay prueba de que Dios gobierna al mundo y que El castiga an al rey David por sus pecados. El huevo prestado Salomn hizo prueba de gran sabidura an bajo el gobierno de David, su padre. Un da el rey ofreci un banquete a sus prncipes y oficiales, al que tambin asisti un joven recin llegado a la capital. Los manjares eran exquisitos, y el joven apenas si se dio cuenta de que haba acabado con todo lo que se le haba servido, mientras que los dems comensales estaban conversando y tenan sus platos a medio llenos. Avergonzado por sus modales poco corteses, el joven se diri gi a su vecino pidindole un huevo para colocar en su plato, que prometa devolver cuando lo pidiese su vecino. Con una sonrisa maliciosa el vecino puso un huevo en el plato del joven y le dijo: Pero recuerda lo que prometiste. No tengas cuidado; no me comer el huevo. Te lo devolver en cuanto me lo pidas. Sin embargo, el vecino no pidi el huevo y la comida lleg a su fin. Pasaron unos aos, y el joven se encontr en la calle con su veci no de mesa. Aqul lo salud efusivamente y le dijo: Ha llegado el tiempo de que me devuelvas el huevo que te prest. El joven contest que fueran a ver al juez, en vista de que su ex compaero insista seriamente en tan exagerado pago. El juez, despus de or la queja, dictamin que el joven deba efectivamente una gran cantidad de gallinas. Entristecido por no poder cumplir la orden del juez, el joven vagaba por las calles, cuando se encontr con el prn cipe Salomn. Por qu andas tan deprimido? El joven le contest lo que le haba sucedido. Cuando alguien te pregunte lo que haces, di que ests sembrando habas cocidas; puesto que un sabio juez del rey dictamin que de un huevo cocido salen mi les de pollos, t estaras seguro de que las habas cocidas producirn una magnfica cosecha. As lo hizo el joven, y el asunto se coment entre grandes carca jadas entre los oficiales y soldados. El rey no tard en enterarse y mand llamar al joven. Cuando supo lo que haba ocurrido, le envi nuevamente ante el juez quien esta vez fall que slo deba un huevo cocido. David sospech que el joven haba hablado con Salomn, y que ste haba tenido la idea de defender en esta forma los intereses del joven. Las bodas de Salomn El rey Salomn tom por esposa a la hija del faran de Egipto. Fue entonces cuando el arcngel Gabriel coloc un palo en el mar. Po co a poco se junt tierra alrededor del palo, hasta constituir tierra firme y all se edificaron las primeras casas de Roma. La celebracin de la boda con la princesa egipcia tuvo lugar el mismo da que la consagracin del Templo. El pueblo celebr con mayor alegra la boda que la dedicacin del Templo, de acuerdo con el pro verbio: Todos halagan a un rey. En la noche nupcial, la princesa orden que sus servidores tocasen mil instrumentos musicales diferentes, que ella haba trado de la corte egipcia; y conforme los tocaban, se mencion en voz alta el nombre del dolo al que estaba consagrado el instrumento. Tambin mand colocar por encima del lecho una cubierta adornada con perlas y dia mantes que relucan como estrellas en el cielo. Cuando quiera que Salomn quera levantarse, vio esas estrellas y pensaba que an era de noche, de modo que sigui durmiendo. El pueblo estaba entristecido, porque no se poda ofrecer el holo causto diario en el Templo, pues las llaves del santuario estaban en po der de Salomn, que las haba puesto debajo de su almohada. Nadie se atreva a despertar al rey, hasta que se avis a Betsab, la madre de Salomn. No seas como los que beben vino y viven en medio del vicio. January 21, No vengas. November 16, Mar Muerto. October 28, October 24, Recetas con alcohol para Purim. Contactos con mujeres maduras en barcelona horta guinardó M - Madura horta Contactos guinardo en Barcelona Anuncios de contactos mujeres Horta guinardo en Barcelona Conocer familia madura horta, encuentros madura horta, encontrar pareja madura horta, armonía madura horta con chicos y chicas. En Polonia decían que odiaban a los judíos por ser diferentes, por el idioma que hablaban, por la ropa que vestían, no soportaban al extraño. Es increíble como esa teoría decae, en Alemania vieron que esa no era la razón del antisemitismo. Eso es lo que somos en los países europeos y sudamericanos, a nadie le gusta el individuo diferente en su propio territorio. Ese es todo el problema. Entiendan que no hay nada qué comprender porque no hay lógica. Para mí no hay nada mejor que ser un pueblo fuerte y unido en Israel. Solamente con el permiso del gobierno. Una vez hice algo así, cuando el ahora ex presidente de Egipto Hosni Mubarak me invitó a una reunión con él, le pedí permiso al entonces canciller de Israel Ariel Sharón, el cual me autorizó esa visita, e incluso me solicitó que le solicitara nuevamente a Mubarak la liberación de Azam Azam. Esa misma noche que volví, recuerdo que me llamó Sharón a preguntar sobre los detalles de la entrevista. Por ejemplo, la familia Pollack de Chile, que vinieron e invirtieron en la empresa Polgat en Kiriat Gat, le han dado a miles de familia sustento y trabajo durante varias décadas. Y pensar que ese aporte fue el de una sola familia. Hay oportunidad de construir en Israel lindas casas y vivir en buenos barrios. Por ejemplo Modiín, que con menos de 15 años, esta ciudad a 20 minutos de Tel Aviv y 20 minutos de Jerusalem, con tren, escuelas, sinagogas, centros comerciales, mucha juventud, y crece sin parar, es un ejemplo de lugares de alto nivel que los latinos pueden asentarse. Yo estoy dispuesto a aprender español e invitar a los latinos a que vengan a desarrollar ciudades así. De hecho, yo mismo participé en la inauguración de la ciudad y la puesta de la primera piedra. Yo sé que a muchos venezolanos especialmente, les gusta mucho la zona de Shoham. Todo gira en torno a ella. En Israel esto claramente es distinto. Para poder identificarse con el pueblo judío, cada uno puede seguir haciendo su vida normal, respete lo que respete, lo puede hacer igual sin la necesidad de acudir a la sinago-. El antisemitismo es una enfermedad del alma que afecta de forma internacional, y no se puede explicar de manera lógica. Israel Meir Lau nació en en Piotrkow, Polonia. En octubre de , su padre Moshe Jaim Lau, el rabino de la ciudad, y su hermano mayor de 13 años, Shmuel, fueron deportados al campo de exterminio de Treblinka, donde fueron asesinados. Israel Meir, de 5 años, su madre Jaya y su hermano Neftali, se las arreglaron para escapar de la deportación. Temiendo correr el mismo riesgo que su esposo y su hijo ya asesinados, Jaya le pidió a Neftali que cuidara y protegiera a su hermano menor. En Jaya fue enviada al campo de Ravensbruck, donde fue asesinada. Pero Israel Meir y Neftali fueron enviados al campo de trabajos forzados de Czenstochowa y en al campo de concentración de Buchenwald, donde fueron liberados el mismo año. Al terminar la guerra los hermanos viajaron en un barco con niños huérfanos hacia Israel y continuaron con su educación religiosa y comenzaron una nueva vida en el país. La parte religiosa se concentraba solamente en las ciudades santas: Jerusalem, Hebrón, Tiberias y Tzfat, y hoy lo vemos en todo el país. Primero que todo hay que aclarar que existe un gran estigma sobre Tel Aviv. Yo como Rabino principal de la ciudad, doy personalmente certificados de kashrut a diferentes restaurantes de la ciudad. Los dueños de los lugares, aunque no sean gente religiosa, saben que si quieren mantener su negocio, deben estar dispuestos a cerrar su local en Shabat y festividades, para poder tener el certificado. Comprenden que si no lo hacen, el resto del año su. Son los judíos los que mantienen esas sinagogas funcionando. Hay gente en Tel Aviv que quiere y vive el Shabat Me duele mucho ese estigma, se pierde mucho la verdad. Yo vivo en Tel Aviv, en Kikar Hamedina, y cuando salgo en Shabat, se respira el descanso, se puede cruzar la calle sin miedo, no hay un solo ruido. Hay gente en Tel Aviv que quiere y vive el Shabat. Nadie escribe de eso tampoco. Yo soy el Rabino de una ciudad judía, una de las primeras de Israel, y claro que me duele cuando generalizan la situación. Mi objetivo es que el pueblo de Israel sea creyente y siga el legado de nuestros patriarcas y que vayan por el camino que nos enseñaron las generaciones anteriores. Colaboraron con la nota Paul Chamah y León Amiras. Una oportunidad que si no se aprovecha, se pierde. Batiendo record histórico, 3. El turismo judío a Israel, lamentablemente, no abunda. Como judío, estos datos me alteran. Tal vez es esta la razón que me impulsa a seguir dedicando mi vida a la educación judeo-sionista. MASA es un proyecto creado por el Estado de Israel y la Agencia Judía precisamente con el propósito de acercar Israel a jóvenes judíos de entre 18 y 30 años. Millones de dólares son invertidos año a año en becas para jóvenes en programas que tienen de 5 a 10 meses de duración. Recuerdo lo maravillado que estaba promocionando programas subvencionados para visitar Israel. Yo quería que vengan todos, que nadie se lo pierda. Hoy, varios años después, sigo sin entender cómo alguien puede perderse esta oportunidad. Son de esas cosas que se dan sólo una vez en la vida y si no se aprovechan, se pierden. Mi visión es la de un pueblo judío comprometido con nuestras tradiciones y con la Tierra de nuestros antepasados. Mi deseo es ver miles de jóvenes vivenciando este país para poder transmitir la experiencia a sus compañeros en el extranjero. Jot Down. Abril de El País. Periódico Diagonal. Espacios de nombres Artículo Discusión. Vistas Leer Editar Ver historial. Trataremos de subsanar sin embargo, otra deficiencia: la ausencia del puente entre la literatura bblica y la actual. En otros tomos de esta coleccin se publicarn trozos de la literatura medieval particularmente en el tomo dedicado a la cultura sefard y en el Ideario Hebreo. En esos tomos encontraremos, adems, piezas de forjadores del hebreo moderno como lo fueron Ajad Ham, A. Gordon y otros. Y para merecer el ttulo de Tesoros del Judaismo que hemos dado a esta coleccin, hemos preparado extractos de la literatura idish, de la internacional creada por autores judos, de memorias y documentos huma nos, cartas de inters cultural e histrico y otros materiales apropiados para reflejar los pensamientos, los sentimientos y los problemas del pueblo judo en la poca moderna. Queremos expresar nuestros agradecimientos a los numerosos amigos que en una forma u otra han cooperado con nosotros y que nos han ayudado a realizar la presente obra. Particularmente, en relacin con el presente tomo, damos las gracias ms expresivas al seor Jos Mara Mills Vallicrosa, catedrtico de la Universidad de Barcelona y miembro de la Real Academia de Buenas Letras, por sus traducciones de las poesas que se publican en este libro. Damos las gracias, adems, al seor Lie. Ramn Palazn, traductor de varios extractos de prosa en este y en otros tomos de esta coleccin, y a las seoras Regina B. Los Editores. Han pasado, pues, unos doscientos aos, desde que la literatura hebrea dej de ser esencialmente religiosa, para ocupar lugar en el panorama de las be llas letras. Doscientos aos no constituyen un perodo extenso para abarcar una fase en la creacin espiritual de una nacin. Pero han pasado tantas cosas en estos dos ltimos siglos que la subdivisin se impone. Colocar en un plano de comunidad a la produccin mstica, casi medieval, de Luzzatto con las obras de Frischmann o las de Abraham Schlonsky, es artificioso, cuando menos. Hay un abismo entre la vida juda que se refleja en la literatura hebrea de Italia, Alemania y Holanda, en la segunda mitad del siglo XVIII, o aun en la de Austria, Polonia y Rusia antes de , y la que consideramos propiamente dicho como moderna. Para ofrecer un cuadro cabal de la transformacin que sufri la vida juda en los dos ltimos siglos, tendramos que estudiar las fuerzas econ micas y sociales que la movieron, los tremendos efectos de guerras, revolu ciones y persecuciones, el impacto de la asimilacin, del sionismo y de mil factores ms. La destruccin de moldes sociales antiguos y el afn de encontrar otros nuevos en ese lapso no tiene paralelo en la larga historia del pueblo judo. Esa lucha gigantesca, que se trasluce con claridad en el espejo de la literatura hebrea, no ha terminado an. El sionismo convertido en movimiento de masas, en fenmeno nacio nal, establece una cesura muy clara en la literatura. El cultivo del hebreo, a fines del siglo XVIII, obedeci al deseo de establecer un puente entre el ghetto y la vida circundante. El hebreo era el idioma literario de los judos instruidos, ms o menos como lo haba sido el latn para la gran mayora de los europeos durante la Edad Media. El grupo de Moiss Mendelssohn, abanderado con la revista Ha-measej, no logr despertar suficiente inters por el hebreo en Alemania, pero sirvi de ejemplo en el este europeo y di gran impulso a un movimiento cultural llamado Haskal Esclarecimiento. Los maskilim esperaban curar todos los males inherentes a la situacin econmica, poltica y cultural juda por medio de la ilustracin y de la adquisicin de conocimientos y modales no judos. El hebreo era sin embargo, el puente indispensable para propagar sus ideas. La Haskal fue criticada por su filosofa superficial, por su desdn de los autctonos valores culturales, por sus tendencias asimilatorias y por sus evidentes fracasos en varios terrenos. Con todo eso, su influencia no fue del todo nociva, puesto que foment los estudios hebraicos y generales, y constituye la transicin hacia el renacimiento nacional judo. Las nove las de Abraham Mapu, las obras de Abraham Ber Lebensohn, Jud Leib Gordon y sobre todo Peretz Smolenskin despertaron el romntico nacio nalismo judo y contribuyeron a crear una atmsfera nueva entre las masas judas. Mosh Leib Lilienblum no solo atac las viejas supersticio nes populares y la educacin basada en el estudio exclusivo del Talmud, sino que fue uno de los primeros impulsores de la colonizacin palestina. A fines del siglo XIX qued evidente que el antisemitismo y la malsana situacin de las muchedumbres judas en Europa oriental no se curaban con la ilustracin. Los ensayos de Ajad Haam seudnimo de Asher Ginzberg determinaron con claridad la necesidad de un renaci miento espiritual del pueblo judo y de un centro cultural en Israel. Esos ensayos, publicados bajo el ttulo colectivo Al perashat derajim En la encrucijada , ejercieron tremenda influencia en los crculos intelectuales judos de Rusia y Polonia. No se trataba en ese entonces de una moda literaria, porque las ideas del sionismo cultural penetraban poco a poco en la nacin. Aarn David Gordon, discpulo de Ajad Haam, elev en sus escritos el trabajo manual, las labores agrcolas, a la categora de un ideal tico. Influenciadas por Rousseau, Tolstoi y Tagore, sus ideas dejaron huella profunda en el movimiento obrero sionista, hasta el da de hoy. Para la mayora de los jefes espirituales de la nacin, incluyendo a sus poetas y escritores hebreos, la emigracin a Israel era sencillamente impracticable, e incluso la colonizacin en pequea escala de valor dudoso. Grandes escritores como Mndele o Yitzjok Leib Pretz incluso abandonaron el hebreo por el idish, y aun el hebrasta David Frischmann se prometa poco del sionismo poltico. Simon Halkin, en su libro Modern Hebrew Literature, opina que no fue la esperanza la que inspir a nuestros grandes escritores, sino ms bien el dolor y la desesperacin. Jayim Najmn Bialik, el poeta nacional, cuyo primer poema publicado Al pjaro est orientado hacia Israel, parece una excepcin, pese al hecho que pocas de sus obras apoyen abiertamente al sionismo oficial de su tiempo. El lleg a la cumbre de su genio en los poemas que describan y lloraban una vida juda destinada a desaparecer, pero tambin en otros que eran gritos de rebelda y que tuvieron efectos ms duraderos en pro del sionismo que los ms patticos cantos de amor por Sin. Bialik emigr a Israel en No cabe duda que la mayora del pueblo no se senta orientada hacia Palestina en su fiempo. Todos los escritores que utilizaban el hebreo y aun el idish tenan profundo amor por el judaismo. Pero sus opiniones variaban desde el socialismo o liberalismo ms universalista hasta la religiosidad ms cerrada. Cada uno de ellos buscaba con toda sinceridad el mejor cami no, pero ese camino no era el mismo para todos. Un escritor del talento de Mija Yosef Berdyczewski, superior por todos conceptos a los bardos oficiales de los Jovev Sin, combata lo que entonces era el sionismo. Jayim Najmn Bialik, cuyas manos tuvo el honor de estrechar el autor de estas lneas, no pertenece pues, en rigor, a nuestra poca, como no pertenecen a ella Tschernichowski ni otros autores hebreos notables. Bia lik fue la culminacin de un perodo anlerior, tan alejado de nuestro sentir a estas horas, despus de Hitler y despus de la conquista de la independencia de Israel, que apenas si lo comprendemos correctamente. Es probable que varios de nuestros propios contemporneos se cla sifiquen en un futuro no lejano en ese perodo que podramos llamar del renacimiento nacional, que di vida al hebreo como idioma, pero cuyos literatos aun no lo han usado como su idioma materno. Solo la enorme riqueza de esa cultura pudo haber hecho florecer creaciones literarias geniales en un idioma de eruditos. Lo que en cualquier otra literatura es algo excepcional y extico v. La excepcin son aquellos poetas y escritores jvenes cuyo idioma materno s es el hebreo. Pero aparte de esa divisin externa, y muy pronunciada ya, si se comparan libros modernos con los de la poca de Bialik, hay otra, pro ducida por los acontecimientos de las ltimas dcadas. En la vida de un hombre, una hora puede ser ms significativa que meses enteros. As sucede en la vida de la nacin. Pocos son los perodos en nuestra histo ria en que se han producido cambios tan profundos en todos los terre nos como en los ltimos cincuenta aos. Para ilustrarlo citaremos unos pocos ejemplos. Los pogroms en Rusia y la fracasada revolucin de produjeron una crisis en la vida juda de Europa oriental. El nico alivio en medio del desaliento general era la emigracin a Amrica. En la literatura hebrea, la situacin se refleja en la tristeza y depresin generales. La primera guerra mundial termin con acontecimientos portento sos. Rusia, antiguamente el centro de la actividad literaria hebrea, fue presa de la revolucin, de la guerra civil y de un nuevo orden social: el de los bolcheviques. En los primeros aos se toleraron esfuerzos por reanudar la produccin literaria hebrea, siempre que fuese de temtica comunista; pero a los pocos aos de gobierno sovitico, el hebreo fue prohibido. Para no quedar estrangulada, la obra literaria hebrea se desplaz, a Polonia, y en grado menor a Alemania y otros pases. Simultneamente con el cercenamiento de la vida juda en Rusia, surgi una nueva gran esperanza: el renacimiento de Israel. Por medio de la Declaracin Baljour, el gobierno de la Gran Bretaa reconoci el derecho del pueblo judo a establecer su hogar nacional en Palestina. Ese reconocimiento fu adoptado por la Sociedad de Naciones y la mayora de las potencias del mundo, dando gran impulso al sionismo poltico y al surgimiento de un nuevo centro judo en Israel. La transferencia a Israel de buena parte de la actividad literaria juda haba de tener consecuencias incalculables. Expresiones antiguas adquieren significados totalmente nuevos. Se crean nuevos trminos, nuevos giros, nuevas combinaciones de ideas que dan frescura y lozana a obras que van surgiendo con plenitud asombrosa. Una tremenda impaciencia se apodera de la nueva generacin he brea. Las esperanzas que hace pocas dcadas parecan situadas en un futuro nebuloso, de repente parecen al alcance de la mano. En esa atmsfera se busca con afn lo nuevo. Mientras que los titanes de la moderna literatura hebrea Bialik, Tschernichowski, Schneour, Y. Cohen Fijman, etc. Detrs de las caractersticas externas, muy cambiadas ya, se oper una evolucin espiritual incomparable. Sin haba sido una esperanza ms o menos celestial, ms o menos religiosa. En la realidad, todos los caminos haban estado cerrados. Las migraciones, el camino hacia el occidente, trajeron alivio a las oprimidas masas judas, pero al mismo tiempo contribuyeron a destruir el ghetto, los antiguos ideales de vida, sin reemplazarlos con otros mejores. Un cuento de Mordejai Zeev Faier- berg, Adonde? El hroe se vuelve loco, porque despus de haber abandonado el ghetto y despus de haber palpado la hostilidad del occidente, no encuentra el camino. Desde luego, el ideal de Israel existe, y el propio Ajad Haam, el escritor hebreo ms influyente de su generacin, lo defiende como base indispensable para el resurgimiento espiritual judo; pero es un ideal fuera, del alcance de las muchedumbres. El tpico joven judo que aparece en las pginas de los libros de aquella poca no es el jalutz sino el des arraigado. Bialik y Tschernichovski cantan muy pocos poemas a Israel, al jalutz o al movimiento sionista. Ellos lloran la gloria del judaismo que se estaba desmoronando ante sus ojos, el sufrimiento de sus contemporneos, el abandono de la shejin, de la presencia divina. Sus hroes, figuras de la historia juda y no del presente o del porvenir, cantan los perennes va lores del judaismo, ms bien que sus esperanzas polticas y sociales. Escribe: Estamos despedazados. Un extremo abandona la Casa de Israel y se va a un mundo ajeno, ofrecindole la fuerza creadora de su alma y de su espritu y dndole sus mejores ener gas; otro extremo, el de los religiosos, an habita en sus callejuelas obs curas, observando y manteniendo lo que se le ha ordenado. Los esclare cidos, los del camino medio tienen doble cara: semioccidentales en su vida y pensamiento, judios en la sinagoga. Las fuerzas vitales se hallan dispersas, y la nacin cae en ruinas. Sin embargo, en los aos de la primera postguerra aparece un nuevo tipo de hombre que haba de realizar los ideales que los escritores hebreos de pocas anteriores apenas si osaban soar: el jalutz. Despus del desaliento de los primeros colonos en tierra del Israel, procedentes en su mayora de los Jovev Sin Amantes de Sin y reclutados en Rusia, surge una nueva oleada, ms fuerte esta vez, de inmigracin a Israel: la segunda Ali. Los jvenes que la componen hombres y mujeres, haban de crear la primera generacin de jalutzim. Su mira no es simple mente establecerse en Israel y fundar colonias, sino redimir la tierra con su propio trabajo. Ellos adoptan el hebreo como medio indispensable para recrear el espritu nacional. Aparte del nacionalismo, hubo otros factores espirituales y sociales que contribuyeron a imprimir su huella en esa generacin. Al gestarse la nueva vida en Israel, los motivos tradicionales queda ron relegados a segundo plano. Cierto, los relatos de guerra de Shofman, de Avigdor Elameiri y otros, son actuales an, lo mismo que esbozos de los horrores de los pogroms ucranianos en la poesa de Zalrnn Schneour y de Lamdn o en las primeras obras de Jayim Hazaz, pero hay un verdadero afn por familiarizarse con el panorama israel, con sus habitantes ju dos y no judos, con su clima, y sobre todo con sus problemas, con las emociones y los conflictos de la nueva generacin. Las primeras tentati vas son, desde luego, algo artificiosas. La escenografa es extica, vista con los ojos del extrao que se asombra de los das radiantes, de las no ches obscuras y tibias, del viento del desierto. Pero en las obras de los escritores jvenes, como Mosh Shamir, Yigal Mossinson, Yizhar Smilans- ky y Natn Shojam, el decorado israel es natural, y lo importante es el elemento humano, desligado ya radicalmente de sus orgenes europeos. A pesar de ello, no existe en la moderna literatura hebrea un rom pimiento parecido al que constituye el surgimiento del jalutz en el pano rama de la tradicional vida juda. La brbara destruccin del judaismo bajo el imperio nazi produjo la reac cin de un frentico esfuerzo por conservar la memoria de una vida juda que se fue para siempre. La tradicin hebrea no se ha roto nunca en la literatura. Al lado de autores tan definitivamente arraigados en el pas de su origen como S. Agnon, encontramos en casi todas las grandes obras creadas en tierra de Israel reminiscencias del pasado. Yacov Jurguin describe aconteci mientos y figuras en los centros judos europeos de la Edad Media. David Shimonowitz estudia las andanzas y los pensamientos de cabalistas y iasidim. Kabak pinta en su extensa novela Historia de una Familia, la crnica de una familia juda en el curso de un siglo. Yitzjak Shenberg es uno de los que esbozan los sufrimientos de la pesadilla hitleriana en su Siete que partieron. Es significativa la aparicin de gran nmero de li bros de memorias en los ltimos aos, otro indicio ms de ese esfuerzo por conservar el recuerdo de lo destruido. Esa preocupacin con el pueblo judo en su conjunto y como con tinuidad histrica, eleva la literatura hebrea por encima de lo provincial y de lo local. Aun en los antiguos centros, pecaba en realidad poco por ese lado, puesto que estuvo influenciada, primero por el romanticismo alemn y luego por el realismo ruso, y expuesta a todas las grandes co rrientes de la literatura universal. Tampoco podemos tratar nicamente de Israel, al estudiar la lite ratura hebrea anterior a la segunda Guerra Mundial. Muchas de las gran des figuras literarias de Israel son en realidad productos de centros ale jados. Aun en los Estados Unidos surgi una produccin literaria hebrea nada despreciable, puesto que incluye obras de Rubn Brainin, I. Berkowitz, Hilel Bavli, Simn Ginzburg, entre otros. En un poema pico de Benjamn Najum Silkiner Frente a la Tienda de Timuru, el indio americano hace su entrada en la literatura hebra. En ese camino un tanto extico le siguieron E. Lisitzky e Israel Ephros como tambin Eisik Silbershlag con sus motivos negros. En general, la gran mayora de los escritores hebreos de Israel son nativos de Europa. En una antologa de la prosa hebrea publicada en Jerusaln en , solamente dos autores son nativos del pas. Los escritores hebreos transplantados al suelo de Israel hicieron es fuerzos, claro est, por compenetrarse con la tierra de su eleccin. Pero sera injusto decir cjue la miraban con ojos de colono o de inmigrante, a pesar de que hoy nadie escribira con el ingenuo romanticismo de un Mosh Smilansky en sus cuentos rabes. Yacov Fijman, eximio lrico, re vela amor y entendimiento en sus versos. David Shimonovitz, en cambio, refleja en su obra potica las dificultades de penetrar en el alma del nue vo pas. Yehud Kami, el cantor por excelencia de Jerusaln, la ciudad eterna, tiene una posicin menos difcil, puesto que su lrica entronca en las ms viejas sinidas. El amor por Sin es hasta tal punto tradicional en toda la literatura hebrea que sus manifestaciones en Israel no parecen novedad. Lo son, sin embargo, debido a que el sentimiento idealizado, si se quiere plat nico, de pocas pasadas est reemplazado con impresiones vivas, inmedia tas. Los poetas hebreos no describen una tierra de historia y de ensoa cin, sino la gleba trabajada por el jalutz, la vegetacin no siempre amiga, la lucha del hombre contra las inclemencias, no menos que la alegra de la cosecha y el encanto de la noche tropical. El cambio de tono se apre cia incluso en obras histricas y en poemas de tema bblico. Los poetas de esa generacin fueron a menudo ellos mismos jalutzim. Con el progreso constante de la urbanizacin en Israel, desaparece pau latinamente el fresco y spero viento del campo en la literatura hebrea..

No idealizamos a Israel. El resorte humanitario. Resorte, decimos, porque esa es la imagen que nos viene a la cabeza cuando hay una tragedia en alguna parte del mundo, un desastre natural cuya envergadura es difícil de captar.

Israel salta, realmente, como un resorte, siendo siempre de los primeros en ofrecer ayuda. A juzgar por su presencia en sitios donde la necesidad apremia, podría parecer a veces que es una gran potencia mundial. Pero visit web page que cuenta, por cierto, es que no es de la boca para afuera. Llegaban médicos de grandes potencias, como Estados Unidos y Rusia, para sumarse a Mujeres traviesas en Kfar Sava esfuerzo y trabajar hombro a hombro con los israelíes Mientras otros insultan, demonizan, amenazan, Israel se defiende, Mujeres traviesas en Kfar Sava dejar de crear, sin dejar de comportarse como un digno hijo de la civilización occidental.

Sin educar al odio ni a la muerte, sino erigiendo cada día, con sus acciones y sus palabras, un pedestal a la vida. No, no lo idealizamos. En la política oficial y en la sociedad.

Pero tenemos clarísimo que otros, que se llenan la boca de condenas desequilibradas y basadas en la mentira, no aportan a la humanidad ni una ínfima parte de lo que aporta Israel. Hay pues, muchos motivos para Mujeres traviesas en Kfar Sava. Free sex amador.

Related Videos

Next Page
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.